Argentina

Fitch ve riesgo de default y evalúa cambio en calificación crediticia de Argentina

Entrevista: Todd Martínez, jefe adjunto para las Américas del Grupo de Soberanos en Fitch Ratings, dialogó con Bloomberg Línea sobre las perspectivas crediticias del país

Argentina podría sufrir una rebaja crediticia en seis meses.
18 de julio, 2022 | 05:00 AM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Buenos Aires — La reciente actualización de los criterios que usa Fitch Ratings para elaborar sus calificaciones soberanas redundó en una ampliación de la categoría CCC, que ahora suma a CCC- y CCC+ como alternativas. En ese contexto, todos los países actualmente calificados en CCC, como Argentina y El Salvador, serán revisados durante los próximos seis meses, con la posibilidad de que su calificación suba o baje un escalón al finalizar ese proceso, denominado Bajo Observación de Criterios (UCO, por sus siglas en inglés).

En un escenario de alta incertidumbre en torno a la capacidad de pago del Estado argentino, una dinámica que se manifestó claramente durante la reciente crisis de deuda emitida en pesos, Todd Martínez, jefe adjunto para las Américas del Grupo de Soberanos en Fitch, evita adelantar cuál podría ser el resultado del proceso UCO, al menos en términos explícitos.

Nuestra calificación en CCC dice que vemos otro default como una posibilidad real.

Todd Martínez, Fitch Ratings.

Parece que Argentina está teniendo bastantes dificultades para cumplir estos objetivos relativamente poco ambiciosos”, afirma en diálogo con Bloomberg Línea, en referencia a las metas que acordó el Gobierno de Alberto Fernández con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

PUBLICIDAD

Y en ese sentido, agrega: “Todo esto apunta a un escenario en el que parece que va a ser muy difícil para Argentina lograr la consolidación fiscal que necesita y sumar las reservas internacionales que necesita para evitar otro evento de crédito”.

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

¿Qué implica para la Argentina estar en UCO?

Significa que hasta ahora sólo teníamos CCC, CC por debajo de eso, C por debajo de eso y default por debajo de eso. Pero ahora podemos tener CCC+ y CCC-, es decir, una mayor opcionalidad dentro de esa categoría, para distinguir entre perfiles crediticios más fuertes y más débiles en esta categoría baja. Por lo tanto, cuando eso ocurra, la calificación de Argentina estará sujeta a una posible revisión, simplemente basada en los cambios metodológicos que hemos realizado. Revisaremos la calificación de Argentina en los próximos seis meses para decidir qué pasa con la calificación. Como indicamos en el comunicado de prensa, para todos los soberanos en esta situación, que incluye también a El Salvador, y cualquiera que tenga una calificación CCC, podría significar que la calificación pase a CCC-, se mantenga en CCC o pase a CCC+.

PUBLICIDAD

Argentina es actualmente CCC, y su decisión tras esta revisión se dará a conocer en seis meses.

Sí, eso es correcto.

¿Cuál es su opinión sobre Argentina actualmente, que tiene una nueva ministra de Economía, quien ya implementó varias medidas en las últimas dos semanas?

Nuestra calificación de CCC, que ahora está sujeta a una posible revisión teniendo en cuenta lo que le acabo comentar, es a la que elevamos a la Argentina después de su reestructuración de deuda. Indica que otro default o reestructuración de algún tipo es una posibilidad real, a pesar de que ya lo han hecho. En el marco de este programa del FMI, Argentina ha establecido algunos objetivos en términos de consolidación fiscal, reducción de la financiación monetaria y la acumulación de reservas internacionales, que podrían llevarla a evitar una situación de default. Pero incluso estos objetivos, tal y como se acordaron con el FMI, no son lo suficientemente ambiciosos por sí solos para que Argentina evite ese escenario. Cuando se anunció el programa, el mercado no lo vio como algo particularmente fuerte. Y Argentina necesita ganarse al mercado y recuperar el acceso al mismo para poder refinanciar su deuda, en lugar de tener que reestructurarla, cuando los pagos se hagan grandes dentro de unos años. Así que el objetivo parece bastante ligero, y parece que Argentina está teniendo bastantes dificultades para cumplir estos objetivos relativamente poco ambiciosos. Todo esto apunta a un escenario en el que parece que va a ser muy difícil para Argentina lograr la consolidación fiscal que necesita y sumar las reservas extranjeras que necesita para evitar otro evento de crédito.

¿Qué opina de las medidas que se han anunciado en las últimas dos semanas?

Sé que se han hecho muchos anuncios orientados a apuntalar la confianza del mercado. Nuevos planes fiscales y esfuerzos del banco central para apoyar el mercado local de bonos, pero dada la reacción que se puede ver en los precios de los bonos y en los tipos de cambio del mercado paralelo, no parece que esos anuncios hayan convencido todavía a los mercados. El aumento de los tipos de cambio paralelos es algo que podría agravar los desequilibrios macroeconómicos de Argentina y dificultar la acumulación de reservas de forma sostenible, cuando la gente vea un tipo de cambio más favorable que el oficial.

Mencionó los precios de los bonos. Actualmente cotizan por debajo de lo que se ve en Sri Lanka, Ucrania y Rusia. Parece que el mercado está valuando otro default o reestructuración, ¿no?

Nuestra calificación en CCC dice que vemos otro default como una posibilidad real. La categoría por debajo de eso es cuando empezamos a decir que este es nuestro escenario base, y que lo vemos como probable. Así que no estamos viendo eso todavía, pero los mercados están mirando más hacia adelante que nosotros. Nuestro horizonte de calificación es de algunos años. ¿Va a evitar Argentina un escenario de default en los próximos años? Los precios de mercado de los bonos, en cambio, están reflejando si Argentina va a ser capaz de hacer estos pagos más cerca de 2025 o 2026, cuando los pagos se vuelven más onerosos. Están enviando un veredicto bastante negativo sobre el rumbo que lleva Argentina para poder hacer esos pagos, sin evitar algún tipo de reestructuración.

PUBLICIDAD