Chile

Rosanna Costa, del Banco Central de Chile: “Soy la persona de las crisis”

La presidenta del Banco Central chileno ya tenía experiencia en el manejo de crisis tras su paso por la oficina presupuestaria del Ministerio de Hacienda en 2010

Rossana Costa, presidenta del Banco Central de Chile
Por Philip Sanders y Valentina Fuentes
03 de agosto, 2022 | 11:43 am
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Pocas horas después de hablar con Bloomberg Markets, Rosanna Costa apagó una crisis monetaria en ciernes al anunciar la mayor intervención del Banco Central de Chile en el mercado del peso.

El único indicio del drama que se vivía en el fondo era la petición ocasional de su asistente para que revisara los detalles de un documento. Sonriente y educada, la presidenta del Banco Central de Chile se excusaba mientras entraba en una sala contigua. El Banco Central parecía tranquilo en un mercado cada vez más frenético.

PUBLICIDAD

Costa, de 64 años, tiene experiencia en el manejo de crisis. Días antes de que se hiciera cargo de la oficina presupuestaria del Ministerio de Hacienda en 2010, Chile fue sacudido por uno de los mayores terremotos de la historia. El coste de los daños ascendió a miles de millones de dólares. Desde que se convirtió en responsable de la política del Banco Central en enero de 2017, ha tenido que lidiar con el impacto de una ola de protestas por la desigualdad y los malos servicios públicos que paralizaron el país y a menudo se volvieron violentas. Más recientemente, ayudó a la economía a sortear la pandemia de Covid-19.

Desde que asumió la presidencia del Banco Central en febrero, Costa ha elevado los tipos de interés al nivel más alto en más de dos décadas para hacer frente a la inflación más rápida en una generación, así como a la amenaza de mediados de julio para la moneda. Y, como antiguo miembro de un gobierno de derechas, está dirigiendo la política monetaria después de que los votantes eligieran el gobierno más izquierdista de los últimos 50 años, al elegir a Gabriel Boric como presidente del país.

PUBLICIDAD

“Parece que soy la persona de las crisis”, dijo Costa a Bloomberg Markets.

La entrevista, que tuvo lugar el 14 de julio, ha sido editada por su longitud y contenido.

Bloomberg Markets: ¿Cómo se siente en el banco central después de haber tenido un trabajo muy diferente como subdirectora del Instituto Libertad y Desarrollo, un think tank de libre mercado?

Rosanna Costa: Conozco el Banco Central desde hace mucho tiempo. Mi primer trabajo después de la universidad fue en el Banco Central. Estuve allí unos 10 años, y el banco fue una especie de segunda escuela para mí. Tu primer trabajo después de la universidad marca una gran diferencia. Fue un proceso de aprendizaje y formación.

PUBLICIDAD

BM: ¿Pensó alguna vez en ser presidente del Banco Central?

RC: Nunca se me pasó por la cabeza. Creo que en cada uno de los trabajos que he tenido, he buscado el espacio para crecer y contribuir. Y, sobre todo, para disfrutar del trabajo, más allá de las tensiones o la complejidad del mismo. Con disfrutar me refiero a que te apasione lo que haces.

PUBLICIDAD

BM: ¿Le apasiona lo que hace hoy como presidente del banco central?

RC: El banco central te ofrece una posición poderosa para poder contribuir a tu país. Hoy, la inflación ha aparecido como un fenómeno, pero estuvo ausente durante muchos años. Se puede ver el coste para las familias, para los hogares, y yo tengo una plataforma tremenda para contribuir a la lucha contra eso. Eso me motiva.

PUBLICIDAD

BM: ¿Sigue disfrutando cuando tiene días de casi crisis como hoy?

RC: El control del estrés es algo que se aprende con el tiempo, y soy lo suficientemente mayor para saberlo. Eso no quiere decir que no exista, pero uno se conoce a sí mismo y busca su propia manera de superarlo. Soy una adicta al trabajo y siempre lo he sido. Tengo una familia que me apoya mucho, tengo un apoyo emocional importante. Uno aprende a gestionar el estrés y a aprender a equilibrar la vida.

