Brasil en español

7 negocios que podrían recibir impulso en el gobierno de Lula

El nuevo gobierno brasileño se enfrentará al reto de evitar la recesión; estímulo a sectores como el petróleo, las energías renovables y la construcción civil deberían favorecer a las empresas del sector

El gobierno de Lula podrá abandonar los planes de privatización del puerto de Santos, el principal del país en movimiento de mercancías
07 de enero, 2023 | 01:27 PM

Lea esta historia en

Portugués

Bloomberg Línea — Nuevo año, nuevo gobierno, nuevos negocios. El entorno empresarial brasileño inicia un nuevo ciclo en 2023 con expectativas de cambios en las reglas del escenario regulatorio, un giro desarrollista y una menor disciplina fiscal en el sector público, con el riesgo de aumentos de impuestos y una mayor vigilancia por parte de las autoridades e interferencia en los planes de expansión de las empresas estatales.

Sectores estratégicos como el petróleo, la energía, la minería, la construcción civil, el agronegocio, la infraestructura y las finanzas, deberían aquellos que reciban más atención en el gobierno de Lula, según los analistas consultados por Bloomberg Línea.

A partir de febrero, con la renovación del Congreso Nacional y la toma de posesión de los nuevos parlamentarios, los grupos de cabildeo deberán movilizarse para influir en la agenda legislativa, que probablemente esté dominada por debates como la reforma fiscal.

PUBLICIDAD

El paquete de expansión fiscal de 170.000 millones (US$ 32.300 millones) por año para aumentar el gasto social, que Lula logró convencer al Congreso de aprobar, resultó mayor de lo esperado, con posibles repercusiones para la sostenibilidad de la deuda”, evaluó el equipo de estrategas de BTG Pactual (BPAC11) en un informe sobre sus expectativas para enero.

“Para evitar un mayor deterioro del riesgo país y una peor combinación de crecimiento/inflación, es posible que el nuevo gobierno tenga que crear medidas compensatorias (¿subidas de impuestos?) para financiar más gasto”, analizaron.

El escenario macroeconómico local, caracterizado por elevadas tasas de interés y una inflación aún preocupante, también debe evolucionar siguiendo las tendencias dictadas por el exterior, principalmente por el ritmo económico de las mayores economías del mundo (EE.UU., China y Europa), debilitadas por el endurecimiento monetario para contener los precios y a la espera del fin de la guerra entre Rusia y Ucrania.

PUBLICIDAD

El perfil predominantemente político del nuevo gabinete de ministerios de Brasil genera desconfianza en el mercado.

“Las selecciones del equipo económico del nuevo gobierno causaron el miedo de una vuelta al intervencionismo estatal que caracterizó los últimos años de sus anteriores mandatos (2003-2010). Brasil necesita una reformulación de las reglas fiscales y una reforma tributaria para garantizar el crecimiento a largo plazo y la solvencia fiscal”, analiza el informe de la consultora hEDGEpoint Global Markets, especializada en mercados de materias primas, agricultura y energía.

Vea lo que los analistas esperan para siete áreas de negocio de la economía brasileña.

1. Venta de refinerías

Negocios en riesgo: venta de las refinerías de Petrobras (PETR3, PETR4) en los estados de Paraná (Repar), Rio Grande do Sul (Refap) y Pernambuco (Rnest). El nuevo gobierno debe negociar la revisión de un acuerdo firmado en 2019 con el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade), el organismo antimonopolio del país, y retirar el compromiso de privatizar ocho plantas de refino y sus respectivas infraestructuras logísticas.

Negocios en el radar: la nueva Petrobras debe buscar más oportunidades en proyectos de transición energética en tres áreas (hidrógeno, eólica marina y captura de carbono). Se esperan inversiones en proyectos para descarbonizar las operaciones de la empresa, como la electrificación de plataformas, el sistema de recuperación de gas, la eficiencia energética y la reducción de emisiones en refinerías.

Vemos buenas razones para que Petrobras se posicione en sectores ligados a la energía con menor huella de carbono”, afirma Daniel Cobucci, analista de Banco do Brasil (BBAS3), recordando dos recientes operaciones multimillonarias en este segmento (la compra de Archaea Energy, productora de biogás, por British Petroleum; y el anuncio de la adquisición de una participación de Casa dos Ventos por la francesa TotalEnergies).

PUBLICIDAD

2. Nuevas zonas para minería

Negocios en riesgo: licencias de exploración de granito, cuarcita y mármol, otorgadas durante el gobierno de Bolsonaro, que deben ser revisadas. También podrían suspenderse los proyectos mineros de extracción de oro y estaño en la Amazonia. Galvani Fertilizantes y el INB (Industrias Nucleares de Brasil) pueden tener dificultades para sacar adelante el Proyecto Santa Quitéria, que pretende explotar uranio en el estado de Ceará.

La nueva ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, defiende la misma opinión de los ecologistas preocupados por los riesgos de contaminación de la población por el elemento.

Negocios en el radar: la supervisión y el control de las presas de relaves deben ser más estrictos después del desastre ambiental de la presa de Vale (VALE3) en Brumadinho, en el estado brasileño de Minas Gerais en 2019. Las empresas exigirán más obras para reducir riesgos y cuidar el medio ambiente. Vale espera no tener ninguna presa en estado crítico de seguridad (nivel de emergencia 3) hasta el 2025.

