FMI recorta proyección de crecimiento para Perú este 2023 tras conflictos sociales

El organismo multilateral estimaba con anterioridad un crecimiento de 2,4% para Perú. La entidad también prevé que las presiones de inflación se mantendrán en el corto plazo

Manifestantes en Puno, departamento de Puno, Perú, el martes 7 de marzo de 2023. Perú ha sido sacudido por las protestas más largas y sangrientas en décadas, con la región de Puno experimentando lo peor de la violencia desde que el entonces presidente Pedro Castillo intentó disolver el Congreso y dar un golpe de Estado en diciembre. Fotógrafo: Marco Garro/Bloomberg
19 de mayo, 2023 | 12:07 PM

Lima — Con la economía de Perú impactada este inicio de año por conflictos sociales y desastres naturales, la mayoría de organismos y analistas están revisando a la baja el crecimiento del país para este año. Esta vez, el Fondo Monetario Internacional (FMI) se suma a las menores perspectivas para el crecimiento de producto bruto interno (PBI) en el corto plazo.

En su último reporte, publicado este 19 de mayo, la entidad precisó que prevé que el PBI real de Perú crezca un 2,2% este 2023, 0,2 puntos porcentuales por debajo de la proyección de 2,4% que tenía el fondo hasta el mes de abril. Esta cifra también se distancia de la proyección de crecimiento que el FMI preveía para la economía peruana en octubre del 2022 (2,6%) y de las actuales proyecciones oficiales, que apuntan a un crecimiento económico de 2,5% para el cierre de año.

El FMI resaltó que este indicador refleja impactos negativos como “el endurecimiento de las condiciones financieras, la desaceleración del crecimiento del crédito, la moderada demanda externa, una confianza más tenue, el impacto de las protestas sociales y los bloqueos del transporte de principios de año, la escasez de fertilizantes y las recientes lluvias ciclónicas y torrenciales”.

En contraste, la producción que generará la mina de cobre Quellaveco, de Anglo American, sumada a un impulso fiscal y precios de cobre más altos, podrían proporcionar cierto apoyo a la actividad económica peruana a pesar de las circunstancias que enfrenta.

PUBLICIDAD
Planta Concentradora Quellaveco, Perúdfd

El crecimiento del PBI convergería gradualmente hacia el potencial a medio plazo y se espera que la pequeña brecha de producción negativa del 0,4% (del PBI potencial) en 2023 se cierre en 2024″, resaltó el FMI en su informe.

El organismo también prevé que el déficit por cuenta corriente se sitúe en el 1,9% del PBI en 2023 y para disminuir gradualmente hasta el 1,5% a medio plazo, “con escasos riesgos de financiación exterior y de refinanciación de la deuda”.

Entre otras expectativas que pueden ser perjudiciales para Perú, el FMI proyecta que las presiones de la inflación del país, indicador que al mes de abril está ligeramente por debajo de 8% interanual, se mantendrán en el corto plazo, impulsadas principalmente por choques de oferta y aumentos puntuales de los precios en el rubro de educación. No obstante, la entidad espera que el rápido endurecimiento de la política monetaria hasta enero de 2023 y el debilitamiento de la demanda mundial e interna permitan que el país andino vea su inflación en el rango meta de entre 1% y 3% hacia fines del 2023 y principios del 2024.

PUBLICIDAD

INCERTIDUMBRE SOBRE LA ECONOMÍA PERUANA: LA ADVERTENCIA DEL FONDO

El FMI advirtió que la incertidumbre en torno a las perspectivas sobre la economía de Perú es elevada, con riesgos a la baja para las perspectivas de crecimiento y riesgos al alza para las expectativas sobre inflación. En esa línea, la entidad advirtió que la inestabilidad política y el malestar social se encuentran entre los principales riesgos internos que enfrenta el país, a lo cual ahora se suman las potenciales desastres climáticos en medio de las alertas por el Fenómeno El Niño.

Aunque el malestar social provocado por el último episodio de inestabilidad política ha remitido, entre los principales riesgos internos figuran el aumento de la inestabilidad política y el malestar social, así como las catástrofes naturales. Los riesgos al alza para las perspectivas de crecimiento incluyen un ‘aterrizaje suave’ en los principales países socios comerciales y una aceleración de las reformas estructurales en el interior, lo que podría aumentar el crecimiento a medio plazo”, dijo el fondo.

Los riesgos externos siguen siendo elevados para Perú, con lo cual el FMI considera que existen diversos escenarios que pueden dar lugar a una elevada tensión económica para el país. Aunque el organismo confía en que Perú tiene los recursos y la solidez macro para enfrentar los golpes externos.

Según la Defensoría del Pueblo, se tiene el registro de 219 conflictos
sociales que dio lugar a 1261 acciones colectivas de protesta.dfd

“En el escenario de referencia, los niveles de tensión se mantendrían por encima de los niveles prepandémicos más allá del inicio del 2023, aunque los riesgos externos han disminuido desde la aprobación de la línea de crédito flexible y se espera que el índice de tensión económica externa sea solo ligeramente negativo”, detalló el organismo, tras extender el acceso de una línea de crédito flexible que asciende a US$5.300 millones para Perú en caso sea requerido.

El fondo destacó que los amplios colchones que provee la política económica de Perú y su acceso al acuerdo de línea de crédito flexible “proporcionan un seguro contra los elevados riesgos externos a la baja.

Los sólidos marcos de política económica que sustentan la resistencia macroeconómica y la solidez de las políticas de Perú se complementan con el acceso al acuerdo de línea de crédito flexible, lo que refuerza aún más la capacidad del país para hacer frente a shocks adversos”, puntualizó la entidad.

TE PUEDE INTERESAR