Bloomberg Green

COP27 cierra con avance en la compensación climática y otras siete conclusiones

Con evidente cansancio y al último momento se alcanzó un acuerdo para el histórico Fondo de Daños Climáticos

Los negociadores del clima en Egipto salieron del abismo y alcanzaron un acuerdo histórico que restablece la relación entre los países ricos y los pobres.
Por Akshat Rathi y Laura Millan Lombrana
20 de noviembre, 2022 | 04:23 PM

Bloomberg — El acuerdo incluía una disposición histórica para crear un fondo que ayude a los países más pobres a hacer frente a los daños causados por el cambio climático, y ese resultado fue lógicamente celebrado por las naciones en primera línea de un mundo que se calienta.

“Se ha cumplido una misión que llevaba 30 años preparándose”, dijo Molwyn Joseph, ministro de Antigua y Barbuda y presidente del grupo de pequeñas naciones insulares AOSIS.

Pero más allá de las pérdidas y los daños -término del mundo de la COP para pagar por las catástrofes climáticas- el acuerdo final fue una clara decepción para los que querían aumentar las ambiciones del acuerdo de Glasgow del año pasado.

PUBLICIDAD

La declaración no incluía el compromiso de ampliar la reducción progresiva de las emisiones de carbón para cubrir todos los combustibles fósiles, y no había ninguna referencia a que las emisiones globales de gases de efecto invernadero alcanzaran su punto máximo en 2025.

El final del juego fue claramente duro para el jefe de la Comisión Europea para el clima, Frans Timmermans, que había tomado el protagonismo en la cumbre, proponiendo un gran acuerdo sobre pérdidas y daños a cambio de una mayor ambición de emisiones y luego amenazando con un abandono tardío de la Unión Europea.

Al final, la UE y sus aliados tuvieron que conformarse con algunos cambios técnicos en el llamado programa de trabajo sobre mitigación. Ahora que los libros se han cerrado en la COP27, aquí hay un vistazo a ocho conclusiones clave de dos semanas de conversaciones sobre el clima en las que participaron casi 200 países.

PUBLICIDAD

1. Un nuevo fondo para pérdidas y daños

El cambio climático provoca desigualdades y las agrava. Los países ricos obtuvieron su riqueza de los combustibles fósiles, dejando a los países pobres que no se han beneficiado de esas emisiones con enormes facturas por los impactos climáticos resultantes. Tras décadas de llamamientos para compensar a las víctimas del clima en el mundo en desarrollo, la COP27 finalmente produjo un acuerdo para crear un fondo que abordara las pérdidas y los daños.

Pero este avance viene acompañado de enormes interrogantes. En Sharm El-Sheikh no se comprometió ninguna cantidad de dinero, y las reglas de funcionamiento del fondo se dejaron para la COP28 del próximo año en los Emiratos Árabes Unidos. Henry Kokofu, político ghanés y director del Foro de Vulnerables Climáticos, advirtió que sin más medidas concretas se corre el riesgo de crear simplemente “una cuenta bancaria vacía”.

2. Posibles cambios en los prestamistas multilaterales

Por primera vez, una reunión de la COP incluyó un llamamiento a reformar la arquitectura financiera mundial para que se ajuste mejor a los objetivos climáticos. La idea es modificar los mandatos de los bancos multilaterales de desarrollo, como el Banco Mundial, y de las instituciones financieras internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, para garantizar que fluya una mayor financiación a los proyectos de transición energética y a los esfuerzos de adaptación a un planeta que se calienta.

“Ha llegado el momento”, dijo Laurence Tubiana, directora general de la Fundación Europea del Clima. “Los impactos climáticos empiezan a entenderse como un riesgo macroeconómico”.

3. La lucha por el fondo

La cuestión que retrasó las negociaciones e hizo de la COP27 la segunda cumbre climática más larga de la ONU fue el “programa de trabajo de mitigación”. La idea es garantizar que los países establezcan objetivos, planes y métricas claras para reducir las emisiones al ritmo necesario para cumplir los objetivos climáticos. Hasta ahora, los compromisos no han seguido la misma norma, ya que los países utilizan diferentes criterios y bases de referencia para sus objetivos. Sin un sistema común, esas promesas pueden no convertirse en reducciones reales de las emisiones.

Los países más avanzados en materia de clima querían llevar el programa hasta 2030. Pero la oposición de los rezagados condujo a un compromiso de ejecutarlo hasta 2026, con la posibilidad de ampliarlo. Si el programa tiene éxito, podría tener implicaciones más fuertes que el simple hecho de que los países acepten las declaraciones políticas de eliminar todos los combustibles fósiles.

PUBLICIDAD

4. Reglas débiles para los mercados de carbono

Los países acordaron en la COP26 crear las reglas que permitirían a las naciones comerciar con créditos de carbono. Esto significa que Noruega, por ejemplo, podría pagar para preservar los bosques indonesios y, a cambio, eliminar las emisiones del registro de carbono noruego. En la COP27, los negociadores esbozaron un marco más detallado sobre el funcionamiento de ese mercado de carbono, que incluye la posibilidad de que las empresas compren créditos a los gobiernos.

Pero los expertos advirtieron que las normas aún no son lo suficientemente estrictas. “El espíritu del mercado de carbono de Glasgow se ha convertido en el fantasma de las compensaciones de Sharm El-Sheikh, que corre el riesgo de acechar la acción climática efectiva en los próximos años”, dijo Sam Van den plas, director de políticas de Carbon Market Watch.

5. El objetivo de 1,5C sigue en grave peligro

A pesar de los intentos de grandes potencias como EE.UU., India y la Unión Europea, el acuerdo de Sharm El-Sheikh no logró aumentar las ambiciones de reducción de emisiones. Esto podría significar que el mundo no alcance el objetivo de 1,5 grados centígrados de calentamiento consagrado en el Acuerdo de París de 2015. Los llamamientos a la eliminación progresiva de todos los combustibles fósiles (no sólo el carbón) y a alcanzar el máximo de emisiones mundiales en 2025 (es probable que ocurra de todos modos, según la Agencia Internacional de la Energía) fueron rechazados por muchas naciones que exportan petróleo.

PUBLICIDAD

Aunque la reducción progresiva de todos los combustibles fósiles no se incluyó en el texto final, la idea, que ni siquiera se había planteado antes de la cumbre, cobró impulso. Según Timmermans, hasta 80 países la apoyan ahora, y se espera que la UE y otros países ejerzan presión sobre el tema durante el próximo año.

Mientras el mundo se enfrenta a una crisis energética y los altos precios de los combustibles fósiles llenan las arcas de los principales productores, la influencia política de las potencias del carbono se puso de manifiesto en la COP27. Annalena Baerbock, ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, expresó su frustración por “las trabas impuestas por una serie de grandes emisores y productores de petróleo”. Es probable que esa lucha se endurezca cuando la COP28 se dirija a los Emiratos Árabes Unidos, un gigante del petróleo y el gas.

PUBLICIDAD

6. Descongelación de las relaciones entre Estados Unidos y China

Estados Unidos y China volvieron a trabajar juntos en materia de clima en la COP27. El enviado estadounidense para el clima, John Kerry, y su homólogo, Xie Zhenhua, dijeron el sábado que habían reanudado la cooperación formal, que se había suspendido tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán a principios de este año.

7. Continúa el impulso del metano

Más países firmaron el compromiso sobre el metano lanzado en Glasgow el año pasado. Ya son 150 las naciones que se han comprometido a reducir las emisiones de este gas de efecto invernadero en un 30% para el final de la década. Incluso China ha dicho que ha elaborado un proyecto de plan para frenar las emisiones de metano, aunque no ha llegado a unirse al compromiso mundial.

8. Mostrando algo de dinero

Un tema constante de estas conversaciones ha sido “muéstrame el dinero” -o la financiación del clima- para los países en desarrollo, y en las últimas semanas se han producido algunos avances reales en la financiación de transiciones energéticas más limpias. Durante la COP27 se anunciaron dos nuevos acuerdos de financiación de la Asociación para la Transición Energética Justa, que alejan a Vietnam e Indonesia de la energía del carbón. Sudáfrica también obtuvo el visto bueno final de sus donantes para su propio plan JETP de US$8.500 millones, e Indonesia se dispone a elaborar un acuerdo aún mayor de US$20.000 millones para abandonar el carbón.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD