PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Estilo de vida

Multimillonario suizo compra una casa de 92 millones de libras en Londres

La casa fue construida en el siglo XIX y tiene más de 80 habitaciones

Una terraza de casas residenciales en el distrito londinense de Belgravia.
Por Deirdre Hipwell
19 de junio, 2022 | 07:54 pm
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El multimillonario suizo Ernesto Bertarelli está en proceso de comprar una casa en el exclusivo distrito londinense de Belgravia por unos 92 millones de libras esterlinas (US$113 millones), lo que representa una nueva señal del resurgimiento del mercado inmobiliario de lujo de la ciudad.

La casa fue construida en el siglo XIX y tiene más de 80 habitaciones, según personas con conocimiento del asunto, que pidieron no ser identificadas considerando que la transacción es privada.

PUBLICIDAD

La propiedad, ampliamente reformada en los últimos años, incluye un cine, un gimnasio y una piscina de 20 metros. Un portavoz de Bertarelli no quiso hacer comentarios.

La compra pone de manifiesto el cambio de tendencia en la demanda de las viviendas más lujosas de Londres desde la pandemia. En mayo, esas propiedades registraron el mayor aumento en más de siete años, ya que los compradores compitieron por adquirir casas con espacio exterior.

PUBLICIDAD

Se trata de la más reciente operación inmobiliaria en Londres de Bertarelli, de 56 años, que orquestó la venta del fabricante de medicamentos para la fertilidad de su familia, Serono, por US$8.600 millones de en 2006. Es inversionista en Crosstree Real Estate Partners, propietaria del Hotel Standard, frente a la estación de tren de St. Pancras, y de otros edificios en Londres.

En la actualidad, la fortuna de la familia está valorada en unos US$18.400 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg, después de que se hayan expandido en fondos de cobertura, capital privado y bienes raíces.

El multimillonario se divorció recientemente de su esposa, Kirsty Bertarelli, cantante y exconcursante de Miss Mundo.

Con la asistencia de Fiona MacDonald y Ben Stupples.

PUBLICIDAD