PUBLICIDAD

BM: Cuando vuelve a casa después del trabajo, ¿continúa leyendo trabajos académicos o encuentra la manera de relajarse y hacer otras cosas?

RC: Esto es entrar en el territorio más íntimo de mi casa. No desconecto fácilmente del trabajo, en absoluto. Pero disfruto mucho del tiempo en familia, de las reuniones familiares. Tener a mi familia cerca es lo más valioso para mí.

PUBLICIDAD

BM: Es un momento tan tumultuoso para los mercados en este momento que hay mucha información contradictoria. ¿Cómo gestionan todos los datos?

RC: Trabajamos dentro de una estructura. Aplicamos o tomamos decisiones hoy cuyos efectos se ven a lo largo del tiempo. Trabajamos sobre la base de cuáles son las perspectivas a medio plazo, por lo que debemos entender muy bien qué está pasando, cuáles son las fuerzas que hay detrás y cómo proyectarlo hacia adelante. Por eso el trabajo es interesante.

Trabajar sobre lo desconocido es siempre un reto. Controlar la inflación a dos años vista nos ayuda a no sobreactuar en el presente. Tenemos equipos técnicos muy bien preparados. Hay equipos de gestión de primer nivel que supervisan esos trabajos. Hay un consejo de administración que, en su conjunto, es un grupo formado por personas que saben mucho de los temas y están muy comprometidas. Juntos tomamos las decisiones más informadas posibles.

BM: ¿Lees todos los informes de los analistas bancarios que tan a menudo te dicen lo que tienes que hacer? ¿Tienen en cuenta todas esas opiniones del mercado y de los inversores?

RC: No nos cerramos a nada, pero tampoco leemos todo lo que se publica. Miramos lo que se dice, vemos si los argumentos tienen sentido. Contrastamos con lo que tenemos y con lo que nos dice la evidencia, sabiendo que la evidencia nos habla del pasado y que estamos construyendo el futuro. Y, si hay información relevante, la tenemos en cuenta, obviamente sin marearnos.

BM: ¿Cuáles son las cualidades que cree que tiene y que ayudan a afrontar las crisis o los momentos difíciles?

RC: Soy una persona que escucha mucho y que busca el acuerdo entre los miembros del consejo. Pero también una persona que toma decisiones cuando hay que tomarlas. Esta es una institución que toma sus decisiones de forma colegiada y, por tanto, es importante generar confianza y trabajo conjunto. Y eso es algo que me entusiasma y me resulta natural.

BM: ¿Qué se siente al ser la primera mujer presidenta del banco central y trabajar en un entorno históricamente dominado por hombres?

RC: En el pasado, más de una vez, la gente me dijo que podía trabajar fácilmente en equipos de hombres y que la diferencia no se notaba realmente. No sé qué querían decir con eso. [Risas] En mi familia sólo éramos dos hermanas, pero siempre estuve muy unida a mi padre. Estudiaba empresariales en la universidad, ya que en aquella época no existía la economía pura. También fui a un colegio mixto. Para mí era algo natural tener amigos varones.

BM: Durante los disturbios sociales de octubre de 2019, usted era miembro del consejo de administración del banco. ¿Le sorprendieron los disturbios?

RC: La forma en que se manifestaron los disturbios fue un shock.

BM: ¿Cambió de alguna manera la opinión que tiene sobre el modelo económico de Chile?

RC: No puedo responder a eso como jefe del banco central.

BM: Supongo que ésa es una de las principales diferencias entre su trabajo aquí y su época en el think tank. No puede expresar libremente sus opiniones políticas.

RC: Son instituciones diferentes. Pero la exposición, la parte pública de ese trabajo, nunca fue lo que más me atrajo. Me interesaba el trabajo de investigación.

Lea más en Bloomberg.com.

PUBLICIDAD