La infame operación de los fondos especulativos suscita un nuevo escrutinio

Las estrategias de reequilibrio de índices pierden brillo a medida que disminuye el rendimiento

El sello de la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC) se muestra en el exterior de la sede en Washington, D.C., Estados Unidos, el miércoles 26 de octubre de 2011.
Por Sonali Basak, Liz Capo McCormick, Lydia Beyoud y Hema Parmar
28 de mayo, 2023 | 08:13 AM

Bloomberg — Una operación de bonos altamente apalancados que se ha hecho popular entre los fondos de alto riesgo está siendo objeto de un nuevo escrutinio tres años después de que explotara espectacularmente.

Funcionarios de la Comisión del Mercado de Valores y de la Reserva Federal han interrogado a los principales corredores de bolsa sobre las operaciones apalancadas con bonos del Estado realizadas por sus clientes de dinero rápido, según personas familiarizadas con el asunto, que pidieron no ser citadas por el carácter confidencial de las conversaciones. Los peligros han aumentado a medida que las maniobras políticas en torno al techo de la deuda han amenazado con hundir a Estados Unidos en el impago y desatar el caos en los mercados financieros.

VER +
Gestores de fondos creen que las expectativas de una Fed flexible son exageradas

Varios de los fondos de alto riesgo que han perseguido recientemente el denominado comercio de base también estuvieron activos en 2020, cuando el estallido de la pandemia trastornó el mercado del Tesoro y los sorprendió hasta que los funcionarios de la Reserva Federal intervinieron para restablecer la normalidad. La lista incluye a Citadel, Millennium Management, ExodusPoint Capital Management y Capula Investment Management, según personas familiarizadas con el asunto.

 La posición corta de los fondos de cobertura en el mercado de futuros alcanza un récord

En la reunión de política monetaria celebrada a principios de mes, los responsables de la Reserva Federal expresaron su preocupación por los riesgos que acechan fuera del sistema bancario a la luz de las recientes tensiones financieras. Las actas publicadas el miércoles señalaron “los fondos de cobertura, que tienden a utilizar un apalancamiento sustancial y pueden mantener posiciones concentradas en algunos activos con margen bajo o nulo”.

PUBLICIDAD

Los recuerdos de la caída de 2020 están frescos. Por aquel entonces, la enorme volatilidad de los futuros del Tesoro provocó peticiones de márgenes y contribuyó a la decisión de la Reserva Federal de comprometer billones en estímulos. ExodusPoint y Capula se vieron atrapados, mientras que Millennium cerró varios de los llamados “trading pods” en la crisis. Para Citadel, el impacto fue menor. El posicionamiento actual de la empresa en el comercio no es el mayor que ha tenido históricamente, dijo una de las personas.

Los representantes de Citadel, Millennium, ExodusPoint y Capula declinaron hacer comentarios sobre sus exposiciones actuales.

Esta vez, la acumulación de posiciones cortas en futuros por parte de fondos que utilizan el apalancamiento ha batido récords. Es una señal de que los especuladores tratan de beneficiarse del desajuste de precios entre los futuros del Tesoro y el mercado al contado. Dado que la estrategia suele producir rendimientos minúsculos, los fondos de alto riesgo piden prestado en el mercado de repos para amplificar las ganancias.

PUBLICIDAD
VER +
Pictet apuesta que mercados se equivocan sobre cuándo recortara tasas la Fed

La mayor parte de estas operaciones se realizan de forma bilateral, es decir, entre dos empresas sin una cámara de compensación central que actúe como respaldo. La Oficina de Investigación Financiera del Tesoro ha dicho que considera el repo bilateral, la más común de todas las actividades de recompra, como un punto ciego regulador. Las normas bancarias posteriores a 2008 también han hecho que la actividad de recompra sea más costosa y menos atractiva para los intermediarios, dando vida a nuevos agentes del mercado que operan en gran medida fuera del alcance de los supervisores financieros.

La SEC ha estado tratando de empujar más operaciones de fondos de cobertura del Tesoro hacia cámaras de compensación centrales. La agencia también ultimó una norma que obligaría a los fondos privados a informar de pérdidas importantes, aumentos repentinos de los márgenes u otros acontecimientos significativos en un plazo no superior a 72 horas, o potencialmente antes. Pero esa norma no entrará en vigor hasta dentro de seis meses.

Mientras tanto, el reloj sigue corriendo para los negociadores de la deuda en Washington. Los operadores suponen que, en caso de apuro, el Tesoro daría prioridad a los pagos de intereses y principal de las obligaciones públicas. Sin embargo, incluso si se llega a un acuerdo en el último momento, la prolongación de las maniobras fiscales podría provocar un aumento de los tipos de interés de los repos, y socavar las operaciones unilaterales en un mercado de bonos que ha asestado golpes a una serie de gestores monetarios durante el pasado año, al tiempo que ha alimentado la crisis bancaria regional.

Para ser claros, no todo el mundo considera alarmante el posicionamiento en el mercado de bonos. Para Meghan Swiber, estratega de tipos en EE.UU. de Bank of America Corp., los fondos de cobertura suelen tomar el otro lado de la operación cuando los gestores de activos acumulan posiciones largas masivas en futuros. Y para cubrirse, el dinero rápido pasa a comprar obligaciones en el mercado al contado, lo que ayuda en un momento en que la Reserva Federal está reduciendo su cartera de bonos, según Swiber.

“La comunidad de gestores de activos ha visto una demanda tan grande de bonos del Tesoro que alguien tiene que suministrar liquidez a esos gestores de activos”, dijo.

Con el tiempo cada vez más escaso para evitar un impago, se dice que los negociadores republicanos y de la Casa Blanca están acercándose a un acuerdo para elevar el límite de la deuda y limitar el gasto federal durante dos años, y el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, reanudó las conversaciones el viernes. Sin embargo, los detalles son provisionales y aún no se ha alcanzado un acuerdo definitivo.

En caso de que Estados Unidos incumpla realmente algunas obligaciones el mes que viene, Gensler ha advertido de que, entre las muchas preocupaciones, la financiación y la liquidez del mercado serían especialmente problemáticas.

PUBLICIDAD

“Sería un lío tremendo”, dijo en una reciente rueda de prensa.

Con la asistencia de Hannah Levitt, Christopher Condon, Katanga Johnson, Kate Davidson, Ye Xie, Edward Bolingbroke y Jenny Surane.

Lea más en Bloomberg.com