Inversionistas internacionales inundan los mercados de EE.UU. en busca de seguridad

A pesar de los problemas de la deuda y de los abismos políticos cada vez mayores, Estados Unidos es cada vez más la única opción para los operadores internacionales

Analistas consideran que EE.UU. sigue siendo el país más estable, con empresas relacionadas con IA y tecnología que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo.
Por Lu Wang - Denitsa Tsekova
14 de junio, 2024 | 08:33 PM

Bloomberg — Los inversionistas internacionales, afectados en su propio país por las tensiones políticas y el estancamiento de las economías, se están introduciendo cada vez más en el abarrotado mercado estadounidense.

Durante el último mes, cerca de US$30.000 millones de dinero fresco han inundado los fondos de acciones, con un 94% de las asignaciones prodigando activos estadounidenses - acciones tecnológicas en particular - según datos de EPFR Global recopilados por TD Securities.

Lea también: Mester, de la Fed, quiere unos meses más de buena inflación antes de los recortes de tasas

La operación de compra de valores estadounidenses sigue funcionando por ahora: El S&P 500 (SPY) superó al resto del mundo esta semana por el margen más amplio en 15 meses, mientras que los bonos del Tesoro a largo plazo subieron un 3,5% para lograr la mejor racha de 2024.

PUBLICIDAD

A pesar de los problemas de la deuda y de los abismos políticos cada vez mayores, Estados Unidos es cada vez más la única opción para los operadores internacionales hambrientos de estabilidad en medio de la tensión de las elecciones europeas y las luchas monetarias de China.

El interés extranjero por el mercado crediticio estadounidense es igualmente elevado. Durante el primer trimestre de 2024, los inversores extranjeros vertieron US$187.000 millones en pagarés de empresas estadounidenses, según Torsten Slok, economista jefe de Apollo Global Management. Esto supone un salto del 61% respecto al mismo periodo del año pasado.

Los informes que muestran una relajación de la inflación en EE.UU. con pocos signos de recesión alimentaron el último avance alcista, ampliando los rendimientos totales en el Nasdaq 100, de gran peso tecnológico, a más del 80% desde principios de 2023. Por el camino, los fondos que apuestan por el resto del mundo están siendo aplastados.

PUBLICIDAD

EE.UU. “sigue siendo el país más estable, con una combinación de empresas relacionadas con la IA y la tecnología que no tiene parangón en ninguna otra parte del mundo”, afirma Sameer Samana, estratega sénior de mercados globales del Wells Fargo Investment Institute. Su supremacía “puede continuar un poco más hasta que algunos de estos factores cambien o aparezca un sustituto adecuado”, añadió.

Un indicador de la preferencia de los inversores por la renta variable estadounidense se acerca a su nivel más alto en tres años

La semana fue un microcosmos de la hegemonía de los activos estadounidenses que se ha mantenido durante grandes tramos de los últimos 15 años. Los inversionistas acudieron en masa a refugios como los bonos del Tesoro, impulsando el rendimiento a 10 años a mínimos de dos meses, a pesar de que la Reserva Federal señaló un calendario más lento de recortes de las tasas de interés. Mientras tanto, los megacaps tecnológicos llevaron al S&P 500 a su séptima subida en ocho semanas, y el índice superó los 5.400 puntos por primera vez.

Prácticamente en el resto del mundo, las acciones sufrieron, con el índice MSCI World ex-US cayendo más de un 2%. En China, las acciones llevan cinco semanas consecutivas a la baja, ya que la lenta recuperación exige una mayor relajación monetaria. La falta de detalles de los planes de compra de bonos del Banco de Japón añadió presión sobre el yen.

Vea además: Trump despotrica contra la política de vehículos eléctricos de Biden

En Europa fue peor. Las acciones francesas sufrieron la mayor caída en más de dos años, borrando todas sus ganancias de 2024, tras la decisión del presidente Emmanuel Macron de convocar unas elecciones anticipadas. Los inversores también se deshicieron de los bonos del país, llevando su prima de rendimiento sobre sus pares alemanes más seguros al mayor incremento semanal registrado.

EE.UU. tiene las empresas más grandes e innovadoras con un fuerte crecimiento de los beneficios, pero también se beneficia de su condición de refugio seguro”, dijo Ulrich Urbahn, jefe de estrategia multiactivos de Berenberg. “El impulso engendra impulso. Está claro que el FOMO también es un motivo”.

 El S&P 500 supera al resto del mundo por más desde mayo de 2023

Aunque eso pueda ser cierto, los mercados estadounidenses están absorbiendo dinero en un momento en el que numerosos indicadores presagian un futuro incierto. La economía se está debilitando, el mercado de bonos sigue inquieto en medio de la incertidumbre sobre la política de la Reserva Federal y se avecinan unas polémicas elecciones presidenciales. Todo el entusiasmo por la renta variable ha llevado las primas de valoración a máximos de dos décadas.

PUBLICIDAD

El impulso de los activos estadounidenses está creando quebraderos de cabeza a cualquiera que siga una estrategia de diversidad geográfica. Entre los 644 fondos cotizados especializados en activos internacionales, menos del 7% han logrado batir al S&P 500, según muestran los datos recopilados por Bloomberg. Pero el carácter alcista de su avance bursátil también está creando riesgos en casa.

Entre los fondos de inversión a largo plazo, prácticamente el único sector que ha aumentado su exposición este año es el tecnológico. Los bancos, la sanidad y las empresas de consumo discrecional han visto aumentar su infraponderación en esas carteras, según los datos recopilados por los estrategas de Barclays Plc, entre los que se encuentra Venu Krishna.

Vea además: Solicitudes de subsidio por desempleo en EE.UU. alcanzan su nivel más alto en nueve meses

Perseguir las ganancias de los valores estadounidenses no está exento de riesgos, dado el peso extremo que tienen las mayores empresas tecnológicas, según Que Nguyen, director de inversiones de estrategias de renta variable de Research Affiliates.

PUBLICIDAD

"Llevamos mucho tiempo en una era en la que los grandes se han hecho más grandes, y no está claro que las fuerzas económicas puedan mantener esto", afirmó. "Con el tiempo surgirán desafíos al dominio de las grandes empresas estadounidenses", dijo, citando la amenaza potencial de empresas más pequeñas o rivales del extranjero.

Lea más en Bloomberg.com