EE.UU.

Powell necesita suerte para llegar a 2% de inflación; en su defecto, necesitará dolor

El presidente de la Reserva Federal dijo al Senado que una recesión no es el resultado previsto por la Fed, pero es “ciertamente una posibilidad”

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, escucha durante una audiencia del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes en Washington, D.C., Estados Unidos, el jueves 23 de junio de 2022. Powell hizo su reconocimiento más explícito hasta la fecha de que las fuertes subidas de tipos podrían llevar a la economía estadounidense a la recesión, diciendo que una es posible y calificando un aterrizaje suave como "muy desafiante."
Por Craig Torres y Matthew Boesler
27 de junio, 2022 | 10:32 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El presidente de la Fed, Jerome Powell, ve dos posibles caminos para la economía y la política monetaria a lo largo del próximo año: Con un poco de suerte, la inflación se enfriará con la ayuda de una mayor oferta. Pero si eso falla, la Fed no dudará en imponer una solución más dolorosa.

En el mejor de los casos, las subidas de tasas anticipadas frenan la demanda de sectores sensibles a ellas, como la vivienda, los automóviles y otros bienes duraderos comprados a crédito. Además, con el tiempo, las interrupciones desde el lado de la oferta se reducen y vuelven a estar en mejor equilibrio con la demanda. En la opinión de Powell, existe la posibilidad de que el crecimiento de los precios se ralentice con bastante rapidez, ayudando a la Reserva Federal a reducir la inflación y llevarla hacia su objetivo del 2%.

PUBLICIDAD

“Si la demanda puede volver a bajar, entonces la inflación podría volver a recorrer ese camino con la misma rapidez con la que subió”, dijo Powell el miércoles pasado ante la Comisión Bancaria del Senado durante su testimonio semestral ante el Congreso.

Energía del gas 
Las expectativas de inflación de los consumidores han subido junto con los precios de la gasolina
Blanco: Encuesta de consumidores de la Universidad de Michigan: Inflación esperada a 5-10 años vista (R1) 
Azul: Precio medio de la gasolina en Estados Unidos: Regular sin plomo (L1)dfd

Powell dijo que el banco central había juzgado mal el impulso de la inflación a finales de 2021. La inflación, según la medida preferida del banco central, se sitúa en el 6,3% anual.

PUBLICIDAD

La Fed está ahora intentando aplicar rápido la mayor parte de las subidas. Los funcionarios elevaron las tasas de interés en 75 puntos básicos a principios de este mes, llevando el rango objetivo de su principal referencia al 1,5% al 1,75%. Powell dijo que un movimiento similar o uno de medio punto porcentual, estaba sobre la mesa cuando se la Fed se vuelva a reunir a finales del próximo mes. Los inversores han descontado casi totalmente otro movimiento de 75 puntos básicos en julio.

En conjunto, los funcionarios de la Fed veían en sus proyecciones de junio que la inflación volvería a deslizarse hasta cerca del 2% en 2024, con un crecimiento que apenas se situaría por debajo del 2%, mientras que el desempleo aumentaría modestamente.

Michael Pond, el principal estratega de inflación de Barclays Plc (BCS) en Nueva York, dice que la perspectiva de la Fed podría materializarse.

Señala que la caída de los costos fletes y los inventarios minoristas bien abastecidos son señales de que “las restricciones de las cadenas de suministro están empezando a ceder”.

PUBLICIDAD

“En nuestro pronóstico de caso base, vemos bastante desinflación al entrar en el próximo año”, dice Pond. “Pero sigue habiendo una importante incertidumbre”.

Para sumar a la lista: A los funcionarios de la Fed les preocupa que los continuos shocks para los precios (el más reciente, el de los alimentos y la energía tras la invasión rusa de Ucrania) puedan desestabilizar las expectativas del público sobre la tendencia de los aumentos en el futuro.

PUBLICIDAD

Las mediciones de las encuestas sobre esas expectativas de inflación futura, por ejemplo, están notoriamente correlacionadas con el nivel de los precios del gas en la actualidad.

A los funcionarios de la Reserva Federal les inquieta que el aumento de las expectativas ahora pueda cambiar la forma en que el público considere la tasa media de inflación en el futuro, aunque el viernes recibieron algunas buenas noticias en ese frente.

PUBLICIDAD

Una lectura preliminar de la medida de junio de la Universidad de Michigan sobre la inflación esperada de 5 a 10 años en el futuro saltó al 3,3%(la lectura más alta desde 2008) y Powell y otros funcionarios de la Fed han señalado esa publicación de datos del 10 de junio como uno de los factores de su decisión de última hora de aumentar en 75 puntos básicos cinco días después. Sin embargo, los resultados finales de la encuesta de Michigan, publicados el viernes, mostraron un aumento menor, del 3,1%.

Lo que dice Bloomberg Economics...

Luego de que datos preliminares que mostraban un repunte de las expectativas de inflación alarmaran tanto al presidente de la Fed, Jerome Powell, en el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés) de junio, el salto casi se borró en la lectura final. Estos acontecimientos refuerzan los argumentos para que el FOMC reduzca las subidas de tasas de 75 puntos básicos a 50 puntos básicos en julio, que es nuestro caso base.

Anna Wong, Yelena Shulyatyeva, Andrew Husby y Eliza Winger (economistas)

El presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, dijo a los periodistas el jueves que “no podemos permitirnos que nos engañen de nuevo en esto, o nos superará”.

PUBLICIDAD

“Todos estamos contando con que estos factores reales mejoren para bajar la inflación”, dijo. “Si contamos sólo con la contención de la política monetaria, entonces una curva de Phillips que es bastante plana, y las expectativas de inflación... quiero decir, se necesitaría un aumento mucho mayor de la tasa de desempleo para proporcionar una contención de la inflación”.

Y ese es el doloroso escenario.

PUBLICIDAD

Powell dijo al Senado que una recesión no es el resultado que busca la Reserva Federal, pero que es “ciertamente una posibilidad”.

“Francamente, los acontecimientos de los últimos meses en todo el mundo han hecho más difícil que logremos lo que queremos, que es una inflación del 2% y un mercado laboral todavía fuerte”, añadió.

Los funcionarios de la Fed temen que el aumento de la inflación de los alimentos y la energía pueda aumentar las expectativas de inflación, lo que a su vez podría dificultar la reducción de la inflación general. Hasta ahora no ha sido el caso: La inflación de los alimentos y la energía se aceleró en mayo, mientras que la llamada inflación subyacente, que excluye los alimentos y la energía, se moderó. Los analistas esperan que la divergencia entre las lecturas generales y las núcleo se amplíe en los próximos meses.

Fascinante/Terrorífico

“Es una situación fascinante y aterradora”, dijo Diane Swonk, economista jefa de Grant Thornton LLP. “Están recibiendo un shock de oferta que puede alimentar las expectativas que pueden hacer realmente difícil erradicar la inflación sin hacer algo más dramático”.

Si no consiguen un alivio a corto plazo con algo de desinflación procedente de una mayor oferta, los funcionarios de la Fed han dejado claro que están dispuestos a suprimir la demanda hasta que los precios se quiebren. Nadie sabe dónde está el punto de inflexión hacia la recesión en ese proceso.

“Pensar que podemos ajustar algo así con tremenda precisión, es decir, simplemente no tenemos esa capacidad”, dijo Evans. “Lo primero que estamos estudiando es asegurarnos de que eliminamos el impulso de las presiones inflacionistas que estamos viendo, que las reducimos a algo mucho más acorde con menos del 3%”.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD