Economía

Estos son los retos económicos para el nuevo gobierno de Brasil

La administración que asuma deberá afrontar desafíos en diversas áreas, desde la actividad económica hasta los salarios y cuentas públicas

Ciudad de San Pablo, Brasil
02 de octubre, 2022 | 03:36 PM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg Línea — El presidente de Brasil a partir del 1° de enero de 2023 dirigirá un país con una economía que se ha recuperado de la crisis del covid-19, pero con una serie de retos que deberían dificultar su gobierno.

Por el lado de la actividad, la principal duda de los economistas del mercado financiero consultados por Bloomberg Línea es si Brasil podrá mantener el rápido ritmo de recuperación de los últimos meses ante un escenario global más incierto y adverso.

El aumento de las tasas de interés en todo el mundo -y principalmente en Estados Unidos- tiende a provocar una desaceleración global e incluso amenaza con causar una recesión en la mayor economía del mundo.

PUBLICIDAD

China, que es el principal destino de las exportaciones brasileñas, también está experimentando dificultades. Los cierres adoptados por Pekín para contener los brotes por el covid-19 y la caída de los resultados del sector inmobiliario deberían reducir el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del gigante asiático a uno de los niveles más bajos de las últimas décadas.

El banco suizo UBS, por ejemplo, proyecta para China un crecimiento de sólo el 2,6% del PIB en 2022 y del 4,7% del PIB el año próximo. Sólo en dos ocasiones China ha registrado un crecimiento anual inferior al 5% desde los años 90: en 1990 (3,9%) y en 2020 (2,2%), en plena pandemia, según datos del Banco Mundial.

“Este menor crecimiento de China es malo para las materias primas porque hace bajar el precio. Eso significa un tipo de cambio más apreciado en Brasil. El real, en este sentido, tiene un factor más para mantenerse en un nivel superior”, dijo Marco Maciel, socio y economista de Kairós Capital.

PUBLICIDAD

Son cuestiones del escenario internacional que ponen en jaque la reciente mejora de la economía brasileña. En el primer semestre del año, el crecimiento del PIB fue mucho más rápido de lo previsto. El avance fue del 1,1% en el primer trimestre y del 1,2% en el segundo, lo que ha llevado a los economistas a proyectar un mayor crecimiento en 2022. Según el último informe Focus del Banco Central, el mercado espera que el PIB crezca un 2,67% este año.

El ritmo de la economía

Los datos más recientes muestran que la actividad económica sigue creciendo con fuerza. El aumento se debe principalmente a la reactivación del sector de los servicios, que representa alrededor del 70% del PIB, y al aumento del consumo de los hogares.

Los servicios se ven beneficiados por el regreso de las actividades presenciales, antes reprimidas por las restricciones para intentar contener el avance del covid-19, como los restaurantes, bares, hoteles, viajes en avión y el comercio ambulante, entre otros. Según el IBC-Br, el Índice de Actividad Económica del Banco Central, la economía creció un 1,17% en julio. En la comparación anual, el aumento fue del 3,87%.

También contribuyó al mayor crecimiento la liberación de beneficios sociales aprobados por el Congreso con el apoyo del gobierno de Bolsonaro, como el Auxilio Brasil a 600 reales, el bono para taxistas y camioneros, y también la ampliación del bono de gas, que subsidia la compra de bombonas (garrafas) para las familias más pobres.

“Después de dos años de malas noticias, con la pandemia, el choque de la oferta, el desajuste de la demanda, en los últimos tres meses hemos tenido datos mucho más positivos, de inflación, de crecimiento y en el aspecto fiscal. Y parece que no es sólo una tendencia a corto plazo”, afirmó Tatiana Nogueira, economista senior de XP.

Sin embargo, la mayoría de los economistas cree que este impulso debería perder fuerza a finales de año o el año que viene, precisamente por el escenario internacional y también por las elevadas tasas de interés en Brasil, que afectan principalmente a los sectores que dependen del crédito, como la construcción y el consumo de bienes duraderos, que van desde los automóviles a los electrodomésticos.

PUBLICIDAD

Tasa Selic

La previsión es que el Banco Central no empiece a reducir las tasas Selic, que actualmente está en el 13,75% anual, hasta mediados de 2023, y los efectos de los tipos de interés altos deberían notarse a lo largo del próximo año. Así, la mayoría de los economistas del mercado financiero proyectan una expansión del PIB de sólo el 0,5% en 2023, según Focus, independientemente del presidente.

“Por mucho que el PIB sorprenda al alza, vamos a tener un periodo más complicado, sobre todo el año que viene, con el efecto de la política monetaria restrictiva”, afirmó Andrea Damico, socio y economista jefe de la gestora Armor Capital. “Todavía no se ha producido un efecto más fuerte de la política monetaria en la economía, pero ocurrirá. Son 400 puntos básicos de aumento de los tipos de interés por encima del (nivel) neutral”, señaló.

