Quiebra de FTX puede suponer la devolución de US$73 millones en donaciones políticas

Hace apenas un par de meses, Bankman-Fried, un joven de 30 años fundador de la criptobolsa, había prometido donar hasta US$1.000 millones para las elecciones presidenciales del año 2024

Sam Bankman-Fried Fotógrafo: Lam Yik/Bloomberg
Por Laura Davison - Bill Allison - Allyson Versprille
12 de diciembre, 2022 | 06:00 PM

Bloomberg — Como mínimo, unos US$73 millones de donaciones a políticos relacionadas con FTX, de Sam Bankman-Fried, estarían en riesgo de ser retiradas cuando los abogados especializados en quiebras examinen los remanentes de su imperio de cripto en busca de fondos para reembolsar a los acreedores.

Las cuantiosas donaciones del fundador de FTX y dos de sus principales colaboradores, Ryan Salame y Nishad Singh, incluían más de US$6 millones a un comité de acción política de los demócratas de la Cámara de Representantes, US$3,5 millones al Fondo de Liderazgo del Partido Republicano en el Senado y US$3 millones a un fondo que apoya a los demócratas en el Senado estadounidense.

El breve, pero fuerte flirteo de Washington con los donadores de FTX, mientras los ejecutivos de las criptodivisas buscaban ejercer cierta influencia sobre la normativa del sector, puede resultar estrepitosamente contraproducente y perjudicar la reputación de políticos que se favorecieron con grandes donaciones, al tiempo que ciertos usuarios de la bolsa FTX se exponen a perder sus ahorros de toda su vida. Los criptomillonarios, que contribuyeron con millones a la campaña electoral, lograron persuadir a muchos diputados de que el naciente sector precisaba de un régimen regulatorio menos estricto para fomentar la innovación, pero ahora el hundimiento de FTX lo ha puesto en entredicho.

VER +
Desplome de FTX sigue hundiendo al bitcoin: temor al contagio pesa en los inversores

Se trata de una más de las secuelas de la caída de FTX. Hace apenas un par de meses, Bankman-Fried, un joven de 30 años fundador de la criptobolsa, había prometido donar hasta US$1.000 millones para las elecciones presidenciales del año 2024 y era considerado por sus simpatizantes como el sucesor de George Soros. Por su parte, Salame había estado haciendo donativos a los republicanos, prácticamente al unísono que Steve Schwarzman y Peter Thiel. “En esto no hay nadie que salga bien parado”, señaló David Primo, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Rochester. “FTX era una entidad con una base de donaciones muy amplia”.

PUBLICIDAD

Si bien existe un precedente de obligar a las entidades políticas a devolver las contribuciones en casos de fraude, las perspectivas de recuperación no están claras en el caso de FTX. Recuperar los fondos de la campaña como parte del proceso de quiebra es un proceso largo y complicado, y el alcance de los fondos totales elegibles para la recuperación depende de una miríada de leyes federales y estatales. También está sujeto al juicio de los abogados de bancarrota sobre qué dinero, que puede haber sido gastado durante mucho tiempo para cuando los fideicomisarios de FTX intenten buscarlo, vale la pena el esfuerzo.

Bankman-Fried se enfrenta a un escrutinio adicional por decir recientemente que donó por igual a republicanos y demócratas, pero financió a conservadores a través de grupos de “dinero oscuro” que no identifican a los donantes. El reclamo es casi imposible de verificar, a menos que los destinatarios voluntariamente revelen que recibieron dinero de él.

Lo que queda claro de los registros públicos es que los donantes vinculados a FTX le dieron al Senador Mitch McConnell y al Representante Kevin McCarthy, los principales republicanos en la Cámara y el Senado. Le dieron a Hakeem Jeffries, ahora el líder demócrata en la Cámara, y Dick Durbin, miembro del liderazgo demócrata del Senado, en total repartiendo US$73 millones en carreras federales. Jeffries y Durbin han dicho que donaron el dinero que FTX entregó a sus campañas a organizaciones benéficas.

PUBLICIDAD

Aparte de eso, Bankman-Fried también donó a los comités estatales. La campaña para gobernador del demócrata de Texas, Beto O’Rourke, dijo que devolvió una donación de US$1 millón el 4 de noviembre, una semana antes de que FTX se declarara en bancarrota. Bankman-Fried también entregó US$850,000 al PAC (por sus siglas en inglés. Comité de acción política) no federal de Emily’s List (La lista de Emily), que ayuda a los candidatos estatales y locales.

Caroline Ellison, ex directora ejecutiva de Alameda Research, la empresa comercial hermana de FTX con sede en Hong Kong, no hizo ninguna donación a nivel federal en el ciclo de 2022.

Donaciones de FTXdfd
VER +
Equipo de quiebras de FTX se habría reunido con fiscales de EEUU

Un factor clave para el alcance de cualquier intento de recuperar las donaciones es si el tribunal determina que hubo fraude o intención fraudulenta involucrada en el colapso de FTX, según Ilan Nieuchowicz, litigante del bufete de abogados Carlton Fields. Si es así, casi todas las donaciones vinculadas a FTX podrían ser un objetivo para la recuperación; de lo contrario, solo las donaciones realizadas dentro de los 90 días posteriores a la insolvencia de la empresa, un total de aproximadamente US$8.1 millones, podrían estar sujetas a recuperación.

