Europa

Putin está listo para frenar el envío de gas y Alemania teme que no regrese

El mantenimiento de un oleoducto crítico para Europa es una oportunidad para que el Kremlin siga exprimiendo al continente

Berlin se prepara para el peor escenario.
Por William Wilkes, Arne Delfs y Vanessa Dezem
09 de julio, 2022 | 09:30 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — En los calendarios del corazón industrial de Alemania y los pasillos del poder en Berlín, el 11 de julio ha estado marcado en rojo durante semanas.

Cuando el conducto principal para el gas ruso a Europa deje de funcionar por un mantenimiento de 10 días este lunes, Alemania y sus aliados anticipan que el presidente Vladimir Putin podría aprovechar la oportunidad para cortar los flujos del combustible para siempre.

Si Moscú señala que el oleoducto Nord Stream no volverá a funcionar, es probable que el gobierno del canciller Olaf Scholz active medidas de emergencia como el racionamiento y rescates de empresas. Es casi seguro que las consecuencias significarían una profunda recesión para la economía más grande de Europa y crearían un efecto dominó en todo el continente.

PUBLICIDAD

“¿Estamos preocupados? Sí, estamos muy preocupados”, dijo Christian Kullmann, director ejecutivo del gigante químico alemán Evonik Industries AG. “Sería ingenuo y soñador no estar preocupado”.

Dada la dependencia de Alemania de Rusia para más de un tercio de sus suministros de gas y la falta de alternativas viables a corto plazo, la oportunidad de infligir daño a Europa en represalia por las sanciones y el apoyo a Ucrania puede ser demasiado buena para que el Kremlin la deje pasar.

Si bien Moscú niega que esté usando la energía como arma, el cálculo para Putin es tan sencillo como cínico. Europa está desesperada por llenar el almacenamiento para mantener a los hogares calientes y a las fábricas funcionando durante el invierno. Entonces, cuanto antes actúe Moscú para perturbar aún más los mercados de gas, más altos serán los precios y más tiempo tendrá Rusia para cosechar las recompensas.

PUBLICIDAD

Rusia tiene un número limitado de fichas que puede jugar”, afirma Olga Khakova, subdirectora del Centro de Energía Global del Atlantic Council. “Están tratando de maximizar las herramientas que les quedan”.

El rompecabezas de los oleoductos

Rusia ha sido un socio energético estable por décadas, pero eso se ha esfumado en los meses transcurridos desde su invasión de Ucrania a finales de febrero. El gobierno alemán no tiene ahora ninguna previsibilidad sobre los planes de Putin, y las líneas de comunicación con el gigante estatal del gas Gazprom PJSC están cortadas. En ese contexto, los funcionarios de Berlín se refieren a Rusia como una “caja negra”.

Alemania ha estado preparando gradualmente al país de 80 millones de habitantes para los tiempos difíciles que se avecinan. Scholz ha comparado la situación con la oleada de inflación de los años 60 y 70, y ha advertido que no se acabará pronto.

El ministro de Economía, Robert Habeck, ha evocado imágenes de la crisis financiera, advirtiendo de un contagio similar al de Lehman Brothers y haciéndose eco recientemente de Mario Draghi, quien, como jefe del Banco Central Europeo en aquella época, prometió hacer “lo que fuera necesario” para salvar el euro.

Esta vez, la urgencia se centra en evitar un colapso de los mercados energéticos y las consecuencias que ello conllevaría para el motor industrial de Europa.

Las oficinas del Parlamento en Berlín están bajando los termostatos, y Vonovia SE, el mayor arrendador de Alemania, empezará a reducir las temperaturas nocturnas en la mayoría de sus apartamentos a 17 grados.

PUBLICIDAD

En la lucha por prepararse, la administración de Scholz está reforzando sus poderes, incluso apurando la legislación que le permitiría adquirir participaciones para rescatar a empresas energéticas en dificultades como Uniper SE. El mayor comprador de gas ruso de Alemania y proveedor clave de las empresas locales de servicios públicos presionó al gobierno al decir el viernes que se estaba quedando sin efectivo.

