Límite a exportaciones chinas por parte de EE.UU. perjudica a ambos, dice asesor de China

De llegar Trump nuevamente a la presidencia, Jia Qingguo cree que es probable que sea aún más duro, irrazonable y perjudicaría tanto los interese de China como los de Estados Unidos

Estados Unidos ha impuesto numerosas restricciones a la venta de chips y semiconductores avanzados y ha informado que de ser necesarias ampliaría las medidas.
Por Tania Chen - Rebecca Choong Wilkins
15 de junio, 2024 | 09:37 AM

Bloomberg — Los esfuerzos estadounidenses por reducir la exportación de tecnologías de punta a China son perjudiciales para las dos economías y podrían acabar siendo contraproducentes, en opinión de Jia Qingguo, eminente académico y miembro del comité permanente del máximo órgano consultivo político de Pekín.

Los movimientos proteccionistas de EE.UU. están alentando a China a que desarrolle productos de alta tecnología propios, lo que supone que las compañías estadounidenses dejarán de vender sus productos en la 2ª mayor economía del planeta, afirma Jia, profesor y ex decano de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Pekín.

Lea más: China supera por primera vez a EE.UU. en ventas mundiales de vehículos

Jia que tiene un doctorado por la Universidad de Cornell, presenta habitualmente propuestas al comité nacional chino y ha publicado muchos estudios sobre las relaciones entre EE.UU. y China.

PUBLICIDAD

Washington ha impuesto diversas restricciones a la venta de semiconductores avanzados y herramientas de fabricación de chips a China.

Gina Raimondo, secretaria de Comercio, ha declarado que EE.UU. reforzará estas medidas según sea necesario para evitar que la tecnología más avanzada de IA llegue a manos de Pekín ante el temor de que pueda proporcionar una ventaja a las fuerzas armadas chinas.

Banderas EE.UU. y China

La siguiente conversación ha sido ligeramente editada para una mayor claridad y brevedad:

PUBLICIDAD

¿Cuál es su valoración de la política estadounidense hacia China y cómo podría reaccionar Pekín?

Las políticas de EE.UU. ahora están fijadas en cómo negar a China la alta tecnología y el desarrollo económico en general, en lugar de cómo hacer avanzar los intereses estadounidenses. Por ejemplo, no tiene sentido que EE.UU. imponga aranceles a los productos chinos. Tal práctica perjudica a China y crea problemas para EEUU, como la inflación.

Tampoco tiene sentido ampliar los controles a la exportación de productos de alta tecnología a China, porque hace más difícil que las empresas estadounidenses vendan sus productos a China y, por tanto, más difícil que mantengan su ventaja competitiva realizando más inversiones para desarrollar la próxima generación de productos con los beneficios obtenidos en el mercado chino.

Puede contribuir a frenar el desarrollo de alta tecnología de China a corto plazo. Sin embargo, también puede obligar a China a desarrollar sus propios productos de alta tecnología por caminos diferentes.

Un día, puede que China ya no necesite comprar productos estadounidenses. Eso son malas noticias para las empresas estadounidenses. Por lo tanto, un control excesivo de las exportaciones de alta tecnología perjudica a ambos países: Un desarrollo más lento de la alta tecnología para China y la pérdida del mercado chino para EEUU.

Lea más: China compra soja estadounidense tras el sorprendente cambio fiscal de Brasil

¿Por qué EE .UU. se siente menos seguro?

Uno de los problemas actuales del gobierno estadounidense es su inseguridad frente a China.

La industria manufacturera estadounidense se ha vuelto menos eficiente. Creo que tiene mucho que ver con el excesivo proteccionismo del gobierno estadounidense. Cuanta más protección tienen, menos competitivos se vuelven. Y con el paso del tiempo, se han vuelto tan ineficaces que sólo pueden sobrevivir con políticas proteccionistas.

PUBLICIDAD

Antiguamente, Estados Unidos era el campeón de la libre competencia. A medida que las empresas estadounidenses se volvían menos competitivas, empezó a hablarse de competencia “justa”.

Ahora, recurren a los aranceles y al proteccionismo descarado. En lugar de reformarse para que las empresas estadounidenses puedan competir, EE.UU. intenta adoptar medidas para contener la competencia de otros países. Ahora el empuje de este esfuerzo se dirige hacia China.

¿Cómo puede Pekín gestionar mejor esta inseguridad?

La gestión china de la sensibilidad estadounidense puede mejorarse. El poder real de China ha aumentado espectacularmente. Pero la mentalidad de China no ha seguido el ritmo del cambio.

Muchos chinos siguen asumiendo inconscientemente que China es un país débil y vulnerable y que tiene que luchar para ganarse el respeto. Cada vez que oyen algo que critica a China, sienten que no tiene otra alternativa que contraatacar.

PUBLICIDAD

Creo que es hora de adoptar una actitud diferente. Es decir, tomarse en serio las críticas. Si la crítica es acertada, intente pensar en cómo mejorar. Si es errónea, intentar explicar su postura o ignorar la crítica.

Hasta ahora, el comportamiento de China sigue siendo en gran medida una reacción a los prejuicios y provocaciones percibidos por Estados Unidos. Cada vez son más los que creen en un enfoque duro contra EE UU.

PUBLICIDAD

En cuanto a la tecnología avanzada, muchos creen que China no tiene otra alternativa que desarrollar sus propias tecnologías autóctonas y nuestras asociaciones internacionales.

Algunas personas más extremas quieren seguir el ejemplo de EE.UU. para negarle lo que quiere, aunque ello perjudique los intereses de China. Hay gente con opiniones extremas en ambos países y han encontrado a sus homólogos útiles para potenciar sus puntos de vista enfrentados.

Lea más: EE.UU. evalúa imponer más restricciones a China para acceder a chips de IA

PUBLICIDAD

¿Qué significaría una posible presidencia de Donald Trump para la relación entre EE.UU. y China?

Si Trump llega a la presidencia, creo que habrá más incertidumbres en la relación. Es probable que la relación China-EE-UU. entre en otro periodo de deterioro.

Como Trump ya ha gobernado durante un mandato, y también porque él y su gente han dicho cosas sobre China desde que dejó el cargo, sabemos más o menos cómo es su política hacia China. Creo que es probable que sea dura y más irracional y más perjudicial para los intereses tanto de China como de EE.UU.

El enfoque de Biden también es duro con China en diferentes aspectos. Sin embargo, es más predecible. Biden ha intentado reunir a los aliados de EEUU para contener a China. Esto puede ser malo para China.

Sin embargo, al hacerlo, Biden también debe prestar más atención a las opiniones de sus aliados, que probablemente pidan cautela y moderación. Esto puede ser bueno para China.

PUBLICIDAD

¿Le preocupa la reducción de los intercambios interpersonales entre China y EEUU?

Me preocupa mucho la reducción de los intercambios académicos entre ambos países.

A principios de este año, presenté una propuesta en el Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en la que pedía mayores esfuerzos para atraer a estudiantes extranjeros que volvieran a China a estudiar.

Creo que las generaciones más jóvenes deberían conocerse, porque el futuro estará en sus manos. Deberían ir al país del otro para hacerse una idea ellos mismos y no limitarse a escuchar a los políticos y a los medios de comunicación.

Deberíamos adoptar los procedimientos de seguridad necesarios para proteger nuestra seguridad, pero al mismo tiempo deberíamos abrirnos al mundo exterior. La mayoría de las personas con experiencia en el extranjero son activos, no pasivos. Merecen nuestra confianza para desempeñar un papel en la configuración de nuestro futuro. Esto se aplica a todos los países.

Lea más en Bloomberg.com