Actualidad

Crecen protestas salariales en Venezuela: Se unen sector salud, educación y empresas básicas

El ingreso mensual de un maestro venezolano se sitúa alrededor de US$16, lo que se traduce en una reducción de 350% en comparación con el año pasado

Trabajadores de Sidor, empresa básica venezolana, en protesta salarial este miércoles 11 de enero
27 de enero, 2023 | 04:20 PM

Caracas — El retroceso del salario en Venezuela se ha traducido en inmensas y significativas protestas a lo largo del país, en el inicio de este 2023, sumando sectores de la salud, educación y empresas básicas, que exigen un mejor ingreso mensual, sobre el que no se ha anunciado aumento desde marzo del año pasado.

Los maestros activos y jubilados encabezaron las primeras manifestaciones, al frente del Ministerio de Educación en Caracas, en La Victoria, estado Aragua, Mérida, Carabobo, Lara y Zulia el pasado lunes. La Federación Unitaria del Magisterio de Venezuela (Fetramagisterio) exigió la derogación del instructivo emanado por la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) que le ha reducido primas y beneficios salariales.

Se enfocaron además en exigirle a la administración de Nicolás Maduro una mayor inversión en el cálculo de las tablas salariales, que marcan un sueldo promedio para los educadores de US$16, lo que significa una reducción de 350% en comparación con abril del año pasado.

PUBLICIDAD

La protesta que se ha extendido durante la segunda semana de enero, se ha ido fortaleciendo con la incorporación de otros sectores bajo el mismo reclamo, como el personal sanitario y trabajadores de las empresas básicas del país, entre ellas Sidor y Bauxilum, en el estado Bolívar.

“Desde dónde nace el aluminio, todo nuestro apoyo a los compañeros trabajadores en la lucha. Un salario digno, que se elimine el decreto 2792, que nos ha hecho mucho daño a los movimientos sindicales”, dijo uno de los trabajadores de Bauxilum, en Los Pijiguaos.

Son más de 48 horas en protestas, que alertan sobre un posible paro nacional, tanto en el área educativa como en las públicas, mientras el gobierno chavista no se ha pronunciado al respecto, y es acusado de mantener la persecución.

PUBLICIDAD

La organización no gubernamental Provea denunció intentos de detención a sindicalistas de la siderúrgica, por parte de efectivos militares de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que estuvieron acompañados el martes por funcionarios de un tribunal en materia laboral.

De acuerdo a Correo del Caroní, un medio regional, a los trabajadores de empresas básicas se les habría ofrecido un acuerdo para paralizar la protesta, que consistía en una bonificación de US$200, seguida de una compensación de US$400, en menos de una semana, la cual fue rechazada.

“Este gobierno acabó con el salario de los trabajadores públicos. Si revisamos el sector privado tenemos que los trabajadores son compensados con bonos en $ que no cuentan para vacaciones, aguinaldos ni prestaciones. Esta es una razón para continuar la lucha por nuestro salario”, comentó Mauro Zambrano, dirigente sindical de Hospitales y Clínicas de Caracas. Hizo un llamado al sector a mantenerse atento a las próximas convocatorias.

El salario mínimo venezolano se ubica en 130 bolívares (US$7 según el tipo de cambio oficial), y no ha registrado nuevos aumentos desde marzo del año pasado, cuando fue anunciado un incremento sin anclaje a medio petro, en ese entonces US$29, y que en la actualidad se ha devaluado más de 75%.

PUBLICIDAD