Startups

Disputa entre Getnet y Nubank le pega a las acciones de las fintechs brasileñas

El Banco Central de Brasil cambió reglas para el uso de tarjetas de prepago y lleva a inversores a evaluar impactos en ingresos y resultados, en una disputa que terminó en los tribunales

Según Nubank, las tasas de intercambio de las tarjetas de prepago representaron el 7% de los ingresos de la empresa en los 12 meses comprendidos entre julio de 2021 y junio de 2022.
28 de septiembre, 2022 | 08:38 AM

Lea esta historia en

Portugués o enInglés

Bloomberg Línea — El sector financiero y los inversores en las principales acciones brasileñas comenzaron la semana en alerta por una nueva resolución del Banco Central que limita las llamadas tasas de intercambio en las transacciones de las tarjetas de prepago y débito, además de fijar el período de liquidación de las operaciones en ambas modalidades.

Según la normativa publicada el lunes (26), los bancos y las fintechs podrán cobrar un máximo del 0,70% del valor de cada transacción con tarjetas de prepago. El asunto estaba en consulta pública desde octubre del año pasado. La nueva normativa entra en vigor a partir del 1 de abril de 2023.

La medida impactó en las acciones de las fintechs brasileñas que cotizan en el extranjero el lunes (26): PagSeguro (PAGS) tuvo una variación de -2,6%, Nubank (NU), tuvo -5,22%, y Stone (STNE), -3,14%, en otra jornada de caídas de los índices S&P 500 y Nasdaq. Sin embargo, para el martes mostraban una recuperación, con pago PagSeguro brincando 3,5%, Nubank 0,89% y Stone 4,87% y con variaciones durante el día.

PUBLICIDAD

En la práctica, una mayor tasa de intercambio afecta especialmente a los minoristas, que acaban aceptando un acuerdo más caro para no perder a los consumidores que utilizan una tarjeta de un banco determinado, afirma una persona vinculada al mercado adquirente escuchada por Bloomberg Línea, que prefirió no ser identificada. El minorista también podría trasladar el costo al consumidor.

“El cliente que haya utilizado el sistema de pago instantáneo de Brasil, Pix, y el efectivo, está pagando un precio más alto por el producto, porque los que pagan con prepago lo encarecen”, explicó esta persona familiarizada con el negocio de los adquirentes (firmas intermediarias). Es lo que se llama subvención cruzada.

Con la nueva normativa, aunque las tarifas de débito y prepago no serán las mismas, el plazo para que el dinero caiga en la cuenta del vendedor tendrá que ser el mismo. Antes de la resolución, la operación que se pagaba por prepago podía funcionar en los “tracks” del pago por crédito: es decir, cuando salía de la cuenta del consumidor, se retenía hasta 26 días en el banco antes de la transferencia al establecimiento.

PUBLICIDAD

Haciendo un repaso de los impactos de la nueva resolución, PagSeguro dijo a Bloomberg Línea en un comunicado que los impactos estimados en los ingresos netos de la compañía en 2023 serán cercanos a cero (+1% / -1%), dado que las potenciales reducciones en los costos de transacción en la operación de adquisición y la reducción del período de liquidación compensarán cualquier efecto de reducción de ingresos en la operación de emisión de tarjetas.

Nubank dijo en un comunicado al mercado que si la resolución hubiera estado en vigor desde julio de 2021, los ingresos de la compañía se habrían visto afectados negativamente en un 2,9%.

Según Nubank, las tasas de intercambio de las tarjetas de prepago representaron el 7% de los ingresos de la empresa en los 12 meses comprendidos entre julio de 2021 y junio de 2022.

La fintech también dijo que seguirá monitoreando las nuevas reglas sancionadas por el Banco Central y otros ajustes propuestos por Mastercard, con quien maneja de tarjeta de prepago.

A través de un comunicado, Mastercard dijo que continuará siguiendo las reglas de los países en los que opera y que cree que la libre competencia es la mejor manera de promover más competencia e innovación. “Nuestro objetivo es garantizar la seguridad de los pagos, equilibrar los intereses y dialogar con todos los participantes en el acuerdo de pagos”.

¿Qué es la comisión de intercambio?

La comisión de intercambio es la retribución que se paga al emisor de la tarjeta por cada pago realizado por el adquirente, es decir, el que renta las máquinas de punto de venta al establecimiento.

PUBLICIDAD

Las empresas de POS —conocidas como adquirentes, como PagSeguro y Stone— cobran esta comisión al establecimiento, que la carga al consumidor. En la práctica, dependiendo de la transacción (débito, crédito o prepago), la compra es más o menos costosa para las empresas emisoras o adquirentes de tarjetas.

En 2018, el Banco Central determinó que el tope de la tasa de intercambio para las operaciones de débito debía ser del 0,5% para quienes ofrecen cuentas de depósito, como los bancos. Pero en el caso de las fintech, como Nubank, donde el usuario utilizaba la tarjeta prepago como si fuera de débito, la tasa de intercambio superaba el tope del 0,5% estipulado para el débito, según las adquirentes.

Esta persona familiarizada con la discusión dijo a Bloomberg Línea bajo condición de anonimato que el volumen de transacciones con tarjetas de prepago en Brasil es significativo.

PUBLICIDAD

En una situación en la que las transacciones de prepago fueron realizadas por el minorista y los adquirentes utilizando una comisión de débito, el emisor ganó un 0,7%. “Esto hizo que los adquirentes tuvieran una pérdida de facto y por eso Getnet presentó una demanda contra Nubank”, dijo.

La demanda de Getnet contra Nubank

Getnet, entidad adquirente de Santander, presentó el año pasado una demanda contra Nubank y Mastercard por 62 millones de reales. La demanda consiste en que habría sufrido pérdidas porque Nubank anunciaba su tarjeta a los usuarios como si fuera una tarjeta de débito mientras utilizaba la tarifa de prepago, extrayendo ingresos del POS de Getnet.

PUBLICIDAD

Según una persona familiarizada con el negocio de las adquisiciones, que pidió no ser identificada, Nubank estaba cobrando hasta un 1,2% por transacción. Bloomberg línea pidió un comentario de esto a Nubank sin que hubiera una respuesta por el momento.

“Nubank se alineó en asociación exclusiva con Mastercard, el mayor proveedor de medios de pago del país, para extraer sin motivo los ingresos de los puntos de venta de Getnet”, alega la empresa en la demanda.

“Esta extracción se hizo viable con altas pérdidas para Getnet dada una confluencia de factores. Primero, es la dependencia económica que Getnet presenta en relación a Mastercard, responsable de más de la mitad de sus ingresos. Luego, el hecho de que Getnet, por obligación contractual, no es libre de negar la participación de Nubank en los acuerdos de pago integrados por ella”.

PUBLICIDAD

Según Getnet, esto podría hacer inviable la operación del adquirente en el mercado brasileño si no hay acción del Poder Judicial. No obstante, los tribunales denegaron la solicitud de medida cautelar (para detener la práctica de Nubank y Mastercard). Getnet apeló y al final se le negó el recurso en enero.

Getnet dijo a Bloomberg Línea que al establecer un límite máximo para el valor de la tasa de intercambio, la resolución del Banco Central demuestra el carácter abusivo del valor de la tasa instituida por Mastercard en su acuerdo de pago en las transacciones realizadas con tarjetas emitidas por Nubank. “Las pérdidas son asumidas única y exclusivamente por Getnet, en beneficio del emisor de la tarjeta y de la marca”.

Buscada por Bloomberg Línea para comentar la acción de Getnet, Nubank envió el comunicado al mercado sobre los cambios impuestos por el Banco Central.

PUBLICIDAD

En una petición enviada a la justicia el 25 de febrero de este año, la defensa de Nubank dijo que no es parte para comparecer en el polo pasivo de esta acción, ya que no define la tarifa de intercambio aplicable en el arreglo de pago de Mastercard, no mantiene relación contractual alguna con Getnet y no ha practicado ningún acto ilícito que pudiera justificar algún derecho a indemnización.

Nubank argumenta en la demanda que hasta el momento la regulación del Banco Central no es aplicable a las transacciones con tarjetas prepagas, ya que solo regula el tope de la tarifa para las transacciones con tarjetas de débito y además dice que las instituciones de pago tienen prohibido ofrecer cuentas de depósito y, en consecuencia, emitir tarjetas de débito. tarjetas

“Las tarjetas prepago y las tarjetas de débito son tarjetas de pago diferentes; El reclamo de Getnet, de limitar la tarifa aplicable a las tarjetas de prepago, no conlleva intervención del Poder Judicial, pues tiene el potencial de desequilibrar el mercado de pagos y ya está sujeto a análisis por parte del Banco Central, que es el encargado de regular el tema”, dijo Nubank, en el proceso al que tuvo acceso Bloomberg Línea.

