Negocios

Intento de Musk de acabar con la adquisición solo deja a Twitter con malas opciones

Si el director de Tesla logra sepultar el acuerdo, las acciones de Twitter entrarían en caída libre, Si Twitter gana en los tribunales, la empresa estará a cargo de un propietario impredecible y reacio

Elon Musk quiere cancelar la compra de Twitter.
Por Kurt Wagner y Ed Ludlow
09 de julio, 2022 | 12:46 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El esfuerzo de Elon Musk por sepultar su acuerdo para comprar Twitter Inc. (TWTR) dejará a la plataforma de redes sociales en un lugar peor, más allá de lo que termine sucediendo.

Si el director ejecutivo de Tesla Inc. logra cancelar el acuerdo, es probable que las acciones de Twitter entren en caída libre, y un staff, ya abatido por las críticas públicas de Musk al sitio a lo largo de los últimos meses, sufrirá otro golpe emocional. Si Twitter gana en los tribunales, la empresa estará a cargo de un propietario impredecible y reacio, mientras sigue luchando por cumplir con los ambiciosos objetivos de crecimiento.

PUBLICIDAD

La presentación regulatoria de Musk el viernes, donde anunció sus planes de alejarse de la compra por unos US$44.000 millones, provocó un escenario de pesadilla para Twitter, donde solo quedan malas opciones. El presidente Bret Taylor respondió prometiendo que buscaría hacerlo cumplir el trato en los tribunales, pero el liderazgo de la empresa ya está perdiendo la confianza de sus empleados, después de meses de incertidumbre y estrés.

Golpe a la moral

Muchos de los empleados de Twitter ya estaban preocupados por el impacto de la llegada de Musk. Durante una sesión de preguntas y respuestas que realizó con los empleados de Twitter en junio, algunos trabajadores se burlaron de Musk por los canales internos de holgura cuando les dijo a los empleados que solo aquellos que fueran “excepcionales” podrían continuar trabajando desde casa. Semanas antes de la sesión de preguntas y respuestas, a otros les preocupaba que Musk no tuviera idea de cómo administrar una red social, y algunos publicaron su frustración por las afirmaciones que alegaban que Musk había acosado sexualmente a ex empleados en su compañía de cohetes SpaceX. Después de que los líderes de Twitter no reconocieran las acusaciones, una empleada escribió que “como mujer que trabaja en Twitter, encuentro este silencio de radio extremadamente desalentador.

PUBLICIDAD

Esos sentimientos fueron dirigidos hacia Musk cuando los empleados pensaron que todavía quería comprar la empresa. Su cambio de opinión solo ha intensificado la frustración con Musk y con la administración y la junta de Twitter, de lo que algunos empleados se burlan públicamente en Twitter, aunque exista una directiva interna de no hablar públicamente sobre el acuerdo, según personas familiarizadas con el asunto.

El personal también estaba nervioso a raíz de las recientes salidas de ejecutivos y la reestructuración del liderazgo del equipo de producto, lo que dificulta el desarrollo de productos, dijo la persona. Twitter despidió a aproximadamente a 100 empleados esta semana, y el personal espera que lleguen más.

Mismos desafíos

Si Musk puede rescindir el trato, Twitter seguirá teniendo los mismos problemas que tenía antes de aparecer en escena”, escribió Debra Aho Williamson, analista principal de Insider Intelligence. “Su crecimiento de usuarios se está desacelerando. Y aunque los ingresos por publicidad siguen creciendo marginalmente, Twitter ahora está lidiando con una economía en desaceleración que podría reducir el gasto en publicidad en todas las plataformas sociales”.

Si Twitter va a los tribunales y no logra obligar a Musk a comprar la empresa con sede en San Francisco, es probable que el multimillonario venda su participación del 9% y se vaya. El precio de las acciones de Twitter, que aún no había alcanzado los US$54,20 por acción que Musk había acordado pagar, sin duda caerá muy por debajo del cierre de US$36,81 del viernes último. Después de meses de anticipar un acuerdo, Twitter volverá repentinamente a donde comenzó en abril, cuando Musk apareció en su puerta.

PUBLICIDAD

Ese podría no ser un gran lugar para estar. El negocio de Twitter ya parecía cuestionable cuando Musk hizo su oferta. La empresa había establecido elevados objetivos de ingresos y crecimiento de usuarios para 2023, y el objetivo de usuarios parecía cada vez más ambicioso con cada nuevo trimestre. Desde que Musk hizo su oferta, Twitter también implementó una congelación de contrataciones, despidió a dos altos ejecutivos y eliminó algunos puestos de trabajo.

La saga Twitter-Musk no ha terminado. Musk intentará demostrar que Twitter violó su acuerdo de fusión y Twitter luchará para demostrar que cumplió con sus obligaciones. Es posible que Musk y Twitter renegocien el precio, o tal vez Musk se vaya, pero pague a Twitter un acuerdo considerable.

A pesar de las afirmaciones de Musk, el trato no está muerto. Pero en cuanto a las opciones de Twitter, bien podría estarlo.

PUBLICIDAD