Las cuentas públicas

dfd

Ante un escenario de desaceleración económica, la expectativa de los economistas es que el próximo gobierno no cuente con un escenario favorable para las cuentas públicas como el que hubo en 2022.

PUBLICIDAD

La subida de los precios y la expansión de la economía han hecho que la recaudación de impuestos bata récords en los últimos meses, mejorando el equilibrio con el gasto público. De enero a agosto, el sector público consolidado acumuló un superávit primario del 1,89% del PIB, según datos del Banco Central.

La mejora de las cuentas públicas favoreció la trayectoria de la deuda pública bruta de Brasil, que pasó del equivalente al 89% del PIB en octubre de 2021 al 77,5% en agosto.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la presión para aumentar el gasto público podría poner a prueba esta mejora. Tanto el presidente Jair Bolsonaro (PL) como el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) han prometido mantener la Ayuda a Brasil en 600 reales mensuales el próximo año si son elegidos.

Además se espera que el próximo gobierno reajuste los salarios de los funcionarios públicos, que llevan cuatro años congelados y han sufrido pérdidas con la inflación. También es posible que el gobierno prorrogue la exención de impuestos en los combustibles el año que viene. Las disputas legales con los estados y el aumento de los gastos son otra fuente de presión sobre el gasto.

Un estudio realizado por los economistas Manoel Pires y Bráulio Borges, del Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Vargas (Ibre-FGV), indicó el riesgo de un impacto de 382.700 millones de reales, equivalentes al 3,7% del PIB, en las cuentas públicas debido a estos y otros gastos adicionales que pueden producirse.

PUBLICIDAD

“Tan grave como estos nuevos gastos es que el gobierno sobreestima la capacidad de recaudación del próximo año. Como el país viene de dos años de recaudación fiscal muy fuerte, parte de esta euforia se está extrapolando a 2023, cuando sabemos que será un año de crecimiento débil”, dijo Luciano Sobral, economista de Neo Investimentos. “Todas estas discusiones se han pospuesto hasta después de las elecciones. Pero este es un problema que está esperando a la vuelta de la esquina para aparecer”, resumió Sobral.

Metas fiscales

Lula y Bolsonaro también prometen revisar la regla del techo de gasto -que limita el crecimiento del gasto público a la inflación del año anterior- para acomodar los gastos extra, pero las propuestas sobre cuál debería ser el nuevo marco fiscal aún no están claras.

La mayoría de los economistas coinciden en la necesidad de revisar las normas fiscales. Pero la incertidumbre sobre la estabilidad de las cuentas públicas en el futuro preocupa al mercado financiero.

PUBLICIDAD

“Tenemos gastos que no se pueden acomodar dentro del techo, y lo que el próximo gobierno pondrá dentro del techo es una incógnita para ambas partes (Lula o Bolsonaro). Hay espacio para el populismo en ambos casos”, afirmó Tatiana Nogueira, de XP.

¿Tregua de la inflación?

Si por un lado la desaceleración de la economía es un reto, por otro la inflación debería dar una tregua en el primer año del nuevo gobierno. El aumento de precios ha sido el principal dolor de cabeza en los dos últimos años del gobierno de Bolsonaro.

Tras alcanzar un máximo del 12,13% en abril, el IPC acumulado en 12 meses fue del 8,73% en agosto y cerrará el año por debajo del 6%, según las previsiones del mercado. Para 2023, se espera una inflación del 5%, es decir, más controlada, pero aún por encima del techo objetivo del Banco Central (4,75%).

La reducción tiene que ver con los recortes fiscales promovidos por el gobierno en materia de combustibles, electricidad y telecomunicaciones, pero también han contribuido otros factores.

Uno de ellos es la caída del precio internacional del petróleo, que ha provocado sucesivos recortes en los precios de los combustibles por parte de Petrobras. El otro es una reducción de las cotizaciones de productos básicos como la soja, el maíz y el trigo, tras un pico en el primer semestre.

Tanto en el caso de los alimentos como en el del petróleo, la caída está relacionada con la perspectiva de una desaceleración de la economía mundial. Además, los precios de los fletes marítimos han bajado en los últimos meses, lo que también alivia los costos del sector y reduce la presión para el aumento de los precios.

Desempleo y salarios

La mejora de la trayectoria de la inflación es bienvenida, pero los altos precios de los últimos años han tenido un efecto negativo en el poder adquisitivo de las familias, que suele tardar en recuperarse.

Incluso con la fuerte caída de la tasa de desempleo, que pasó del 14,9% en marzo de 2021 al 8,9% en el trimestre finalizado en agosto -la más baja desde julio de 2015-, la renta media por trabajador (actualmente en 2.713 reales) está en el nivel más bajo desde 2013.

Estimular la generación de empleos de mayor calidad es, por tanto, uno de los retos del próximo presidente para mejorar el poder adquisitivo y los ingresos de la población. Actualmente, de los 99 millones de brasileños con empleo, 39,3 millones (39,7%) trabajan de manera informal.

Lea esta historia en portugués.

PUBLICIDAD