Bloomberg Green

Escasos flujos de inversión en mercados emergentes apuntan a catástrofe climática

A menos que los mercados emergentes logren destinar mucho más dinero para destinar a la energía limpia, el mundo tiene pocas posibilidades de limitar las temperaturas a 1,5C

Una mina de exploración mineral cerca de Sao Felix do Xingu, estado de Pará, Brasil, el lunes 4 de octubre de 2021.
Por Alastair Marsh
05 de noviembre, 2022 | 08:19 AM

Bloomberg — De acuerdo con un nuevo informe de BloombergNEF, la inversión en energía limpia en los mercados emergentes es menos de una décima parte de lo que se necesita para mantener el mundo en el camino de limitar el calentamiento global a 1,5C.

Si bien las economías en desarrollo son responsables de casi la mitad de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y de más de un tercio de las emisiones relacionadas con la energía, el volumen de capital invertido para que estos países pasen a utilizar fuentes de energía con menos emisiones de carbono “es insuficiente dada la magnitud del desafío climático”, afirma BNEF en un informe. La Agencia Internacional de la Energía estima que las economías emergentes necesitarán un billón de dólares más de inversión al año para lograr sistemas de energía de cero neto, pero sólo US$67.000 millones se destinaron a las economías emergentes el año pasado, según los datos de BNEF.

El nuevo informe, encargado por la Glasgow Financial Alliance for Net Zero para apoyar sus esfuerzos por alinear el sector financiero con los objetivos de neutralidad de carbono, muestra que la cantidad de proyectos de energía limpia en desarrollo se ha reducido y la brecha de inversión entre las economías desarrolladas y las que están en vías de desarrollo se ha ampliado. La inversión extranjera directa en energías renovables en las economías en desarrollo se hundió en 2021 hasta alcanzar el nivel más bajo de los últimos cuatro años.

PUBLICIDAD

Según BNEF, la inversión mundial en tecnologías energéticas con bajas emisiones de carbono ascendió a US$785.000 millones el año pasado, un 24% más que en 2020, pero el crecimiento se limitó casi exclusivamente a las naciones más ricas. La inversión en la transición energética en las economías emergentes también está sesgada hacia un puñado de actores. En 2021, India, Brasil y Vietnam estaban entre los diez países que atrajeron US$50.400 millones, o el 76% del total de los mercados emergentes.

Los resultados ponen de manifiesto la magnitud del desafío para los líderes mundiales que se reunirán en Egipto la próxima semana para la cumbre anual de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. Uno de los temas clave del evento de este año, conocido como COP27, será cómo conseguir que las naciones ricas, responsables de la gran mayoría de las emisiones que calientan el planeta, se comprometan a aportar más fondos para ayudar a las naciones en desarrollo a adaptarse.

“El ritmo al que se está desplegando la financiación para el clima en los mercados emergentes y las economías en desarrollo sigue siendo incompatible con el mantenimiento del calentamiento global en una trayectoria que no supere los 1,5 grados centígrados”, afirmó el BNEF.

PUBLICIDAD

En un informe separado, el GFANZ afirmó que para lograr el nivel cero de emisiones netas “se requiere una transición verdaderamente global y de toda la economía”, ya que la descarbonización de las economías en desarrollo es fundamental para alcanzar los objetivos climáticos mundiales. Aumentar las inversiones en energías renovables a la escala necesaria requerirá el desarrollo de “mecanismos de distribución de riesgos del sector público para la financiación combinada” y el crecimiento de los mercados voluntarios de carbono de alta integridad para movilizar más capital privado, dijo GFANZ.

La alianza, que cuenta ya con 550 miembros, desde bancos hasta aseguradoras y agencias de calificación, dio a conocer el martes una serie de publicaciones “en apoyo de los esfuerzos del sector financiero para convertir el compromiso de cero emisiones en decisiones financieras y apoyar la transición ordenada de la economía mundial a cero emisiones”. Los documentos incluyen la orientación más clara hasta ahora sobre cómo las empresas financieras pueden cumplir su compromiso de alcanzar las emisiones netas cero para 2050.

“El GFANZ debe insistir en que sus alianzas miembros incorporen muchas de las recomendaciones de este informe en sus directrices y debe nombrar y avergonzar a las que se nieguen a hacerlo”, dijo Paddy McCully, analista senior de Reclaim Finance, una organización sin ánimo de lucro.

Un plan de transición de una institución financiera debería incluir la financiación de las denominadas soluciones climáticas, como el hidrógeno verde o los proyectos de agricultura regenerativa, dijo el GFANZ. También debería prever la financiación de empresas que ya están alineadas con los objetivos de temperatura del Acuerdo de París, así como de aquellas que no lo están, siempre que se comprometan a alcanzar las emisiones netas cero. Y debería incluir la financiación de la reducción de activos de alta emisión, como las plantas de carbón.

Las empresas que adopten estas medidas dispondrán de una “lente para entender cómo los activos, las actividades o los clientes pueden estar alineados con la transición y, por tanto, ayudar a formar la base de una estrategia de transición que pueda integrarse en toda la organización”, dijo GFANZ.

Después de haber convencido a muchas de las principales empresas de inversión, seguros y banca para que se comprometan a alcanzar el nivel cero, Mark Carney, exgobernador del Banco de Inglaterra y principal artífice del GFANZ, ha dicho que el siguiente paso para estas empresas es “hacer operativas” sus promesas de carbono cero. Un compromiso de cero emisiones es “un primer paso fuerte hacia la descarbonización”, pero para avanzar a partir de ahí “se necesitan planes claros y creíbles de cero emisiones”, dijo el martes la vicepresidenta del GFANZ, Mary Schapiro, en un comunicado.

PUBLICIDAD

Carney y Michael R. Bloomberg, fundador de la empresa matriz de Bloomberg News, Bloomberg LP, son los copresidentes del GFANZ. Schapiro es también vicepresidenta de política pública mundial de Bloomberg LP.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD