Bloomberg Green

Descuentos en VE están por todos lados: nunca ha sido un mejor momento para comprar uno

A medida que los volúmenes de producción en EE.UU. alcanzan a la demanda, un exceso de existencias de vehículos eléctricos da lugar a descuentos considerables, pero los precios bajos no durarán mucho

VE en estación de carga
Por Kyle Stock
03 de diciembre, 2023 | 02:56 PM

Bloomberg — El BMW iX a batería es una maravilla tecnológica. Recorre hasta 321 millas con una carga, su techo solar de cristal se vuelve opaco con sólo pulsar un botón y puedes subir el volumen del equipo de música girando un dedo cerca del salpicadero. Actualmente, una de estas máquinas mágicas está en oferta en Los Ángeles por US$80.195, un 17% de descuento sobre el precio de etiqueta.

Si te parece un poco caro, en Kansas City hay un Ariya, el nuevo VE de Nissan, por US$36.690, lo que supone un descuento del 18%. Más asequible aún es el Hyundai Kona Eléctrico, disponible en Atlanta por US$29.990. Es un descuento del 31%, lo que lo hace casi tan barato como la versión de gasolina.

VER +
EE.UU. paga por autos viejos para promover las ventas de autos eléctricos

Tomando prestado un manido mantra publicitario, nunca ha habido un mejor momento para comprar un vehículo eléctrico, al menos en Estados Unidos. El mercado estadounidense tiene ahora más de 50 modelos únicos entre los que elegir, más del doble de opciones que hace dos años. A medida que los volúmenes de producción de coches de batería se ponen al día con la demanda, también hay un exceso de oferta. Los inventarios de VE en EE.UU. se han multiplicado por cinco en los últimos 12 meses, según la plataforma digital de anuncios CarGurus.

“Para los consumidores ahora es estupendo”, dice Kevin Roberts, director de perspectivas del sector en CarGurus. “Los VE son mucho más asequibles que hace un año... y hemos cubierto gran parte de esa demanda inicial”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los posibles compradores deben actuar con rapidez (tomando prestado otro mantra publicitario). El exceso de existencias no durará mucho.

Ganadores y perdedores de los concesionarios | Por término medio, los VE permanecen en los concesionarios estadounidenses mucho más tiempo que los coches de gasolina, aunque algunos modelos eléctricos se mueven con rapidez.dfd

En medio del aumento de los tipos de interés y la inflación constante, el precio ha sido un obstáculo importante para la adopción de VE en EE.UU. En junio, casi dos tercios de los compradores de coches estadounidenses encuestados por JD Power dijeron que era “probable en general” que compraran un coche eléctrico, pero muchos no podían encontrar uno a su precio. En octubre, el precio medio de venta de un VE en CarGurus era un 28% más alto que el de un vehículo de gasolina.

Sobreprecio cae

La adopción también se ve afectada por las fórmulas de asignación, que determinan dónde se envían los coches nuevos. Los VE que salen de las fábricas estadounidenses siguen dirigiéndose de forma desproporcionada a los concesionarios de estados como California, que tienen normativas que restringen la venta de coches de gas en determinadas fechas.

PUBLICIDAD

“Vas a encontrar grandes franjas del país en las que no encontrarás un concesionario con un VE en el lote, por no hablar de varios”, dice Roberts de CarGurus.

Pero el sobreprecio de los VE ya está empezando a disminuir, una tendencia que Tesla Inc. ha puesto en marcha al rebajar los precios de sus dos modelos más populares este año. Ford hizo lo mismo, rebajando hasta US$10.000 el precio de etiqueta de la camioneta F-150 Lightning. En CarGurus, los precios medios han bajado en los últimos 12 meses para el bZ4X de Toyota (-10,3%), el Kia Niro EV (-8,6%) y el Chevrolet Bolt EUV (-6,4%), entre otros.

Mahi Manchala, directora de informática que se desplaza de Nueva Jersey a Manhattan, acaba de cambiar su Infiniti de gasolina por un Mercedes EQS de gama alta con un precio de US$130.000, un 6% menos que la etiqueta de la ventanilla. El concesionario pagó incluso un cargador doméstico, que costó casi US$2.000 con la instalación.

“Es lo último en lujo”, dice Manchala. “Y por lo que obtuve, fue la mejor oferta”.

Este momento embriagador para los consumidores es al mismo tiempo un poco de resaca para los fabricantes de automóviles, que han estado refunfuñando por la ralentización de la demanda de VE y haciendo hincapié en la guerra de precios liderada por Tesla. “Con los descuentos de precios de algunos de los otros [en] más del 30%... yo diría que este es un espacio bastante brutal”, dijo el director financiero de Mercedes, Harald Wilhelm, en una reciente llamada de resultados.

VER +
Huawei lanza otros dos vehículos eléctricos en China tras el éxito de Aito

De hecho, la saturación de VE está asustando a muchos ejecutivos del sector del automóvil, que están frenando la producción. Ford ha retrasado o dejado en suspenso un gasto de US$12.000 millones en VE, al tiempo que ha ralentizado la producción del Mustang Mach-E, su modelo eléctrico más popular. GM retrasó algunos modelos y abandonó su objetivo de fabricar 400.000 VE para mediados de 2024.

Plug-In Nation | En octubre, los VE representaron más del 10% de las ventas de coches nuevos en 11 estados de EEUU y más de una cuarta parte en California, el mayor mercado automovilístico del país.dfd

Ventas se multiplican

Pero incluso con esos dolores de crecimiento, es difícil exagerar el impulso del mercado de vehículos eléctricos. Las ventas de VE en EE.UU. se han multiplicado casi por 2,5 en los últimos 12 meses. En el tercer trimestre, la cuota de vehículos eléctricos en las ventas de coches nuevos superó el 10% en 11 estados de EE.UU., según Atlas Public Policy, y alcanzó el 7% en Texas, el segundo mercado automovilístico del país después de California.

PUBLICIDAD

“Las historias que se escriben de que se está desmoronando son totalmente erróneas”, dice Elaine Buckberg, ex economista de General Motors y actualmente investigadora de la Universidad de Harvard.

Parte del matiz es que la diferencia entre la oferta y la demanda de VE no es uniforme, sino que fluctúa según el modelo. Los vehículos que alcanzan un punto óptimo entre precio, autonomía, prestaciones y diseño se venden rápidamente. El Bolt, por ejemplo, que tiene una autonomía relativamente alta y un precio relativamente bajo, sigue escaseando. Lo mismo ocurre con el Cadillac Lyric, un elegante SUV que pretende competir con las marcas de lujo alemanas, pero que cuesta menos de US$60.000.

“Yo no supondría que los compradores han perdido el interés por los vehículos eléctricos”, dice Ingrid Malmgren, directora política de la organización sin ánimo de lucro Plug In America. “No creo que eso represente fielmente la situación”.

En AutoNation Inc, que gestiona unos 250 concesionarios en EE.UU., los VE llevan últimamente una media de 60 días en el aparcamiento, el doble que los vehículos de gasolina. Pero la débil demanda se manifiesta “en bolsas”, dice Derek Fiebig, vicepresidente de relaciones con los inversores.

PUBLICIDAD

“Los vehículos de precio más elevado, lo tienen un poco más difícil”, dijo Fiebig en una conferencia el 31 de octubre. “Los vehículos de precio más bajo se han acogido a los fondos federales, lo que ayuda, y por eso se están moviendo con bastante rapidez”. (Algunos camiones y todoterrenos de fabricación estadounidense de menos de US$80.000, y algunos coches de menos de US$55.000, pueden optar a un reembolso de US$7.500 en virtud de la Ley de Reducción de la Inflación).

En otras palabras, el creciente mercado de los VE está desarrollando líderes y rezagados. “Vamos a empezar a ver que los clientes se vuelven un poco más exigentes y creo que el precio va a ser muy importante”, dice Roberts. “Empieza a parecerse al mercado de los coches normales”.

Lea más en Bloomberg.com