Según Fábio Braga, socio de Demarest Advogados, la nueva resolución del Banco Central añade un nuevo capítulo a este proceso.

“A medida que se avanza, se crea la necesidad de realizar ajustes en la normativa para el equilibrio regulatorio. En un primer momento, el Banco Central dio mucho margen para el desarrollo de esta industria. A raíz de la acción de Getnet, se inició un debate dentro del Banco Central y se puso en una audiencia pública para supervisar el mercado”, dijo.

Qué cambia con la resolución

Con la edición de la resolución 246 del Banco Central de Brasil, que establece límites a la tasa de intercambio y al periodo de liquidación de las operaciones con tarjetas de prepago y de débito, se aplica un límite máximo del 0,5% a la tasa de intercambio en cualquier operación con tarjeta de débito y un límite máximo del 0,7% en las operaciones con tarjeta de prepago.

La nueva norma también establece el mismo plazo para poner los fondos a disposición de los establecimientos (el tiempo necesario para que el pago caiga en la cuenta del vendedor), independientemente de si la tarjeta es de débito o de prepago. Ahora, el plazo es el mismo para las transacciones de débito y prepago, lo que, según el Banco Central de Brasil, permitirá mejorar el flujo de caja de los comercios, además de reducir los eventuales costos de anticipación de los cobros.

“La reducción de la comisión, sumada a la gran competencia en el mercado de pagos, tiene el potencial de reducir los costos para los establecimientos en la aceptación de tarjetas, dándoles condiciones para trasladar este ahorro al precio final de sus productos”, dijo el Banco Central en un comunicado de prensa.

La tasa de intercambio suele ser una parte relevante de los ingresos de las fintech que operan con tarjetas, con variaciones según el caso.

Zetta, una asociación que representa a Nubank, MercadoPago, Z1, Cora, Acesso, Mercado Bitcoin, Fit Bank, Recarga Pay, Conpay, Dock, Transfero, Modalmais, Donus, Bexs Banco, Zoop, Movile Group, Banco Inter, Creditas, Hash, CSU, Neon, SumUp e Iugu, dijo que cree que la nueva norma sobre el límite de la tasa de intercambio para las tarjetas de prepago tiene en cuenta el importante papel de las tarjetas de prepago para la inclusión financiera.

“Los ingresos por intercambio han sido fundamentales para que las fintech ofrezcan más de 90 millones de cuentas digitales gratuitas en el último año”, señala la asociación. “Zetta sigue defendiendo activamente la inclusión financiera, el uso de la tecnología y el aumento de la competitividad como forma de aportar más eficiencia, transparencia y menores costos a los consumidores.”

El unicornio Neon dijo a Bloomberg Línea que la resolución no cambia la estrategia de mercado de la fintech. “Neon se había preparado para este cambio, incorporándolo en sus proyecciones, desde la consulta pública realizada por el Banco Central en octubre de 2021″.

Según el Banco Central, “las medidas tienen como objetivo aumentar la eficiencia del ecosistema de pagos, estimular el uso de instrumentos de pago más baratos, permitiendo la reducción de los costos de aceptación de estas tarjetas a los establecimientos comerciales, así como permitir la reducción del costo de los productos a los consumidores finales, para proporcionar beneficios a la sociedad en su conjunto.”

La Abecs (Asociación Brasileña de Empresas y Servicios de Tarjetas de Crédito) dijo en un comunicado que está a favor de la libre competencia entre los agentes económicos que operan en el sector de los medios de pago electrónicos y en contra de cualquier tipo de fijación de precios por parte del regulador.

“La imposición de un techo de precios generalmente restringe la innovación y puede generar costos al consumidor, ya que las empresas impactadas buscan alternativas para reequilibrar sus ingresos, más aún cuando se trata de una misma tarifa para operaciones en entornos con riesgos muy diferentes”, afirmó.

La asociación también argumentó que el mercado y la iniciativa privada, bajo la dirección del regulador, pueden autoajustarse para mitigar cualquier desequilibrio, sin limitar la libre competencia.

