Estilo de vida

La austeridad se vuelve tendencia en la búsqueda del equilibrio entre vida y trabajo

En medio de la Gran Renuncia, un número cada vez mayor de personas está reduciendo las horas de trabajo para disfrutar de más tiempo de ocio, aunque ello suponga un salario menor

Lemay y su familia pasan mucho más tiempo al aire libre desde que la pareja pasó a tener semanas laborales de cuatro días.
Por Alice Kantor
11 de septiembre, 2022 | 11:33 AM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Llamémosle gastar menos para trabajar menos.

Las actitudes generacionales hacia el trabajo, alimentadas por la pandemia de Covid-19, han dado lugar a la Gran Renuncia, al movimiento antitrabajo y, ahora, a la renuncia silenciosa. Pero la búsqueda de un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal también está arrojando nueva luz sobre una vieja estrategia: aceptar un salario más bajo por un trabajo menos exigente.

Es una decisión que requiere que quienes la adoptan evalúen cuidadosamente sus presupuestos y renuncien a algunos lujos, pero dicen que merece la pena.

PUBLICIDAD

Por ejemplo, Marie Crespin. Vivir más modestamente fue un sacrificio que hizo para poder dejar un estresante trabajo en recursos humanos y dedicarse al diseño web. Esta joven de 31 años de Nantes, Francia gana ahora unos $1.600 euros (US$1.608) al mes, frente a los $2.300 euros que ganaba en su trabajo de recursos humanos.

Esto ha supuesto menos comidas fuera y el uso de ropa de segunda mano. También le ha permitido reducir su semana laboral a la mitad, de 40 horas a 20 ó 25.

“El trabajo no debería ser lo más importante en tu vida”, dice Crespin. “Tener la libertad de hacer lo que quieras con tu tiempo es el verdadero lujo de hoy”.

PUBLICIDAD

El panorama de los empleados está cambiando a medida que aumentan los despidos y crece el temor a la recesión, pero el mercado laboral sigue siendo ajustado, sobre todo en los Estados Unidos. El porcentaje de estadounidenses que renuncian voluntariamente a su trabajo descendió en julio, pero sigue estando muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia, y las ofertas de empleo están cerca de un récord.

Por el momento, los cambiantes vientos económicos no han sido suficientes para desanimar a los trabajadores a buscar empleos menos gravosos. Una encuesta realizada en julio por el sitio de empleo online FlexJobs reveló que casi dos tercios de los encuestados aceptarían un recorte salarial para mejorar su equilibrio entre vida y trabajo.

 ¿Aceptaría un recorte salarial para mejorar el equilibrio entre vida y trabajo?dfd

“La pandemia hizo que mucha gente se diera cuenta de que el trabajo no tenía que ser el todo y el fin de su vida”, dijo Céline Marty, autora del libro “Trabajar menos para vivir mejor” e investigadora de la universidad francesa Sciences Po. “Algunas personas han descubierto que podían gastar menos, comprar menos y no necesitaban trabajar tanto para disfrutar de un estilo de vida cómodo”.

Recorte salarial

Sin duda, la inflación y la incertidumbre económica han hecho que muchas personas no tengan más remedio que trabajar más horas y aceptar varios empleos. Otros, que tienen la suerte de contar con ingresos más altos y estables, han decidido recortar sus gastos para poder reducir su carga de trabajo.

Jérôme Lemay, de la ciudad de Québec, dice que ser austero le permite pasar más tiempo con su familia, disfrutar de la naturaleza y tomar el control de su patrimonio personal.

Lemay y su esposa se rebajaron el sueldo un 20% para poder pasar más tiempo con sus tres hijos. Fotógrafo: Nicolas Bouchard/Bloombergdfd

Este técnico de telecomunicaciones de 36 años, su esposa y sus tres hijos se las arreglan con unos $100.000 dólares canadienses (US$77.000) al año, después de que ambos adultos pasaran a trabajar cuatro días a la semana el año pasado y aceptaran recortes salariales del 20%.

PUBLICIDAD

Compran artículos de segunda mano, reparan ellos mismos los electrodomésticos, recurren a grupos de vecinos para la ropa de los niños y disfrutan de festivales de música gratuitos y actividades al aire libre para entretenerse. Lemay ha arreglado su lavadora-secadora tres veces, ha reparado la aspiradora dos veces y la estufa de la cocina una vez.

“Se trata de encontrar el equilibrio adecuado en la vida, de parar la loca carrera y de disfrutar realmente de momentos de calidad con la familia”, dijo.

La tendencia a vivir de forma frugal para poder reducir la jornada laboral es especialmente común entre las generaciones más jóvenes, que han tenido dificultades para acumular riqueza en medio de los altos precios de la vivienda y una inflación que está superando las ganancias salariales. Alrededor del 61% de los jóvenes de entre 15 y 25 años declaran que valoran la armonía entre el trabajo y la vida familiar, en comparación con el 42% que afirma que valora ganar mucho dinero, según una investigación reciente de la organización educativa sin fines de lucro Murmuration y la Walton Family Foundation.

PUBLICIDAD
 Porcentaje de la generación Z que dice que esto es muy importante en su vida laboraldfd

Reducir la huella de carbono

Muchos jóvenes de todo el mundo se han interesado por recortar sus gastos y cambiar a un horario de trabajo reducido para reducir su huella de carbono en medio de la creciente concienciación medioambiental, afirma Geneviève Provencher, fundadora de la empresa de recursos humanos Flow, con sede en Canadá.

Nikita Crocker, de 32 años, redujo al máximo su estilo de vida el año pasado para no tener que trabajar. Antigua niñera que inicialmente estudió para ser ingeniera en Londres, Crocker decidió eliminar su dependencia del trabajo corporativo para poder dedicar su tiempo al voluntariado relacionado con el clima.

PUBLICIDAD

Viviendo en la casa del abuelo de su esposo y sobreviviendo con el sueldo de profesor de primaria de su esposo, que es de $50.000 libras (US$58.000) al año, la pareja gasta $1.200 libras en el alquiler y tan sólo $500 libras mensuales en comida y algunos otros gastos para ellos y sus dos hijos pequeños.

“Después de la escuela me desilusioné del sistema capitalista”, dijo Crocker. “Me di cuenta de que cualquier trabajo corporativo haría más daño que bien”.

-Con la asistencia de Ainsley Thomson.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD