Hogares estadounidenses muestran signos de estrés; aumenta morosidad de préstamos

Por primera vez en dos décadas, los saldos de tarjetas de crédito no cayeron como suelen hacerlo a principios de año. Qué puede significar

A home stands in Atherton, California, U.S., on Tuesday, Feb. 18, 2020. For the fourth straight year, Atherton topped Bloomberg's Richest Places annual index. With an average household income of more than $525,000, it became the first and so far only community to top the half-million dollar mark since Bloomberg started compiling the index in 2017. Photographer: David Paul Morris/Bloomberg
Por Jonnelle Marte y Alex Tanzi
16 de mayo, 2023 | 02:45 AM

Bloomberg — Los hogares estadounidenses mostraron más señales de tensión financiera en el primer trimestre de este año: los saldos de las tarjetas de crédito no disminuyeron como suelen hacerlo a principios de año y la morosidad aumentó en la mayoría de los tipos de préstamos al consumidor.

Los hogares añadieron US$148.000 millones de deuda, con lo que el total ascendió a US$17,05 billones, según un informe publicado el lunes por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Los saldos son ahora US$2,9 billones más altos que justo antes de la pandemia.

VER +
Mayoría de estadounidenses no tienen dinero para cubrir gastos sorpresa de US $400

Los consumidores suelen acumular más deuda en tarjetas de crédito a finales de año, durante las fiestas, y luego reducen esos saldos a principios del año siguiente, a veces con la ayuda de devoluciones de impuestos. Pero por primera vez en 20 años, este año no ha sido así, lo que sugiere que algunos hogares están sometidos a la presión de la subida de precios y pueden estar recurriendo a las tarjetas de crédito para mantener sus gastos.

 Aunque las tasas de morosidad siguen siendo históricamente bajas, están aumentando rápidamentedfd

“Los saldos de las tarjetas de crédito se mantuvieron estables en el primer trimestre, en US$986.000 millones, rompiendo la tendencia típica de disminución de saldos en los primeros trimestres”, escribieron los investigadores en el informe.

PUBLICIDAD

La tasa de morosidad general se mantuvo baja en comparación con los niveles históricos, en el 2,6%. Pero la proporción de deuda que se convirtió en morosa (lo que significa que se retrasó al menos 30 días) está aumentando en la mayoría de los tipos de préstamo, incluidas las tarjetas de crédito y la deuda de automóviles.

Muchos hogares aprovecharon los pagos federales de estímulo y los programas de indulgencia para los préstamos estudiantiles y otras deudas para acumular ahorros y pagar la deuda de las tarjetas de crédito y otros préstamos durante la pandemia. Parte de esta tendencia se invirtió cuando los consumidores reanudaron sus patrones de gasto más normales, como viajar y salir a restaurantes.

VER +
Los minoristas temen que los consumidores estadounidenses no gasten como antes

Sin embargo, la morosidad de los préstamos estudiantiles se ha mantenido estable, ya que sigue vigente la indulgencia federal sobre los pagos y los intereses. Los prestatarios más jóvenes, que han estado luchando más para mantenerse al día con los pagos de la deuda, podrían enfrentarse a una presión aún mayor después de que se reanuden los pagos de los préstamos estudiantiles, dijeron los investigadores de la Fed de Nueva York.

PUBLICIDAD

Tendencias de la deuda hipotecaria

Las originaciones de hipotecas cayeron bruscamente en el primer trimestre, hasta US$324.000 millones, el nivel más bajo registrado desde el segundo trimestre de 2014. Esto ocurrió tras un periodo conocido como la “taper tantrum”, en el que las tasas hipotecarias se dispararon porque los inversores temían que la Reserva Federal pusiera fin repentinamente a sus compras de activos.

Otra señal de que los consumidores están recurriendo al crédito disponible: los saldos de las líneas de crédito hipotecario aumentaron en US$3.000 millones a principios de año, subiendo por cuarto trimestre consecutivo tras disminuir durante casi 13 años. Según los investigadores de la Reserva Federal de Nueva York, es posible que algunos prestatarios que consiguieron tasas hipotecarias más bajas prefieran recurrir a su capital mediante una línea de crédito en lugar de refinanciar sus hipotecas a una tasa más alta.

 Más del 70% de la deuda de los hogares estadounidenses es deuda hipotecariadfd

Aun así, hubo algunos indicios de que muchos hogares se posicionaron mejor para resistir los retos financieros durante la pandemia, especialmente mediante la refinanciación de sus hipotecas para reducir significativamente sus pagos mensuales.

VER +
Patrimonio neto de hogares en EE.UU. registra su mayor baja por caída bursátil

En otra entrada del blog, los investigadores de la Reserva Federal de Nueva York afirmaron que se refinanciaron 14 millones de hipotecas entre el segundo trimestre de 2020 y el cuarto trimestre de 2021, durante el cual se extrajeron US$430.000 millones de capital inmobiliario mediante refinanciaciones en efectivo.

Alrededor del 64% de estas hipotecas fueron “refinanciaciones de tasas”, en las que los saldos aumentaron menos del 5% del importe total del préstamo. Esto supuso una reducción media del pago de US$220 mensuales para esos prestatarios.

“El boom de la refinanciación hipotecaria ha terminado, pero su impacto se dejará sentir durante décadas”, dijo Andrew Haughwout, director de investigación sobre hogares y políticas públicas de la Fed de Nueva York.

Lea más en Bloomberg.com