Asia

Guerra en Ucrania: poco probable que China tienda una mano a una Rusia en apuros

Pekín se ha abstenido de enviar suministros militares o apoyo financiero que pudieran convertirla en objetivo de dichas sanciones occidentales

Putin y Xi Xinping
Por Rebecca Choong Wilkins
14 de septiembre, 2022 | 10:18 AM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Vladimir Putin y Xi Xinping declararon una “amistad sin límites” entre China y Rusia pocas semanas antes de que Moscú invadiera Ucrania.

Sin embargo, a medida que las fuerzas rusas acumulan derrotas humillantes en el campo de batalla, Putin no debería esperar mucha ayuda en su primera reunión con su homólogo chino desde el comienzo de la guerra.

Xi y Putin se reunirán de manera presencial este jueves en Uzbekistán. Su reunión anterior tuvo lugar antes de los Juegos Olímpicos de Invierno y produjo una extensa declaración de más de 5.000 palabras. En ella se comprometieron a no tener “áreas de cooperación prohibidas”, en lo que es un desafío al orden global liderado por EE.UU.

PUBLICIDAD

Pero China pareció estar desprevenida cuando comenzó la invasión rusa. Los funcionarios de Beijing tuvieron dificultades inicialmente para mostrar su apoyo a Rusia y evitar condonar una clara violación de un territorio soberano, algo que podría usarse para justificar una invasión extranjera en Taiwán, que China considera como territorio propio.

El apoyo diplomático de China a Rusia se fue consolidando con el paso de los meses, y se reforzó aún más después de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitara Taiwán en agosto. La semana pasada, Li Zhanshu -el funcionario número 3 de China- visitó Moscú y dijo a los legisladores rusos que los dirigentes de Pekín “comprenden plenamente la necesidad de todas las medidas adoptadas por Rusia para proteger sus intereses clave”.

Temor a las sanciones

Sin embargo, aunque el comercio se ha recuperado a pesar de que Estados Unidos y sus aliados han impuesto amplias sanciones a Rusia, Pekín se ha abstenido de enviar suministros militares o apoyo financiero que pudieran convertirla en objetivo de dichas restricciones. Y, a pesar de los recientes temores entre algunos inversores financieros, es poco probable que la posición de Pekín cambie incluso si Putin pide el jueves a Xi ayuda militar en Ucrania tras las fuertes pérdidas rusas de las últimas semanas.

PUBLICIDAD

“Los funcionarios chinos hablan de una asociación ‘sin límites’, pero Rusia y China siempre han acordado estar en desacuerdo en numerosas cuestiones”, dijo Elizabeth Wishnick, investigadora científica senior en el CNA, un think tank de seguridad en Washington.

“No creo que la ayuda militar china a Rusia sea probable debido a las sanciones y al fuerte oprobio internacional que se produciría”, añadió. “Esto también contradiría las afirmaciones chinas de que el apoyo militar occidental a Ucrania perpetúa la guerra”.

En los últimos días, Putin ha sufrido algunas de sus mayores pérdidas desde el inicio de la guerra: Ucrania ha declarado que ha retomado más de 6.000 kilómetros cuadrados (2.300 millas cuadradas) de terreno en una contraofensiva que ha cambiado el momentum del conflicto. Aunque Rusia sigue controlando una quinta parte del territorio ucraniano, aumenta el temor de que Putin busque una mayor escalada para recuperar la ventaja.

Aunque Xi ve a Rusia como un importante aliado diplomático para resistir a EE.UU., en particular sus alianzas militares y el control del sistema financiero mundial, tiene pocos incentivos internos para involucrarse. El líder chino tiene que asegurarse un tercer mandato en el poder en un congreso del partido el mes que viene, al tiempo que tiene que lidiar con una desaceleración económica y una crisis inmobiliaria.

Además, el envío de tropas o armas supondría una violación de la soberanía, lo que socavaría las propias posiciones declaradas por China. El Kremlin ha tenido que recurrir a Irán y a Corea del Norte para obtener drones y munición, según Estados Unidos.

Cualquier pérdida de vidas o penuria económica en China, agravada por las sanciones financieras, sólo puede repercutir políticamente en el Partido Comunista, que ha prometido elevar el nivel de vida de las masas e incluso ha confinado las principales ciudades para evitar que la gente muera de Covid-19.

PUBLICIDAD
Las exportaciones chinas a Rusia están prácticamente en los niveles récord de 2021dfd

China tiene varias maneras de mostrar más apoyo a Rusia que no cambiarían fundamentalmente su posición en el conflicto, dijo Amanda Hsiao, analista principal de Crisis Group, una organización de investigación política con sede en Bruselas.

Eso incluye utilizar la reunión de la Organización de Cooperación de Shanghai en Uzbekistán para mostrar al mundo que Putin no está aislado, así como participar potencialmente en más ejercicios militares con Rusia, dijo.

Los lazos económicos de China y Rusia han crecido a pesar de las sanciones estadounidenses y europeas en la guerra. Dominadas por la energía y otras materias primas, las exportaciones rusas a China se dispararon casi un 50%, hasta los 40.800 millones de dólares, en los primeros cinco meses del año.

PUBLICIDAD

China también ha contribuido a llenar el vacío dejado por la huida de las empresas extranjeras con coches, televisores y teléfonos inteligentes, ya que sus exportaciones a Rusia se han recuperado tras el parón sufrido tras la invasión. Sus exportaciones a Rusia de circuitos integrados y otros componentes de semiconductores, así como las máquinas que los fabrican, ascendieron a 155 millones de dólares en los primeros siete meses de este año, lo que supone un aumento de casi el 27% respecto al mismo periodo de 2021.

La energía y otras materias primas dominan las importaciones chinas desde Rusiadfd

“Hasta ahora, China ha proporcionado apoyo político y moral a Moscú, pero se ha abstenido de proporcionar asistencia militar y se ha ajustado a la línea de las sanciones”, dijo Hsiao. “Esta postura refleja un equilibrio entre sus intereses estratégicos y los económicos; estos intereses seguirán guiando el posicionamiento de Pekín en el futuro.”

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de James Mayger y Ailing Tan.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD