Economía

Por la inflación, crece coro de voces que pide a Fed acelerar reducción de estímulo

Los llamamientos llegan en un momento difícil para el banco central, que anunció sus planes de reducir la compra de activos hace menos de dos semanas, pero aclarando que podría modificar el ritmo si la decisión se justificaba.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Un coro cada vez más numeroso de observadores del mercado afirma que la Reserva Federal podría tener que acelerar su reducción de compras de activos al enfrentarse a la inflación más rápida de los últimos 30 años.

Los llamamientos, que van desde el ex presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Bill Dudley, hasta el presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, llegan en un momento difícil para el banco central, que anunció sus planes de reducir su programa de compra de bonos hace menos de dos semanas, pero señalando en esa ocasión que podría modificar el ritmo de reducción, de US$15.000 millones mensuales, si la decisión se justificaba. Una semana después, un informe mostró que el índice de precios al consumo aumentó al ritmo anual más rápido desde 1990.

Ver más: Inflación en EE.UU. experimenta mayor alza desde 1990

Esto no quiere decir que la Fed, que se basa en los datos, vaya a reaccionar sólo ante un dato de inflación, sino que verá el informe del IPC de noviembre, así como la lectura de octubre de su indicador de precios preferido, el índice de gastos de consumo personal, antes de su reunión de diciembre.

Esto es lo que han dicho algunos actores relevantes:

Bill Dudley, ex presidente de la Fed de Nueva York:

“Para cambiar las opiniones, tienen que acelerar la reducción. Van a tener que acelerar el taper”, dijo Dudley, columnista de opinión de Bloomberg e investigador senior de la Universidad de Princeton, en Bloomberg Television el lunes.

Sin embargo, hacerlo podría ser “problemático” porque la Fed podría provocar una rabieta relacionada a la reducción (taper tantrum) que ha estado tratando de evitar, dijo.

Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de EE.UU.:

“La Fed debería señalar que el principal riesgo es el sobrecalentamiento y acelerar la reducción de sus compras de activos”, dijo Summers en un hilo de Twitter el lunes. “Dado el auge del precio de las viviendas, las compras relacionadas con las hipotecas deberían detenerse inmediatamente”.

James Bullard, presidente de la Fed de St. Louis:

“Si tuviéramos que hacerlo, podríamos terminar la reducción algo antes”, dijo Bullard en una entrevista en Fox Business la semana pasada.

Hemos hecho mucho para mover la política en una dirección más dura. Podemos hacer más, pero eso dependerá de los datos. Tendremos qué llega”, dijo.

Jeffrey Lacker, ex presidente de la Fed de Richmond:

“Están en camino a cometer un gran error de política”, dijo Lacker, ahora profesor de economía en la Universidad de Virginia Commonwealth, en Bloomberg Television el lunes.

Para evitar ese resultado y el posible riesgo de una recesión, “necesitan pivotar, recalibrar muy rápidamente. Tienen que acelerar la reducción, empezar a subir los tipos antes el año que viene, en el primer semestre, y van a necesitar algo de suerte”.

Los llamados tipos de interés breakeven se dispararon tras el informe del IPC del 10 de noviembre, y han seguido subiendo en los días posteriores. Esto se debe a que los operadores apuestan por que la Reserva Federal subirá los tipos antes de lo previsto, algo que el banco central ha dicho que sólo ocurrirá una vez que se haya completado la reducción del estímulo. Los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo también han subido en previsión de una subida más rápida de los tipos, mientras que las acciones no se han visto afectadas.

“El mercado del Tesoro está tratando de llamar la atención de la Fed”, dijo Bill Zox, un gestor de carteras de bonos de alto rendimiento en Brandywine Global Investment Management. “Si el mercado de renta variable se uniera, la Fed actuaría rápidamente”.

-- Con la ayuda de Lisa Lee.