“Recientemente, los proveedores de acuerdos de pago (flagships) publicaron y sometieron a la aprobación del Banco Central propuestas de ajustes en el período de intercambio y liquidación del producto prepago en un intento de satisfacer al mercado. Estas propuestas fueron superadas por la edición de la Resolución 246 del Banco Central”.

Según Abecs, la modalidad de tarjeta prepaga movió 99,4 mil millones de reales en el primer semestre de 2022, un monto 138% mayor que el mismo período del año pasado. La de tarjeta de débito, por su parte, movió 488 mil millones reales en el primer semestre de 2022, un monto 17% superior al del mismo período del año pasado.

El Movimiento de Innovación Digital, que representa a las startups, consideró que con la nueva regulación sobre el límite de la tasa de intercambio, el Banco Central reconoce a las tarjetas de prepago como un instrumento importante para la inclusión financiera que impulsan las fintech.

“El movimiento celebra un paso más en esta trayectoria y mantiene su compromiso de contribuir a un entorno inclusivo que proporcione a los ciudadanos brasileños más acceso a servicios financieros de calidad a un costo asequible. Ahora el desafío es mantener la remuneración de estas nuevas fintechs a través de tarifas que contribuyan a una mayor competencia para el sector”.

Lo que dicen los expertos

Vinicius Carrasco, director de Abipag (Asociación Brasileña de Instituciones de Pago), cree que la nueva normativa mitiga, pero no elimina, los efectos de un tratamiento asimétrico dado a las tarjetas de débito y prepago (que son similares desde la perspectiva de los titulares de las tarjetas y de los comercios).

“Es un paso importante y en la dirección correcta. Creemos, sin embargo, que el plazo de aplicación puede ser más corto de lo propuesto y, sobre todo, esperamos que haya más pasos en la dirección de reducir la brecha de intercambio aplicable”, dijo.

Para João Bragança, director senior de la consultora alemana Roland Berger, con el cambio en el periodo de liquidación de las tarjetas de prepago, que antes tardaba tanto como una operación de crédito y daba un tipo de interés del 14% anual, los ingresos de las fintechs se verán afectados.

En su opinión, la resolución es un paso más que podría llevar a una mayor consolidación de esta industria a través de fusiones y adquisiciones, afectando sobre todo a las fintech más pequeñas.

“La estructura de gestión de estas cuentas de pago suele estar estandarizada. El negocio de las fintech es muy escalable porque cuantas más empresas hay, más pueden diluir sus costos fijos. Si los ingresos son menores, la fintech tiene menos capacidad para diluir los costos fijos y las inversiones. Pero si dos fintechs más pequeñas se juntan, se crea una más grande”, explicó.

Además, en un momento en el que la financiación de las fintech a través del capital de riesgo está más restringida, existen aún más incentivos para este tipo de acuerdos de fusión entre pequeñas fintech. Por otro lado, podría ser una oportunidad de consolidación para los grandes actores.

Nubank reveló el lunes que ha alcanzado la marca de 70 millones de clientes en América Latina, de los cuales 66,4 millones corresponden a la operación brasileña, más de 3,2 millones en México y más de 400.000 en Colombia.

Lo que viene para las fintechs

De acuerdo con Bragança, cuando Nubank indica al mercado que sus ingresos se reducirían en torno al 3% en los 12 meses hasta junio de 2022 si la normativa ya estuviera en vigor, hay que ver el resultado.

“El 3% suena bien, pero ¿cuál es el impacto de eso en el resultado final? Quizá eso sea más interesante, no el impacto en los ingresos, sino en el resultado. Por supuesto, hay una cuestión fiscal, ya que los ingresos generan menos impuestos. Pero me parece que una cosa es el impacto en los ingresos, y otra, en el resultado”, dijo Bragança.

Explicó que, para las fintechs, los ingresos que provienen de la tasa de intercambio son seguros, mientras que los que provienen del tipo de interés implican riesgos de impago y pérdidas.

“Si pensamos que la mayoría de las fintech en Brasil tienen un problema con el riesgo, cualquier línea de ingresos que tenga la naturaleza de la certeza es importante para componer el resultado”, concluyó.

-- Actualizado con la petición de Nubank en la demanda contra Getnet

PUBLICIDAD