Economía

China reemplaza a la Fed como el mayor riesgo para los mercados emergentes

Las preocupaciones de que la segunda economía más grande del mundo se está desacelerando han supuesto un viento en contra para las monedas y las acciones de los países en desarrollo.

Laboratorio de Investigación en China
Por Netty Ismail y Archana Narayanan
27 de septiembre, 2021 | 01:52 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los inversionistas de los mercados emergentes están a punto de descubrir si hay más de qué preocuparse en China que la crisis de deuda de Evergrande.

Los indicadores oficiales y privados de manufacturas en el país saldrán el jueves, con expectativas de que se sumen a la evidencia de un crecimiento en desaceleración. Las preocupaciones de que la segunda economía más grande del mundo se esté desacelerando han supuesto un viento de frente para las monedas y las acciones de los países en desarrollo en las últimas semanas, borrando las ganancias causadas por la garantía de la Reserva Federal de Estados Unidos de una reducción calibrada de sus medidas de estímulo.

China se ha convertido ahora en su mayor riesgo. Si bien Evergrande ha provocado temores de una desaceleración del mercado inmobiliario, los inversores se preocupan aún más por el estancamiento de la economía en general debido a las restricciones impuestas por el Covid-19 y los recortes de gastos de los consumidores. Algunos buscan diversificarse en mercados menos dependientes del crecimiento de China, como India y Egipto.

PUBLICIDAD
Altibajos chinosdfd

“Los riesgos de contagio y una mayor desaceleración en el sector inmobiliario son genuinos”, escribieron estrategas del Grupo Goldman Sachs, encabezados por Kamakshya Trivedi, con sede en Londres, en una nota la semana pasada. “Sin embargo, para el resto de los mercados emergentes, lo que importa más es el impacto negativo del crecimiento chino y, por extensión, los precios de las materias primas y si los responsables de formular políticas intervienen para compensar esos riesgos a la baja”.

Los datos chinos de esta semana también actuarán como un barómetro de la demanda de materias primas como el petróleo y el cobre, de los que dependen las naciones exportadoras desde Angola hasta Perú para impulsar su propio crecimiento.

El indicador Caixin de la actividad manufacturera de China mostró una contracción en agosto, en lo que fue la primera lectura por debajo de 50 desde abril de 2020. La medida oficial de fabricación ha disminuido durante cinco meses consecutivos. Las ventas minoristas, la producción industrial y la inversión se han ralentizado, lo que confirma la desaceleración.

PUBLICIDAD

Los economistas ya advierten sobre un menor crecimiento económico a medida que la escasez de electricidad empeora en China, lo que obliga a las empresas a recortar la producción. Las estrictas medidas para reducir el uso de electricidad probablemente harán que el índice de gerentes de compras caiga por debajo de 50, dijo Nomura en un informe el lunes.

Mientras tanto, la situación de Evergrande continúa generando suspenso, con una nueva fecha límite para un pago que forma parte de los US$669 millones de intereses de bonos que deben pagarse hasta fines de este año. Independientemente del resultado inmediato, trabajar para reducir el apalancamiento incurrido en un mercado inmobiliario en desaceleración puede ser complicado y llevar algún tiempo, según los estrategas de Goldman.

TEmor en Mercados Emergentesdfd

La economía de China ahora crecerá a un ritmo más lento de lo esperado en los años hasta 2023, según Bank of America Corp. Bajó su pronóstico para 2022 a 5.3% desde una estimación anterior de 6.2%.

“Más allá de las preocupaciones inmediatas asociadas con Evergrande, las recientes luchas de China con la variante delta, las medidas enérgicas centradas en la tecnología, y ahora el sector inmobiliario probablemente reducirá un poco el crecimiento global en los márgenes”, dijo John Lau, director de renta variable asiática en SEI.

Ver más: Evergrande: no hay señales de pago de cupones; caen sus acciones y bonos

Efecto contagio contenido

Algunos inversionistas están tratando de mirar más allá de la crisis de Evergrande con un optimismo creciente de que el gobierno chino intervendrá en algún momento y evitará un efecto contagio más amplio.

PUBLICIDAD

“El alcance de las consecuencias de Evergrande está ocupando un lugar central, pero el apoyo del estado chino para sus operaciones en lugar de sus valores cotizados debería disipar algunos de los temores de que se de el peor escenario imaginable”, dijo Hasnain Malik, jefe de investigación en Tellimer Research con sede en Dubai.

Las preocupaciones sobre China surgen después de que la Fed diera un respiro al decir que se estaba acercando al momento reducir el estímulo, pero manteniendo la puerta abierta para extenderlo según sea necesario. El presidente Jerome Powell también enfatizó que el proceso no ofrecería una señal directa sobre el momento de levantamiento las tasas.

“El mensaje de la Fed fue uno de política moderada y apoyo continuo del mercado si es necesario, lo cual es positivo para los activos de riesgo”, dijo Todd Schubert, jefe de investigación de renta fija en Bank of Singapore Ltd.

PUBLICIDAD

Apuestas de diversificación

Aquellos que creen que los problemas de China no significarán la ruina de los mercados emergentes están apostando a que deja espacio para que algunas naciones más pequeñas comiencen a tener un desempeño superior.

Las economías emergentes con altas tasas de interés reales están mejor preparadas para un mundo en el que Estados Unidos endurece la política monetaria y China se desacelera, según Malik, de Tellimer. Los mercados como Egipto, Ghana, Indonesia, Vietnam y los Emiratos Árabes Unidos parecen prometedores, dijo.

PUBLICIDAD

El Banco de Singapur, aunque sigue comprando categorías BB y BBB en el sector inmobiliario de China, está buscando gangas en Indonesia e India en caso de que se materialice una liquidación inducida por el contagio de Evergrande.

“Indonesia e India son los créditos más grandes que permanecen como opciones para la diversificación en Asia fuera de China”, dijo Schubert.

Estos son los eventos y los datos a tener en cuenta esta semana:

  • Es probable que los índices de compras de gerentes oficiales y de Caixin de China para septiembre “se animen en comparación con las decepcionantes lecturas del mes pasado”, dijo Bloomberg Economics en un informe. Aún así, la recuperación económica de la nación seguirá bajo presión por los riesgos de los brotes a pequeña escala de Covid-19, las regulaciones más estrictas en los sectores desde la tecnología hasta la propiedad, y la incertidumbre que rodea a la crisis de la deuda de Evergrande.
  • Colombia se unirá a sus pares latinoamericanos con su primera subida de tasas en cinco años el jueves después de que la inflación se acelerara más allá de su objetivo en agosto. El peso colombiano ha tenido el mejor desempeño en América Latina después de su contraparte mexicana en el último mes.
  • Es probable que el Banco de México suba las tasas por tercera vez consecutiva en su reunión el jueves después de que la inflación de mediados de mes se disparara.
  • En Brasil, las actas del martes de la reunión del banco central de la semana pasada serán objeto de escrutinio después de que los responsables de la formulación de políticas prometieran otro aumento de un punto porcentual completo el próximo mes para contener los choques de precios. El banco central ha lanzado el ciclo de ajuste más agresivo del mundo este año, aumentando los costos de endeudamiento en 425 puntos básicos desde marzo, con un impacto limitado en los precios. El país dará a conocer su informe trimestral de inflación el jueves.
  • La decisión sobre tasas del Banco de Tailandia el miércoles será seguida de cerca, después de que la reunión anterior en agosto tuviera una votación dividida y los disidentes pidieran un recorte, ya que persisten los riesgos para el crecimiento. La mayoría de los economistas encuestados por Bloomberg esperan que el banco central mantenga la política en suspenso.

Con la asistencia de Marcus Wong, Liau Y-Sing, Justin Carrigan y Alex Nicholson.

PUBLICIDAD