Algunos destinatarios de la generosidad están tratando de adelantarse al problema moviéndose de manera proactiva para entregar donaciones.

Debbie Stabenow, una demócrata de Michigan que recibió US$20,800 de Bankman-Fried, dice que planea donar el dinero a una organización benéfica en su estado. El Senador John Hoeven, un republicano de Dakota del Norte, donó los US$11,600 que recibió de Bankman-Fried y Salame al Ejército de Salvación.

Dar donaciones a organizaciones benéficas en lugar de devolverlas a FTX es preferible para muchos legisladores porque les puede ganar puntos con sus comunidades locales, según Ann Ravel, expresidenta de la Comisión Federal de Elecciones. “Los hace lucir mejor”, dijo.

Donaciones políticasdfd

Los políticos que donan una cantidad igual de dinero a una organización benéfica no extinguen los reclamos de las víctimas de fraude. El síndico de la quiebra aún podría solicitar que se devuelvan las donaciones realizadas por los donantes de FTX si los tribunales determinan que Bankman-Fried y otros ejecutivos de FTX cometieron fraude.

PUBLICIDAD

El dinero que FTX y sus principales ejecutivos entregaron directamente a candidatos individuales para cargos federales solo asciende a miles debido a los límites de las contribuciones, cantidades demasiado pequeñas para que valga la pena demandarlas para recuperarlas. Pero las grandes donaciones a los súper PAC establecidos, en su mayoría las grandes operaciones de recaudación de fondos para los demócratas y republicanos del Congreso, son un objetivo más atractivo.

De los US$73 millones de las entidades corporativas de Bankman-Fried, Salame, Singh y FTX donadas, US$45,5 millones, o el 63 % de ese total, se destinaron a sus propios super-PAC personales, incluidos Protect Our Future (Protege nustro futuro) de Bankman-Fried y American Dream Federal Action (Acción federal del sueño americano) de Salame. Salame respaldó a los republicanos, mientras que Bankman-Fried y Nishad apoyaron en gran medida a los demócratas.

La mayor parte del dinero de esas entidades ya se ha gastado, pagado a una larga lista de proveedores para apoyar a varios buscadores de oficinas. El PAC de Bankman-Fried solo tenía US$384,588 en efectivo a fines de noviembre, la última vez que se le solicitó a la entidad que informara públicamente sus finanzas.

Pero hay US$26,6 millones de contribuciones vinculadas a FTX que se destinaron directamente a otros grandes super PAC, incluidos los alineados con el liderazgo de la Cámara y el Senado de ambos partidos.

PUBLICIDAD

Esos grupos son los objetivos más fáciles y los más vulnerables para recuperar los fondos. Todavía tienen mucho dinero disponible y seguirán existiendo, a diferencia de algunos PAC controlados por candidatos únicos o individuos que pueden cerrar en cualquier momento. Estas entidades también recibirán millones de dólares adicionales antes de las carreras de 2024.

VER +
La criptoescena de Miami se divierte en Art Basel como si FTX nunca hubiera existido

Es poco probable que esos destinatarios devuelvan voluntariamente los fondos. A diferencia de los políticos, que podrían ser atacados por quedarse con las contribuciones de un donante deshonrado, los super-PAC enfrentan poca presión política, según Charles Spies, quien practica derecho político en Dickinson Wright.

PUBLICIDAD

“Es mucho más fácil devolver una contribución simbólica de US$1,000 de lo que es US$1 millón para un súper PAC”, dijo Spies en una entrevista.

Los representantes del PAC de la mayoría de la Cámara, el Fondo de Liderazgo del Senado, el PAC de GMI, McConnell y McCarthy no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Los administradores de quiebras ya han recuperado anteriormente aportaciones a campañas electorales. En 2011, un juez de distrito ordenó a cinco comités de partidos, entre ellos el Comité Nacional Demócrata y su homólogo republicano, que devolvieran donaciones por un total de US$1,6 millones que habían recibido entre 2000 y 2008 de Allen Stanford, uno de sus principales asociados y su Stanford Financial Group, que formaba parte de un esquema Ponzi que operó hasta su colapso en 2009.

PUBLICIDAD

Aunque los comités del partido no sabían que el dinero donado era parte del producto de un fraude criminal, se les ordenó no solo reembolsar las contribuciones, sino también pagar intereses y los honorarios legales del síndico de la quiebra. Docenas de comités de campaña y comités de acción política que recibieron donaciones menores recibieron cartas solicitando la devolución del dinero. De esos, 43 entregaron donaciones por un total de US$162,250 mientras que 39 se quedaron con US$117,700, según una divulgación del fideicomisario.

“Con contribuciones de millones, el fideicomisario tiene que buscarlo”, dijo Kevin Sadler, abogado de BakerBotts LLP. Demandó a los comités del partido en nombre de las víctimas de Stanford.

Es probable que buscar las donaciones políticas sea una de las etapas finales del caso de quiebra de FTX, dijo Joseph Acosta, socio de quiebras del bufete de abogados Dorsey & Whitney LLP. Podría pasar años debido a lo incompletos que están los libros y registros de la empresa, dijo.

Lea más en Bloomberg.com