Negocios

El suministro mundial de algodón sigue cayendo, golpeado por la sequía y el calor

El clima extremo está causando estragos en prácticamente todos los proveedores del insumo clave para la producción de indumentaria

Un agricultor inspecciona algodón en un campo.
Por Tatiana Freitas, Marvin G. Perez y Tarso Veloso
20 de agosto, 2022 | 09:06 AM

Lea esta historia en

Portugués o enInglés

Bloomberg — El clima extremo está causando estragos en prácticamente todos los mayores proveedores de algodón del mundo.

En la India, el principal país productor, las fuertes lluvias y las plagas han mermado tanto las cosechas de algodón que el país está importando suministros. Una ola de calor en China hace temer por la próxima cosecha. En EE.UU., el mayor exportador de esta materia prima, una sequía cada vez más intensa está haciendo estragos en las explotaciones agrícolas y va a arrastrar la producción al nivel más bajo en más de una década. Y ahora Brasil, el segundo mayor exportador, está luchando contra el calor extremo y la sequía que ya han reducido los rendimientos en casi un 30%.

Esta confluencia de fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático ha disparado los precios del algodón hasta un 30%. A principios de este año, alcanzaron el nivel más alto desde 2011, reduciendo los márgenes de los proveedores de ropa de todo el mundo y amenazando con aumentar los costes de todo tipo de productos, desde camisetas hasta pañales, pasando por el papel y el cartón. En una llamada con los inversores a principios de esta semana, la directora general de Children’s Place, Jane Elfers, describió el aumento de los precios del algodón como “un enorme, enorme problema para nosotros” y dijo que la compañía esperaba ver algún alivio en la segunda mitad del año.

PUBLICIDAD

El panorama en Brasil está lejos de inyectar optimismo a la situación. La sequía en ese país ya ha secado una oferta estimada en 200.000 toneladas métricas, según Abrapa, un grupo que representa a los productores. Con la cosecha de 2021-2022 a punto de concluir, la producción se estima ahora en 2,6 millones de toneladas, o menos.

Los principales exportadores de algodón. dfd

El grupo Bom Futuro, uno de los mayores productores de algodón de Brasil, que representa alrededor del 10% de la superficie plantada del país, ha visto caer el rendimiento en un 27% en comparación con la temporada anterior. Julio Cezar Busato, productor de Sao Desiderio, en el estado de Bahía, ha sufrido un descenso similar. La sequedad está reduciendo el número de cápsulas de algodón, haciéndolas más ligeras en todas las principales regiones productoras del país, dijo.

Por su parte, la producción de EE.UU. se desplomará un 28% en la temporada que comenzó este mes. EE.UU. espera que la producción alcance el nivel más bajo desde la temporada 2009-2010, enviando las reservas a mínimos casi históricos, debido a una sequía que se ha vuelto tan extrema que el gobierno estadounidense está racionando el agua del río Colorado. Juntos, Estados Unidos y Brasil representan la mitad de las exportaciones mundiales de algodón.

PUBLICIDAD

El descenso de la oferta mundial es tan pronunciado que está eclipsando los vientos en contra de la demanda. El gobierno de EE.UU. y los analistas han proyectado una caída de la demanda debido a la disminución de las compras de ropa y la desaceleración de las economías, especialmente en Europa y Asia. Sin embargo, todos los indicios apuntan a que los precios del algodón serán “mucho más altos” en los próximos meses debido a la reducción de las cosechas, según Andy Ryan, director de relaciones de Hedgepoint Global Markets en Nashville.

Una montaña de dinero

Busato, que también es director de Abrapa, vendió por adelantado el 75% de lo que esperaba cosechar y acabó perdiéndose en gran medida la gran subida de los precios. A causa del clima, sólo produjo lo suficiente para cumplir sus obligaciones contractuales. “Podría haber ganado una montaña de dinero”, dijo.

El clima ha creado un segundo dolor de cabeza para los compradores de algodón del mundo. Las lluvias intempestivas en regiones como Australia, Pakistán e incluso Brasil también han disminuido la calidad de las existencias, dijo Peter Egli, director de Plexus Cotton Ltd.

Para no verse sorprendidos por otra temporada, los agricultores brasileños están dispuestos a aumentar sus áreas de cultivo de algodón en 100.000 hectáreas hasta llegar a 1,7 millones de hectáreas para la temporada 2022-2023, con plantaciones que comienzan en enero. Ahora que se ha vendido la mayor parte de la cosecha actual, los agricultores quieren empezar a cubrir la cosecha de 2023 de forma más agresiva. “No queremos perder los mercados asiáticos que hemos ganado recientemente”, dijo Busato.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD