Economía

Janet Yellen quería reducir en un tercio el plan de rescate de Biden, revela biografía

El libro de la biografía de Janet Yellen se publicará el 27 de septiembre, mientras tanto, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos refuta las afirmaciones

Janet Yellen, secretaria del Tesoro de Estados Unidos, refutó las afirmaciones sobre que intentó incidir para reducir en un tercio el monto del paquete de ayuda del presidente Joe Biden.
Por Christopher Condon
05 de junio, 2022 | 04:17 PM

Bloomberg — Un avance de la biografía de Janet Yellen revela que la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, preocupada por el espectro de la inflación, llegó a pedir a los funcionarios de la administración del presidente Joe Biden a reducir en una tercera parte el Plan de Rescate Americano de 1,9 billones de dólares.

“En privado, Yellen estaba de acuerdo con Summers en que estaba entrando demasiado dinero del Gobierno a la economía demasiado rápido, escribió Owen Ullmann, autor del libro y veterano periodista de Washington, refiriéndose al ex secretario del Tesoro Lawrence Summers, que llegó a criticar duramente el tamaño del plan de ayuda.

El libro de la biografía de Janet Yellen se publicará el 27 de septiembre.

PUBLICIDAD

Por su parte, Yellen refutó estas afirmaciones en un comunicado publicado el sábado.

“Cuando el Presidente Biden asumió el cargo, Estados Unidos se enfrentaba a graves problemas económicos. Era un momento de gran incertidumbre económica, con riesgos legítimos de una recesión que podría igualar a la Gran Depresión”, dijo Yellen. “Nunca insté a la adopción de un paquete de medidas del Plan de Rescate Americano más pequeño, y creo que el ARP desempeñó un papel fundamental en el impulso de un fuerte crecimiento a lo largo de 2021 y posteriormente, con un crecimiento del PIB real de Estados Unidos superior al de otras economías avanzadas y una recuperación de nuestro mercado laboral más rápida en relación con la experiencia histórica.”

El relato de Owen Ullmann arroja nuevos indicios sobre un debate político que precedió al estallido de la inflación, que ahora supone una importante amenaza política para el presidente Joe Biden y el control del partido demócrata en el Congreso, al que pertenece.

PUBLICIDAD

Los temores de sobrecalentamiento se han demostrado justificados, ya que el aumento de los precios este año ha alcanzado el nivel más alto de los últimos 40 años y ha dañado gravemente la posición de Biden entre los votantes.

Los demócratas han achacado el aumento de los costos a las disrupciones en la cadena de suministro causados por la pandemia y a la escalada de los precios de la energía tras la invasión de Rusia a Ucrania. También han señalado a las empresas de algunos sectores para aumentar sus beneficios, pero la mayoría de los economistas citan que la gran demanda, alimentada en parte por el plan de gasto de Biden, ha sido un factor importante.

La preocupación de Yellen por la inflación “es la razón por la que intentó, sin éxito, reducir en un tercio el plan de ayuda de 1,9 billones de dólares a principios de 2021, antes de que el Congreso aprobara el enorme programa”, escribió Ullmann, que tuvo “acceso sin filtros” a Yellen mientras investigaba el libro, según la editorial PublicAffairs.

Ullmann escribió: “Le preocupaba que tanto dinero en los bolsillos de los consumidores y las empresas hiciera subir los precios en un momento en que la pandemia había provocado una grave escasez de bienes que tenían una demanda sin precedentes.”

Qué tanto presionó Yellen

El ARP se aprobó en marzo de 2021 después de que el Congreso ya hubiera aprobado dos gigantescos paquetes de ayuda para la pandemia por un total de casi tres billones de dólares, promulgados durante la presidencia de Donald Trump.

En el libro de Ullmann no queda claro con qué firmeza fue que Janet Yellen presionó para reducir el tamaño de la tercera ola de ayuda o con quién se comprometió en la administración. Ullmann subraya que Yellen apoyó plenamente el proyecto de ley a medida que avanzaba en su mayor tamaño.

PUBLICIDAD

La jefa del Tesoro respaldó el paquete ante los legisladores estadounidenses, diciéndoles que los costos de los intereses de la deuda federal, históricamente bajos, habían dado al Gobierno espacio para la expansión fiscal.

Ha seguido defendiendo el ARP incluso cuando la alta inflación se ha mostrado persistente. En un discurso pronunciado el 28 de abril, dijo que había contribuido a reducir el desempleo al 3,6%, prácticamente el nivel más bajo en 50 años, y que había evitado que la pandemia causara un grado mucho mayor de sufrimiento a los estadounidenses.

Aun así, Janet Yellen “habría preferido algo más cercano a los 1,3 billones de dólares, según sus colegas”, escribió Ullmann. “Pero dada la elección entre el paquete completo de 1,9 billones de dólares de Biden y menos de un billón de dólares que algunos en el Congreso preferían, Yellen creía que ir a lo grande era el mejor camino”.

PUBLICIDAD

Yellen también consideró que, aunque el proyecto de ley inyectara mucho dinero en la economía, el subsiguiente repunte de la inflación sería “transitorio”, un término que utilizó hasta 2021.

El informe del Gobierno sobre el índice de precios al consumo de mayo mostrará probablemente una aceleración de la inflación mes contra mes, impulsada en parte por los precios récord de la gasolina y la resistencia de la demanda de los hogares.

PUBLICIDAD

Yellen se enfadó por los ataques de Summers

En una entrevista por televisión el 31 de mayo, Yellen dijo: “Me equivoqué sobre la trayectoria de la inflación”, aunque añadió que gran parte del error se debió a shocks no previstos, como las nuevas variantes del Covid-19 y la guerra en Ucrania.

“La alta inflación es ahora la principal prioridad económica de la Administración. Estamos comprometidos a abordarla respetando la independencia de la Reserva Federal y dándole el espacio para actuar”, dijo Yellen en el comunicado del sábado.

“También estamos utilizando las herramientas de política que tenemos para hacer frente a los cuellos de botella del lado de la oferta e instando al Congreso a actuar para reducir algunos de los altos costes a los que se enfrentan los estadounidenses, en áreas como los medicamentos recetados. También apoyamos la reducción del déficit para aliviar las presiones inflacionistas”, agregó.

PUBLICIDAD

Según Ullmann, Yellen se enfadó por los ataques de Summers al plan de estímulo, aunque compartía algunas de sus preocupaciones.

“A Yellen le irritó que causara tanto dolor a su propio partido al armar a los republicanos y a algunos demócratas, como el senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, un conservador según los estándares demócratas- con una justificación para oponerse a las subsiguientes propuestas de gasto de la agenda de Biden”, escribió Ullmann.

Manchin citó el aumento de la inflación, junto con la preocupación por la deuda a largo plazo, cuando más tarde se opuso a la propuesta de desarrollo económico de Biden, de 3,5 billones de dólares a 10 años, conocida como Build Back Better.

PUBLICIDAD

Ullmann ha cubierto la economía y la política en Washington desde 1983, pasando por Knight Ridder, BusinessWeek y USA Today.

(Actualizaciones con detalles del próximo informe del IPC en el 13º párrafo)

Con la colaboración de Shiyin Chen.

PUBLICIDAD