Actualidad

Clientes de SVB en riesgo de impago podrían no tener más remedio que regresar

Para las startups con préstamos del banco, a veces las reglas de los contratos los obligan a mantener la totalidad o una parte de su dinero en efectivo con el prestamista

Clientes en fila frente a la sede del Silicon Valley Bank en Santa Clara, California, EE.UU., el lunes 13 de marzo de 2023.
Por Paula Seligson, Priya Anand y Priscila Azevedo Rocha
16 de marzo, 2023 | 04:40 AM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Silicon Valley Bank está pidiendo a sus depositantes que vuelvan. Algunos pueden no tener muchas otras opciones.

Esto se debe a que para las startups con préstamos del banco, las normas incluidas en los documentos legales que rigen la deuda a menudo les obligan a mantener la totalidad o una parte de su dinero en efectivo con el prestamista. Si se incumplen los denominados “covenants”, las empresas podrían considerarse en situación de impago.

Hasta ahora, SVB ha pedido a los clientes que retiraron dinero durante la corrida bancaria de la semana pasada que se pongan en contacto para buscar una solución, y ha evitado cualquier medida más contundente. Pero los expertos jurídicos afirman que, en un escenario extremo, SVB o los futuros propietarios de los préstamos podrían exigir el reembolso inmediato de la deuda (así como rescindir cualquier otro compromiso de préstamo) si los prestatarios no subsanan los incumplimientos.

“No creo que sea una mala jugada haber sacado dinero”, dijo Jerrold Bregman, socio de BG Law. “La cuestión es si deben volver a poner dinero, y creo que eso tendrá que decidirse en cada caso en función de la relación del prestatario con quien resulte ser la parte prestamista”.

PUBLICIDAD

Tim Mayopoulos, CEO del nuevo banco puente creado tras la absorción de SVB por los reguladores la semana pasada, dijo en una llamada con clientes el martes revisada por Bloomberg que la firma está dispuesta a discutir posibles exenciones para las empresas que incumplan sus pactos, y está “más que encantada de trabajar con la gente para que le devuelvan el dinero.”

Un representante de la Federal Deposit Insurance Corp, que asumió el control de las operaciones de SVB, declinó hacer comentarios.

La petición de que los prestatarios vuelvan al banco se enmarca en un esfuerzo más amplio del SVB por reconstruir su base de depósitos antes de una posible salida de la supervisión gubernamental. Mayopoulos dijo en la llamada a clientes que el banco podría ser recapitalizado como entidad independiente, comprado por otra institución financiera o entidad no bancaria, o si ninguna de esas opciones está disponible, liquidado.

PUBLICIDAD
VER +Colapso de SVB: ¿Mercury o Brex podrán suplir al banco de las fintech?

Firmas como Apollo Global Management Inc. (APO), Ares Management Corp. (ARES), Blackstone Inc. (BX), Carlyle Group Inc. (CG) y KKR & Co. están entre las que buscan comprar partes de SVB, y están llevando a cabo la debida diligencia sobre los activos de préstamo antes de cualquier oferta potencial, informó Bloomberg anteriormente.

“Las empresas deben proceder con cautela antes de tomar decisiones irrevocables sobre el cumplimiento de las cláusulas de los préstamos”, escribió el bufete de abogados Wilson Sonsini Goodrich & Rosati, uno de los principales de Silicon Valley, en una nota a sus clientes publicada en su sitio web. El bufete señaló que los contratos de préstamo del SVB también pueden contener requisitos de liquidez calculados sobre la base de los fondos depositados en el banco.

“Pedir perdón”

Sin embargo, incluso con todos los depósitos del SVB garantizados ahora por la FDIC, algunas empresas dudan en mantener fondos en el banco después de que el colapso les dejara brevemente sin acceso al efectivo que necesitaban para pagar a proveedores y empleados, según Healy Jones, vicepresidente de estrategia financiera de Kruze Consulting, una empresa de contabilidad para empresas de nueva creación respaldadas por capital riesgo.

Jones, cuyos clientes contaban con unos US$4.000 millones en efectivo, de los que el miércoles pasado unos US$2.000 millones estaban depositados en el Silicon Valley Bank, dijo que a quienes tienen relaciones crediticias con SVB se les ha dicho que no saquen depósitos del banco para evitar el riesgo de incurrir en impago.

“Ese dinero se ha movido o está en proceso de moverse aunque se les haya dicho que no lo hagan”, dijo Jones. “La mayoría de la gente va a ir a por todas y va a pedir perdón”.

Deuda de las empresas

Según los participantes en el mercado, no es raro que las empresas que se dedican a conceder préstamos a startups exijan conocer la situación de tesorería del prestatario.

La deuda de riesgo es un tipo de préstamo especialmente arriesgado. Normalmente, las empresas prestatarias deben demostrar un historial de flujo de caja positivo y beneficios de explotación para acceder a la financiación de la deuda. Pero las empresas de nueva creación tienden a quemar los fondos a medida que tratan de hacer crecer su negocio y sus prestamistas exigen más protecciones.

PUBLICIDAD

“Normalmente, los prestamistas evalúan la solvencia basándose en el flujo de caja o la cobertura de activos. En el caso de la deuda de riesgo, el análisis es distinto”, explica Morgan Edwards, responsable de mercados de capital de deuda de la unidad de banca de inversión de Crewe, que asesora a las nuevas empresas que solicitan préstamos a SVB. “Ninguna de estas empresas tiene flujo de caja, están perdiendo dinero, y en realidad no tienen activos, todo lo que tienen es su gente. Su único activo es el efectivo”.

VER +Ejecutivos bancarios perdieron US$267 millones en caída bursátil causada por SVB

Las empresas que realizaban operaciones bancarias con SVB se encuentran ahora en el limbo a la espera de ver cómo se transforma el banco tras la absorción reguladora.

Los prestatarios del SVB deberían “tratar de obtener alguna garantía de la continuidad de la relación crediticia, y si no pueden obtener garantías razonables y sentirse cómodos con ello, puede ser una decisión apropiada arriesgarse a violar el pacto”, dijo Bregman, de BG Law.

-- Con la asistencia de Lisa Lee, Jenny Surane, Sarah Frier y Katanga Johnson.

Lea más en Bloomberg.com