Argentina

Recompra de deuda de Argentina equivalió a un “default”, según Moody’s

La calificadora de riesgo difundió un informe este miércoles sobre la medida que anunció la semana pasada el ministro de Economía, Sergio Massa

(Bloomberg/Michael Nagle)
25 de enero, 2023 | 07:17 PM

Buenos Aires — La recompra de deuda en dólares que anunció el Gobierno argentino el 18 de enero equivalió a un “default”, de acuerdo a la evaluación de la calificadora de riesgo norteamericana Moody’s.

Consideramos que la recompra es un canje distressed y, por tanto, un default según nuestra definición”, afirmó la agencia en un informe difundido este miércoles. Se trata la segunda situación de impago de Argentina en el último mes, tras la decisión de S&P Global Ratings del 9 de enero en relación a la deuda argentina en pesos.

La intención declarada del Gobierno con la recompra era mejorar su perfil de repago y retirar deuda con descuento antes de que empezara a amortizarse a la par, impulsando al mismo tiempo la confianza del mercado. En este sentido, la recompra ha permitido un aumento del precio de ambos bonos. Es poco probable que la operación pueda mejorar la confianza de los inversores al punto de permitir que el soberano recupere el acceso al mercado antes de las amortizaciones del principal que comienzan en 2024, lo que permitiría evitar otro evento crediticio (es decir, una reestructuración, un canje en dificultades o un impago). En enero de 2025, el soberano estará amortizando sus bonos de 2029, 2030 y 2046, lo que aumentará considerablemente sus necesidades de financiación y presionará sus ya ajustadas finanzas exteriores.

Moody's sobre la recompra de deuda de la Argentina.

Ante la consulta de Bloomberg Línea, Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma, explicó que la consideración de un default en este caso “es un tema técnico por la definición que ellos tienen de default”. De acuerdo a su página oficial, Moody’s considera que se produce una situación técnicamente de impago cuando:

PUBLICIDAD
  • “El emisor ofrece a los tenedores de bonos un nuevo valor o paquete de valores que equivalgan a una obligación financiera disminuida (como acciones preferentes o ordinarias, o deuda con un cupón o valor nominal más bajo, una antigüedad más baja o un vencimiento más largo)”
  • “Un desembolso no realizado o demorado de intereses y/o principal, incluidos los pagos retrasados realizados dentro de un período de gracia”
  • “El intercambio tuvo el propósito aparente de ayudar al prestatario a evitar el incumplimiento”.

Fuentes del Ministerio de Economía no respondieron a la consulta de este medio respecto de la decisión tomada por Moody’s.

El documento firmado por los analistas Juan Carlos Urcia, Jaime Reusche y Mauro Leos sostiene que la recompra, que abarcó principalmente a los bonos GD30 y GD29, con amortizaciones a partir de 2025 y 2024, “se realiza a costa de una escasez de divisas que está presionando las finanzas exteriores del país, al tiempo que contribuye poco a respaldar la capacidad de reembolso del soberano en 2024 y años posteriores”.

Moody’s también resaltó que el Gobierno argentino no especificó “qué cantidad de los US$1.000 millones se destinará a la compra de cada bono, ni la fecha prevista de cuándo culminará el proceso de recompra”.

PUBLICIDAD

El financiamiento de la recompra de deuda

La calificadora señaló que desde el Ministerio de Economía mencionaron que los recursos para la recompra procederían de los depósitos en moneda extranjera del Tesoro en el Banco Central.

Esos fondos, según subrayaron desde el Gobierno, originalmente iban a ser destinados a la importación de gas, pero una reducción en la proyección de compras del combustible al exterior habría liberado recursos para recomprar los títulos de deuda.

Aun así, los inversores nacionales y extranjeros han cuestionado el uso de los recursos en un contexto de escasez de liquidez externa y la previsión de una menor entrada de divisas por las menores exportaciones agrícolas de este año debido a una grave sequía”, indicó Moody’s.

En ese sentido, la calificadora advirtió que las reservas netas del Banco Central se ubican en poco más de US$6.000 millones.

La acumulación de reservas sigue siendo un desafío como resultado de exportaciones más débiles, que han llevado a la introducción de nuevas restricciones cambiarias y tipos de cambio múltiples que están exacerbando las distorsiones en la economía”, agregaron.

PUBLICIDAD