Actualidad

Cómo el clima extremo podría afectar los cultivos y la inflación de los alimentos

Con los mercados de granos en una encrucijada, las condiciones meteorológicas extremas en el cinturón de cultivos de EE.UU. ayudarán a determinar la trayectoria de los precios

Campos de cultivo inundados en las afueras de Wimbledon, Dakota del Norte.
Por Kim Chipman, Zijia Song y Tarso Veloso Ribeiro
29 de junio, 2022 | 01:22 PM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los mercados mundiales de cereales se encuentran en un punto de inflexión, a medida que los precios están empezando a suavizarse tras la vertiginosa subida que tuvo lugar a principios de año. El rumbo que tomen podría terminar siendo determinado por agricultores como Justin Sherlock y el clima extremo que está afectando a partes del cinturón de cultivos de Estados Unidos.

Para Sherlock, así como la mayoría de los agricultores de EE.UU., un clima que se comporta como loco no es nada nuevo. Su granja de Dakota del Norte recibe tanto exceso de agua todas las primaveras boreales que la zona en la que se encuentra ha sido apodada los Baches de la Pradera por los charcos que se forman en medio de los campos. Pero este año ha sido excepcional aún para esos estándares. Los diluvios fueron tan intensos que las aguas sumergieron hectárea tras hectárea.

No eran charcos. Las lluvias fueron tan fuertes que fue más como si su granja estuviera poblada de lagos en miniatura.

PUBLICIDAD

“Ha sido una lucha”, dijo Sherlock, que logró sembrar alrededor del 75% de sus cultivos de maíz y soja antes de que las incesantes lluvias le obligaran a suspenderlos a mediados de junio. “Ha sido una primavera tan larga y horrible que haré lo que pueda para cultivar lo mejor posible este año, pero básicamente ya he decidido poner mis esperanzas en 2023″.

En cualquier año de cosecha normal, las inundaciones en un campo como el de Sherlock podrían no importar mucho en el panorama general del mercado agrícola mundial. Después de todo, Dakota del Norte es un actor menor en el sector del maíz, y potencias como Iowa e Illinois vieron mejores condiciones para la siembra de primavera. Pero como todo el mundo sabe, 2022 es cualquier cosa menos un año típico.

Justin Sherlock en un campo inundado que está sin plantar en su granja. Fotógrafo: Ben Brewer/Bloombergdfd

La invasión rusa de Ucrania ha reducido sustancialmente las exportaciones de una región conocida como el granero del mundo. La interrupción ha hecho que los futuros de las cosechas alcancen máximos históricos y que las reservas se vean extremadamente reducidas. Esto se suma a la inflación de los alimentos y hace temer una escasez mundial de cereales. En las últimas semanas, los mercados han empezado a calmarse ante el optimismo de que los principales productores, como Australia y EE.UU., obtengan cosechas lo suficientemente abundantes como para ayudar a reponer las reservas, que vieron mermas significativas por la guerra.

PUBLICIDAD

Pero para mantener a raya la inflación de los alimentos, el suelo estadounidense tendrá que tener el máximo potencial de rendimiento. Y cada bushel de grano contará.

La producción estadounidense desempeñará un papel importante este año en la estabilización de los mercados, y cualquier “mala noticia” hará subir los precios en los mercados mundiales”, dijo David Laborde, del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, en Washington.

Dakota del Norte, que envía suministros cruciales para la exportación a las terminales de la costa oeste del país, es el epicentro de los problemas de siembra en EE.UU. Pero en el corazón de la región del maíz del Medio Oeste, muchos agricultores también sufrieron retrasos. Los datos del gobierno mostraron durante semanas que el progreso de la siembra nacional estaba por debajo de los promedios históricos.

Algunos agricultores, como Sherlock, simplemente tuvieron que dejar de sembrar, con el objetivo de obtener una compensación del seguro de cosechas por “impedimento de siembra”. Otros cambiaron el maíz por la soja, que puede sembrarse más tarde en la temporada. Para los cultivos que sí se sembraron, los retrasos de la primavera boreal pueden seguir causando problemas a medida que avanza la temporada de cultivo. El potencial de rendimiento suele disminuir si las siembras se realizan fuera de la ventana ideal.

Bumper Crops | Optimum corn planting dates for Iowa statedfd

Además de todo esto, también hay preocupación por la sequía de este verano en partes de Iowa e Illinois, según las perspectivas del gobierno estadounidense. Esto podría poner en peligro aún más las cosechas, ya que el cambio climático hace que los fenómenos meteorológicos extremos sean más probables y más graves.

El calor abrasador en algunas zonas del Medio Oeste implica que los agricultores puedan haber “perdido la parte superior de los rendimientos y la productividad”, dijo Mark Licht, profesor de la Universidad Estatal de Iowa.

PUBLICIDAD

El mercado recibirá una nueva actualización sobre la superficie de cultivo el jueves, cuando el Departamento de Agricultura de EE.UU. publique los resultados de su encuesta de siembra junto con sus estimaciones trimestrales de las reservas de grano.

A pesar de la subida de precios de este año, que algunos esperaban que llevara a los agricultores a aumentar la superficie, los analistas esperan que el informe del USDA muestre poca desviación de las intenciones originales de los productores tras los retrasos en el campo.

La siembra de maíz se prevé en 89,8 millones de acres, según la estimación media de los analistas encuestados por Bloomberg. Esto se compara con los 89,5 millones de la encuesta de siembra prospectiva del USDA de marzo.

PUBLICIDAD
Un campo inundado de cultivos de maíz en una granja de Dakota del Norte. Fotógrafo: Ben Brewer/Bloombergdfd

En las operaciones de Chicago, los futuros del maíz de diciembre, que ayudan a fijar los precios de la cosecha de esta temporada, han subido alrededor de un 20% este año, incluso después de que el mercado se relajara durante el último mes. Los futuros de la soja de noviembre han subido un 15%.

Estos aumentos podrían significar que el USDA sorprenda a los operadores con una cifra de siembra mayor de la esperada. Esto sería un acontecimiento bienvenido para los consumidores, ya que mayores cosechas ayudarían a mitigar la inflación de los alimentos en EE.UU., que está siendo la más alta en décadas.

PUBLICIDAD

Matt Bennett y sus socios del corredor de materias primas AgMarket.net esperan un “ligero aumento” de la superficie de maíz y soja. Incluso si las plantaciones son mayores, Bennett advierte que no hay que olvidar el potencial de sequía en algunas zonas que podría mermar la producción nacional.

“Hay una gran preocupación en este momento de que pueda ser el agricultor que no reciba la lluvia este año porque hay mucho dinero invertido en estos cultivos”, dijo Bennett.

En Dakota del Norte, Sherlock se vio obligado a sembrar alrededor de los enormes charcos que sumergieron grandes franjas de sus campos. Las lluvias siguieron ralentizando el trabajo de campo hasta mediados de junio y, finalmente, decidió no sembrar alrededor de un 30% de sus 2.500 acres cerca de la ciudad de Dazey, incluyendo una cuarta parte de su maíz y soja previstos y todos sus acres de cebada previstos.

PUBLICIDAD

“No espero un rendimiento medio en este momento”, dijo. “Espero un rendimiento inferior a la media, a menos que se produzca un milagro de un verano con temperaturas perfectas y lluvias perfectas”.

Con la asistencia de Jen Skerritt y Michael Hirtzer.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD