Lula pone a prueba a los mercados con un exalcalde de izquierda dirigiendo Finanzas

El presidente electo también entregó el ministerio de Defensa a José Mucio Monteiro, un experimentado político de su gabinete anterior

Fernando Haddad (izquierda) y Luiz Inácio Lula da Silva levantan la mano durante un mitin de campaña en São Paulo el 20 de agosto.Fotógrafo: Víctor Moriyama/Bloomberg
Por Daniel Carvalho y Simone Preissler Iglesias
09 de diciembre, 2022 | 09:25 AM

Bloomberg — El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, eligió al exalcalde de São Paulo, Fernando Haddad, para que esté al frente de la economía del país en una señal de que su Partido de los Trabajadores de izquierda tendrá una gran influencia en las decisiones gubernamentales más cruciales.

VER +
Inflación en Brasil sube menos de lo previsto en noviembre

Haddad, un leal integrante del partido de 59 años, fue anunciado por Lula como ministro de Economía este viernes junto con algunos otros miembros del gabinete, luego de semanas de especulaciones sobre quién asumiría el cargo más poderoso y desafiante de la Administración. Una de sus misiones clave será negociar propuestas que han generado fricciones con el Congreso, incluida una revisión del sistema tributario y nuevas leyes de gastos que deben abordar las crecientes demandas sociales sin dañar la credibilidad fiscal.

El presidente electo también entregó el ministerio de Defensa a José Mucio Monteiro, un experimentado político que se desempeñó como jefe de Relaciones Institucionales en el gabinete anterior de Lula y que ahora tiene la delicada tarea de tender puentes entre el líder de izquierda y los militares.

El exgobernador de Maranhao Flavio Dino, fue designado como ministro de Justicia, entre otros.

PUBLICIDAD

Los retos de Haddad

Haddad, que empezó su carrera como analista de inversiones antes de dedicarse a la función pública, no tiene experiencia en negociaciones económicas importantes y tendrá que convencer a los inversores de que es la persona adecuada para el puesto. Muchos esperaban que el puesto recayera en un economista más alineado con el grupo centrista del Vicepresidente electo Geraldo Alckmin.

La alianza con Alckmin, que aportó economistas liberales como Persio Arida y André Lara Resende a la campaña de Lula y a su gobierno de transición, fue vista por los inversores como la mayor señal de que la administración entrante adoptaría las políticas económicas favorables a las empresas patrocinadas por los miembros más moderados de la coalición ganadora.

Durante la campaña, Haddad declaró a Bloomberg News que Brasil necesita urgentemente recuperar la confianza de los inversores mediante un “choque de credibilidad”, y describió a Lula como el líder adecuado para llevar a cabo esa misión.

PUBLICIDAD

En un acto organizado por la federación bancaria brasileña el 25 de noviembre, criticó el principal anclaje fiscal del país. El llamado techo de gasto, que limita el crecimiento del gasto público a la tasa de inflación, hizo poco para detener el deterioro de la calidad del presupuesto público, dijo.

El discurso, considerado como una primera prueba de su capacidad de comunicación con los mercados financieros, no tuvo mucho éxito: Las acciones y la moneda ampliaron las pérdidas, ya que los inversores temían que sus comentarios fueran demasiado vagos, dejando preguntas sin respuesta sobre el plan de Lula para equilibrar el presupuesto.

Sucesor natural

Haddad fue ministro de Educación de Lula y de su sucesora, Dilma Rousseff, antes de convertirse en alcalde en 2012. Lula le pidió que se presentara a las elecciones presidenciales de 2018, cuando el líder izquierdista estaba en la cárcel y no podía competir. Luego perdió ante el presidente Jair Bolsonaro. Este año, se presentó a la gobernación del estado de Sao Paulo, siendo derrotado por un candidato apoyado por Bolsonaro.

Su lealtad a Lula en tiempos difíciles aumentó su reputación dentro del Partido de los Trabajadores y muchos lo ven ahora como el sucesor natural del líder de 77 años.

Haddad tiene un máster en Economía y un doctorado en Filosofía por la Universidad de São Paulo. También es profesor de ciencias políticas y consultor de un instituto de investigación económica.

Lea más en www.bloomberg.com