Empresas de combustibles fósiles pueden frenar el cambio climático: Informe

Según el informe anual de la AIE, la medida más importante que podrían adoptar los países para reducir las emisiones de petróleo y gas sería evitar las emisiones rutinarias de metano

La plataforma de perforación petrolífera en alta mar de Equinor ASA en el campo petrolífero Johan Sverdrup en el Mar del Norte, Noruega, el lunes 13 de febrero de 2023.
Por Aaron Clark
21 de febrero, 2023 | 12:31 PM

Bloomberg — Según los datos publicados por la Agencia Internacional de la Energía en su informe anual de seguimiento del metano, muchas empresas petroleras y de gas ignoran una de las formas más rápidas y baratas de enfriar el planeta.

Las empresas de combustibles fósiles emitieron más de 120 millones de toneladas métricas de metano en 2022, justo por debajo del récord establecido en 2019. Si bien las fugas muy grandes detectadas por satélite disminuyeron en un 10%, las operaciones mundiales de petróleo y gas aún emitieron el equivalente a la liberación masiva de Nord Stream en promedio todos los días, según el Methane Tracker de la AIE. La mayor parte se debe a lo que se conoce como emisiones “no de emergencia”, que incluyen la quema en antorcha y son evitables.

Las empresas energéticas siguen liberando gas natural, compuesto principalmente de metano, durante las tareas de mantenimiento o lo queman en antorcha. Pero las tecnologías de recuperación de gas nuevas y existentes pueden aspirar muchas de las emisiones previstas antes de que tengan la oportunidad de entrar en la atmósfera, haciendo obsoleta la necesidad de la mayoría de las emisiones.

“Detener todas las quemas y venteos que no sean de emergencia es la medida de mayor impacto que pueden adoptar los países para reducir las emisiones de metano procedentes de las operaciones de petróleo y gas”, afirma la AIE en su informe anual publicado el martes.

PUBLICIDAD
VER +
Cómo el hidrógeno barato podría convertirse en el próximo combustible no contaminante
Las concentraciones atmosféricas de metano son 2,5 veces superiores a las de la época preindustrialdfd

Según la AIE, cerca del 80% de las opciones para reducir las emisiones de metano procedentes del petróleo y el gas en todo el mundo podrían aplicarse sin coste neto alguno gracias a la subida de los precios del gas natural el año pasado. Esto se debe a que el gas capturado puede venderse con beneficios. La sustitución de bombas, la instalación de nuevas unidades de recuperación de vapores, la utilización de tecnologías de captura de purgas y la aplicación de mejores métodos de detección de fugas son algunas de las medidas que pueden adoptar los operadores para reducir sus emisiones.

Cada año se desperdician más de 260.000 millones de metros cúbicos de gas natural por combustión en antorcha y vertidos, de los que la AIE calcula que más de tres cuartas partes podrían transportarse a los mercados. Esa cantidad de combustible fósil es superior a las importaciones de gas de la Unión Europea procedentes de Rusia antes de la invasión de Ucrania por ese país, según la AIE.

Después de la agricultura y la ganadería, la energía es el sector que más contribuye a las emisiones de origen humano. Los científicos afirman que las emisiones de petróleo, gas y carbón ofrecen algunas de las soluciones más baratas y rápidas para frenar el invisible gas de efecto invernadero.

PUBLICIDAD

El aumento de los datos, incluso mediante observaciones por satélite, ha elevado el nivel de responsabilidad de los emisores de metano. Las emisiones también están atrayendo más atención a medida que los gobiernos buscan formas de cumplir los objetivos climáticos: unos 150 países han prometido reducir las emisiones de este gas de efecto invernadero al menos un 30% para finales de la década con respecto a los niveles de 2020 a través del Compromiso Mundial sobre el Metano.

Algunos operadores de combustibles fósiles están avanzando en la reducción de sus emisiones. La iniciativa Oil & Gas Methane Partnership 2.0, puesta en marcha por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Clean Air Coalition, colabora con decenas de operadores para reducir las emisiones del sector.

Algunos países también están instaurando regímenes reguladores más estrictos. A partir del año que viene, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos impondrá multas a las instalaciones de petróleo y gas que superen los umbrales de emisión de metano.

El Methane Tracker de este año también incluye un informe detallado sobre las emisiones de metano procedentes del carbón. Aunque existen soluciones técnicas para capturar el gas de efecto invernadero que puede escaparse cuando se trituran las rocas sedimentarias o quedan al descubierto las vetas de carbón, los responsables políticos no deberían dar por sentado que la industria tiene los incentivos adecuados para adoptar medidas voluntarias, según la AIE.

Según el informe, “la mayoría de las oportunidades de mitigación no son rentables si no se fijan precios a las externalidades” del sector del carbón. “En tales casos, la política y la regulación pueden utilizarse para cambiar los incentivos de las empresas. Se necesitarán estrategias sólidas para superar las barreras técnicas, institucionales y económicas a la reducción del metano de las minas de carbón”.

El carbón, el petróleo y el gas natural fueron responsables cada uno de unos 40 millones de toneladas de emisiones de metano el año pasado, según la AIE. Otros 5 millones de toneladas fueron emitidas por equipos de uso final. El sector de la bioenergía fue responsable de otros 10 millones de toneladas.

Bloomberg Green ha utilizado observaciones por satélite desde julio de 2020 para identificar unas 70 emisiones de metano que parecían estar relacionadas con los sectores de la energía y los residuos, incluidas casi dos docenas en Estados Unidos. La cobertura ha desencadenado múltiples investigaciones gubernamentales en Estados Unidos.

Lea más en Bloomberg.com