El consejero delegado, Klaus-Dieter Maubach, advirtió que Uniper pronto no tendría más remedio que sacar el gas del almacén, subir los precios a los clientes e incluso reducir el suministro. Ese es exactamente el tipo de efectos secundarios que Habeck ha tratado de evitar al intentar defender la economía de la militarización de sus recursos energéticos por parte de Rusia.

No permitiremos que una empresa de importancia sistémica entre en quiebra y que, como consecuencia, el mercado mundial de la energía se vea perturbado”, dijo Habeck en respuesta a la declaración de Uniper, añadiendo que la forma de la ayuda estaba aún en discusión.

PUBLICIDAD

Para luchar contra la crisis, Alemania también está dando marcha atrás en sus compromisos medioambientales al reactivar plantas de carbón paralizadas para generar electricidad. Esta medida permitiría al país reducir en un 52% la cantidad de gas utilizado para la energía en los próximos 12 meses, según estimaciones de BloombergNEF.

Lo que dicen los analistas de Bloomberg

“Las medidas de ahorro energético respaldadas por el Estado para reducir el gas para la calefacción y sustituirlo por el carbón para la electricidad pueden hacer poco para mitigar el golpe, dejando al sector industrial alemán especialmente expuesto a las crisis de suministro y de precios.”

Joao Martins, BloombergNEF

El gobierno ya tiene la autoridad para racionar el gas. Escaló su nivel de alerta a la segunda etapa más alta de “alarma” a mediados de junio después de que el gigante gasista estatal ruso Gazprom PJSC redujera los flujos de Nord Stream en un 60%.

PUBLICIDAD

Declarar una “emergencia” permitiría al regulador de redes de Alemania, Bundesnetzagentur, controlar la distribución. Si bien se protegerían los hogares y la infraestructura crítica como los hospitales, las empresas industriales podrían ver reducidas las entregas y aún se podría exigir a los consumidores que reduzcan los termostatos y las temperaturas más bajas en las calderas de agua.

El regulador, conocido como BNetzA, está trabajando a toda prisa en modelos que le permitirían tomar una “decisión menos mala” sobre el racionamiento, pero no estarán listos hasta el otoño, dijo Klaus Mueller, jefe de la agencia.

Alemania tiene como objetivo tener instalaciones de almacenamiento llenas al menos en un 90% para noviembre. El nivel actual es de alrededor del 63%, y la tasa de llenado durante la última semana, que probablemente caerá cuando Nord Stream se caiga, significaría que tomaría 86 días alcanzar ese objetivo.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, las empresas de toda Alemania se están preparando asegurando reservas, buscando combustibles alternativos y revisando los riesgos de apagar los equipos. Los fabricantes de la vecina Polonia también se están preparando para el racionamiento.

Estar preocupado por eso no es suficiente”, dijo Kullmann de Evonik, quien también dirige el lobby de la industria química de Alemania. “No estamos en un seminario universitario discutiendo sociología. Es necesario tomar medidas. Tenemos que prepararnos para este escenario”.

Incluso sin un cierre completo de Nord Stream, Putin ya ha dañado la economía de Europa. ING estima que la zona euro sucumbirá a una recesión independientemente de los próximos movimientos de Rusia en materia energética.

PUBLICIDAD

A medida que aumenta la tensión, Habeck ha recurrido a medidas desesperadas. Esta semana, hizo un llamamiento público a Canadá para liberar una turbina Nord Stream que estaba en el país para reparaciones pero que quedó varada por las sanciones.

Si bien el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Rusia podría aumentar los flujos del oleoducto si el componente se repara y se devuelve, Habeck no espera un cambio de tacto. Le dijo a Bloomberg que la súplica tenía la intención de “quitarle este camino de excusas” a Putin.

Es una señal de que Berlín es consciente de que le quedan pocas opciones.

Fue un grave error que Alemania dependiera tanto de un país con el suministro de energía, y este país es Rusia”, dijo Habeck en una entrevista. “Tomó décadas construir la dependencia del gas ruso, y estamos tratando de cambiar esto ahora en meses”.

PUBLICIDAD