El poder de las palabras: Nuevas siglas redefinen la era de la oficina flexible

El humor es una buena estrategia en el cada vez más tenso debate sobre dónde trabajamos

Fotógrafo: Stefan Wermuth/Bloomberg
Por Julia Hobsbawm
17 de septiembre, 2023 | 04:33 PM

Bloomberg — Cuando se trata de trabajo flexible, ¿eres (y disculpa mi lenguaje) un TW*T o incluso, por el contrario, un POTATO? Me explico. Uno significa “Martes, miércoles y jueves” en la oficina. En cambio, POTATO (siglas en inglés) significa “Posiblemente sólo los martes y jueves”.

Me encanta esa P de “posiblemente”. También me encanta la referencia a la patata, popularizada por última vez en la famosa escena de Toy Story 2 en la que la Sra. Cabeza de Patata le dice a su marido que ha metido en la maleta sus zapatos “y tus ojos enfadados” para irse de viaje.

VER +
A los jefes no les gusta el trabajo remoto pero creen que no tienen alternativa

Ambas frases tienen su origen en Gran Bretaña, cuna del humor de los Monty Python, y confirman la suposición generalizada de que la flexibilidad ha llegado para quedarse.

También confirman que desplegar el humor puede ser una buena estrategia ante el debate cada vez más acalorado sobre el trabajo flexible: El Consejero Delegado de Amazon.com Inc. (AMZN), Andy Jassy, es el último gran jefe corporativo que ha subido la temperatura sobre la política de RTO de la empresa.

PUBLICIDAD

TW*T llegó pronto al léxico del trabajo en enero de 2019 de la mano del ejecutivo publicitario de Ogilvy Group Inc. Rory Sutherland. En un artículo de The Spectator titulado “La revolución TW*T”, señaló que “el viernes y el lunes se pasa en casa, y se dedica a actividades empresariales que son independientes de la ubicación: correo electrónico, videollamadas, llamadas telefónicas, etc.”. Es un juego de palabras del argot británico común para referirse a una persona estúpida u odiosa. Bastante premonitorio, dado que fue un año entero antes de que el Covid-19 asomara la cabeza.

El neologismo POTATO fue acuñado a mitad de los cierres por el empresario de redes Oli Barrett, que escribió un post en LinkedIn en 2021 en el que decía: “Vuelvo como una papa... vengo a la ciudad Probablemente sólo los martes y los jueves”. Una variante de la fórmula 2:3″.

¿Suavizan estas siglas el golpe para los jefes de las grandes empresas que claramente han luchado con la idea de que su gente tiene un nuevo deseo de flexibilidad y se está saliendo con la suya? Al fin y al cabo, los puestos de trabajo flexibles en EE.UU. se cubren a un ritmo más rápido que los puestos más rígidos de presentismo.

PUBLICIDAD

Frases ingeniosas y breves

Las palabras importan. Dirigen el tráfico de nuestras mentes. Y la jerga en torno al trabajo flexible es breve, aguda e ingeniosa. El acrónimo compacto es por definición taquigráfico: RTO, por supuesto, de vuelta a la oficina. Es como si los horarios apresurados y condensados que estamos viendo se reflejaran en el lenguaje. Y cuanto más cortas y ágiles, más se pegan las cosas.

Con las palabras, a menudo menos es más. Pero también lo es el humor. Hemos tenido muchas frases ingeniosas y breves, ¿verdad? Las renuncias silenciosas y demás son sintomáticas de los tiempos que corren y quizá de los jóvenes trabajadores cada vez más dominantes: las generaciones Gen Z y TikTok.

Pero ese mismo humor enjundioso también está mordiendo a los líderes que no pueden aceptar el nuevo mundo flexible. Puede que David Solomon, de Goldman Sachs Group Inc (GS)., se arrepienta de haber llamado al trabajo desde casa “una aberración”. Dudo que New York Magazine hubiera publicado un perfil tan despectivo como este reciente titulado “¿Es David Solomon demasiado imbécil para dirigir Goldman Sachs?” si no hubiera hecho ese comentario. La semana pasada, Solomon declaró a la CNBC que los “ataques personales” no eran “divertidos”, y añadió que “no reconozco la caricatura que se ha pintado de mí”.

Esto se debe a que la marea ha cambiado. Incluso los obreros son flexibles cuando pueden: Puede que General Electric Co. sea demasiado educada para llamar a su modelo otra cosa que “flexible”, pero de hecho lleva experimentando con un modelo TW*T desde 2020, en todo menos en el nombre.

VER +
Demanda de trabajos 100% remotos se dispara ante temporada de viajes

William Shakespeare, que combinaba la comedia sublime con la seriedad, escribió en su obra Hamlet que “las palabras sin pensamientos nunca van al cielo”. El lenguaje del trabajo en este momento está enviando al cielo a aquellos cuyas palabras están ayudando a conjurar nuevas normas laborales. Y condena al ridículo o al silencio a quienes se oponen a la marea de estas nuevas ideas.

El chiste de llamar a tu vida laboral una PAPA o llamarte a ti mismo un TW*T es el siguiente: Le quita importancia a una lucha. Lo único que podemos hacer es superar este momento, guardar nuestros ojos enfadados y divertirnos un poco mientras lo hacemos.

Lea más en Bloomberg.com