Chile

La volatilidad lleva a la deuda soberana de Chile a nuevas profundidades

“Chile solía ser sinónimo de estabilidad y seguridad, pero ahora eso es un recuerdo lejano”, dijo Mario Castro, estratega de renta fija del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA

Cables de cobre
Por Eduardo Thomson, María Elena Vizcaino y Valentina Fuentes
11 de octubre, 2022 | 09:24 AM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — La volatilidad experimentada en los últimos meses de operaciones por los activos chilenos, a la par con sus pares de mercados emergentes más inestables, están borrando los últimos rastros de la reputación del país como la Suiza de América Latina.

La volatilidad del peso es la más alta del mundo después del rublo ruso, mientras que las tasas swap locales han oscilado a un ritmo casi sin precedentes. Esa imprevisibilidad ha empujado a muchos inversionistas al margen y la deuda soberana en dólares de la nación ahora se cotiza a niveles similares a la de Filipinas, cuya calificación se sitúa dos niveles por debajo de la de Chile.

La caída en desgracia de Chile se veía venir hace mucho tiempo. Comenzó incluso antes de la crisis social que hace tres años paralizó gran parte del país y conmocionó a los inversionistas arrullados con una sensación de seguridad por tres décadas de crecimiento constante y baja inflación. Ahora, parece que no hay remedio para el declive. Incluso, el rechazo en un plebiscito a una propuesta de Constitución que muchos habían advertido que socavaría la inversión y el crecimiento solo anunció nuevas caídas el mes pasado.

PUBLICIDAD

Chile solía ser sinónimo de estabilidad y seguridad, pero ahora eso es un recuerdo lejano”, dijo Mario Castro, estratega de renta fija del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA en Nueva York. “Ha habido un cambio estructural en Chile, que implica un deterioro institucional y un giro hacia un Estado de bienestar que aumentará la presión fiscal”.

La volatilidad ha alcanzado nuevos máximos recientemente, ya que las monedas de los mercados emergentes se vieron afectadas por la fortaleza del dólar en un momento en que Chile lucha por financiar uno de los déficits de cuenta corriente más altos del mundo. Eso llevó al peso a mínimos históricos en julio y provocó el mayor programa de intervención en la historia del banco central.

Calificación crediticia A

Todo solía ser tan diferente. En 2017, Chile obtuvo la calificación AA- de S&P Global Inc., a la par de los favoritos del mercado, como Taiwán y la República Checa. Luego, un creciente déficit fiscal condujo a una rebaja a A+ ese año, seguida de otro recorte a A en 2020.

PUBLICIDAD

Ahora, incluso esa calificación parece halagar a Chile, cuando su deuda en dólares se cotiza a rendimientos similares a los de países con una calificación BBB como Filipinas, y muy por encima de Arabia Saudita, con una calificación similar, según datos compilados por Bloomberg.

No title provideddfd

“Hay presiones a la baja” en la calificación de Chile, dijo Valerie Ho, gerente de cartera de Doubleline Group LP en Los Ángeles. “Las vulnerabilidades de Chile son una perspectiva de crecimiento más débil, la incertidumbre sobre la política futura en el sector minero y los planes de gasto”.

En declive

Lo que realmente sacudió a Chile y a los mercados de su letargo de 30 años fueron los disturbios observados en octubre de 2019, que llevaron al Ejército nuevamente a las calles y vieron al entonces presidente casi asediado en el palacio de La Moneda. Nada ha sido igual desde entonces.

Se han cuestionado las políticas favorables al mercado que han caracterizado al país desde la década de 1980, así como los partidos que han dominado la política desde el final de la dictadura de Augusto Pinochet en 1990.

Ahora, el presidente Gabriel Boric encabeza el Gobierno más izquierdista de Chile en medio siglo, impulsando un cambio constitucional, mientras busca aumentar los impuestos a la industria minera, mejorar los derechos laborales y rediseñar un sistema de pensiones basado en los ahorros personales. Todo eso en el marco de un crecimiento estancado, la inflación más acelerada en tres décadas y un déficit en cuenta corriente vertiginoso.

Queda esperanza

No obstante, una rebaja de calificación no es inevitable.

PUBLICIDAD

La brecha de cuenta corriente de Chile se reducirá drásticamente el próximo año a medida que la economía se contraiga, mientras que la inflación se desacelera. Al mismo tiempo, muchos esperan que mejore el precio del cobre, que representa aproximadamente la mitad de las exportaciones, mientras que la producción del metal debería aumentar.

Además, Chile ya es uno de los pocos países del mundo que se espera que presente un presupuesto casi equilibrado este año.

Chile mejorará con el tiempo y se parecerá más a lo que era antes”, dijo Andrés Abadia, economista de Pantheon Economics. “Sin embargo, volver a ser un refugio seguro en América Latina dependerá de cómo se mantengan las reglas del juego en la nueva Constitución”.

PUBLICIDAD

Pero por ahora, los inversionistas están teniendo dificultades para entender todos los cambios. El rendimiento de los swaps de tasas de interés peso-Cámara a 5 años, uno de los más líquidos del mercado, se ha movido 14 puntos básicos diarios en promedio este año. Eso se compara con un promedio de aproximadamente 6 puntos básicos en 2020 y poco más de 4 en 2018.

Es lo mismo con la moneda. La volatilidad de 30 días del peso ha superado la del real brasileño y el peso colombiano.

PUBLICIDAD
Volatilidad a 30 días de CLP frente a COP y BRLdfd

“Durante muchos años, la inflación básicamente no estaba en ninguna parte y las tasas no se movían”, dijo Carlos Fernández-Aller, jefe global de FX y operaciones macro de mercados emergentes en Bank of America. “Una fluctuación de cinco puntos básicos en Chile fue un gran problema. Ahora es una historia completamente diferente”.

Lea más en Bloomberg.com.

PUBLICIDAD