PUBLICIDAD

3. Concesión del Puerto de Santos

Negocios en riesgo: el plan de privatización del puerto de Santos, el mayor del país, puede ser archivado. El nuevo gobernador del estado de São Paulo, Tarcísio de Freitas, se muestra dispuesto a insistir en su proyecto negociando con el presidente Lula, pero el mercado considera que, como mucho, el gobierno federal apoyaría la concesión de algunas zonas del puerto a las empresas de muelles.

Conocedor del sector portuario, el ex gobernador de São Paulo Márcio França juró el lunes como Ministro de Puertos y Aeropuertos del gobierno de Lula.

PUBLICIDAD

Negocios en el radar: el nuevo gobierno planea retomar el Programa de Aceleração de Crescimento (PAC), lanzado por Lula en 2007. Ahora, el enfoque será completar las obras de infraestructura en curso o paralizadas, atrayendo asociaciones con el sector privado. Las obras viarias, centradas en la logística del transporte, deberían impulsar la colaboración entre la nueva administración y los contratistas.

El ministro de Transportes, Renan Filho, dijo en la inauguración, realizada el martes (3), que la recuperación de la red de carreteras exigirá cerca de 100.000 millones de reales (US$ 19.000 millones) en inversiones y que los nuevos proyectos ferroviarios pueden ser implementados a través de PPPs (asociaciones público-privadas).

4. Nova Eletrobras

Negocios en riesgo: la privatización de Eletrobras, en 2022, no sería impugnada, pues aumentaría la percepción de inseguridad jurídica, pero normas como la obligación de contratar energía de centrales térmicas y pequeñas centrales hidroeléctricas (PCHs) pueden ser cuestionadas, según los analistas. La esperada privatización de Companhia Paranaense de Energia (Copel) en 2023 corre el riesgo de perder impulso.

PUBLICIDAD

Negocios en el radar: se esperan incentivos para la construcción de pequeñas centrales hidroeléctricas, solares, eólicas y de biomasa, porque el discurso del nuevo gobierno es desarrollar las fuentes de energía renovables El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES) reforzaría sus líneas de crédito, como RenovaBio, para programas de eficiencia energética para el sector productivo.

5. Mercado inmobiliario

Negocios en riesgo: Las elevadas tasas de interés de Brasil (13,75% anual) siguen frenando el aumento de la financiación inmobiliaria en el país. El mercado descarta el inicio de la bajada de tasas antes del segundo semestre de 2023. Esto significa que las empresas constructoras con dificultades financieras tendrán que suspender los lanzamientos, sin generar efectivo.

Negocios en el radar: las constructoras que atienden al público de renta media-baja, como MRV (MRVE3), una de las mayores del país, pueden beneficiarse de las medidas para combatir el déficit de vivienda prometidas por el nuevo gobierno, como la reanudación del programa Minha Casa, Minha Vida. El programa debe ganar nuevas modalidades como lotes urbanizados, alquiler social, además de incentivos fiscales para inducir la construcción o rehabilitación de edificios ociosos en los centros urbanos.

PUBLICIDAD

“Hay una señal del nuevo gobierno para reanudar el programa Minha Casa Minha Vida. Si, por un lado, las altas tasas de interés del crédito a la vivienda representan un escenario más desafiante para el mercado de renta media, por otro lado, hay una perspectiva de reanudación del mercado de viviendas de interés social, lo que puede mitigar la retracción del segmento”, dice Ana Maria Castelo, coordinadora de proyectos de construcción de FGV Ibre (Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Vargas), sobre las señales de mejora de la confianza en el sector, como indicador de la demanda esperada.

6. Créditos de bancos públicos

Negocios en riesgo: en 2022, la elevada morosidad ha llevado a los principales bancos brasileños a aumentar las provisiones para insolvencias, presionando su rentabilidad. El sector financiero prevé una ralentización del ritmo de concesión de créditos, con un análisis de riesgos más riguroso por parte de los bancos. Se espera que el aumento de los diferenciales de los préstamos compense el mercado de capitales sin dinamismo.

Negocios en el radar: los bancos públicos, como Banco do Brasil, Caixa Econômica Federal y BNDES, deberían ganar más relevancia con los planes del nuevo gobierno de evitar una recesión y fomentar principalmente las pequeñas y medianas empresas mediante tipos subsidiados. Estas instituciones financieras pueden aumentar sus equipos mediante concursos públicos y abrir nuevas sucursales.

Se esperan unas 120 convocatorias y hasta 55 mil vacantes en los más variados órganos, según Agnaldo Bastos, abogado especializado en concursos públicos. “El nuevo gobierno de Lula se centrará más en la máquina pública e invertirá más en concursos públicos federales”, afirma Bastos.

7. Exportaciones de la agroindustria

Negocios en riesgo: las actividades agrícolas y ganaderas vinculadas a los casos de deforestación, incendios y degradación ambiental se enfrentarán a una mayor inspección por parte de las autoridades federales, tal como prometió el nuevo gobierno. También podrá reforzarse el control sobre la lista de pesticidas, así como las acciones para proteger los territorios de los pueblos tradicionales, especialmente en la Amazonia.

Negocios en el radar: incentivos al desarrollo de cooperativas de productores rurales y a la agricultura familiar y sostenible figuran en el programa del nuevo gobierno. Se debe impulsar a Banco do Brasil para reforzar los desembolsos destinados a financiar el Plano Safra de cultivos, así como para ampliar los negocios de la cadena agroproductiva, simplificando los procesos, especialmente de los pequeños y medianos productores y ganaderos.

Te puede interesar

PUBLICIDAD