PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

2021 fue el año de los supermillonarios: amasaron 1 billón de dólares de ganancias

La subida de los mercados de valores y el aumento de las valoraciones de todo, desde las mansiones hasta las criptomonedas y las materias primas, impulsaron la fortuna colectiva de las 500 personas más ricas del mundo

La fortuna del fundador de Tesla y SpaceX se detonó en 2021 a niveles no vistos desde John D. Rockerfeller.
Por Devon Pendleton y Jack Witzig
31 de diciembre, 2021 | 09:00 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La riqueza de Elon Musk se disparó a niveles sólo alcanzados por John D. Rockefeller. Bill Hwang perdió US$20.000 millones en unos días, Bill Gates -que alguna vez fue el hombre más rico del mundo- se divorció bajo los nubarrones que dejó Jeffrey Epstein.

Para las personas más ricas del planeta, 2021 fue un año de enormes ganancias, pérdidas extremas y un escrutinio sin precedentes.

PUBLICIDAD

Sobre todo, fue un buen momento para ser multimillonario. La subida de los mercados de valores y el aumento de las valoraciones de todo, desde las mansiones hasta las criptomonedas y las materias primas, aumentaron la fortuna colectiva de las 500 personas más ricas del mundo en más de 1 billón de dólares, a pesar de que la pandemia del virus Covid-19 ha asolado el mundo por segundo año consecutivo.

Las ganancias significan que ahora hay un récord de 10 fortunas que superan los US$100.000 millones, más de 200 que superan los US$10.000 millones y Musk alcanzó el nivel de riqueza, ajustado a la inflación, alcanzado por la persona más rica de la historia moderna. El patrimonio neto combinado del Índice de Multimillonarios de Bloomberg supera ahora los US$8,4 billones, más que el PIB de todos los países excepto Estados Unidos y China.

Las enormes fortunas amasadas por el 0,001% también ponen de manifiesto cómo se ha afianzado la desigual recuperación del shock económico de Covid-19. Mientras los más ricos se beneficiaban de la bonanza de los mercados y de una política fiscal laxa, la pandemia empujó hasta 150 millones de personas a la pobreza extrema, según los cálculos del Banco Mundial, una cifra que aumentará si la inflación sigue aumentando.

PUBLICIDAD

“Desde mediados de los años noventa, la proporción de la riqueza que posee el 0,01% más rico del mundo ha pasado de alrededor del 7% al 11%”, afirma Lucas Chancel, codirector del Laboratorio de Desigualdad Mundial de la Escuela de Economía de París. “La crisis no ha invertido esta tendencia. La amplió ligeramente”.

Record Richesdfd

De Washington a Moscú y a Pekín, los legisladores intensificaron la retórica en torno a los ultra ricos, prometiendo subir los impuestos y cerrar las lagunas jurídicas en respuesta a la presión pública y a los presupuestos agotados. En octubre, el presidente de la Comisión de Finanzas del Senado de EE.UU., Ron Wyden, presentó una propuesta de impuesto dirigida específicamente a las fortunas de 10 dígitos.

El impuesto a los multimillonarios, sin embargo, no tardó en suscitar el desprecio de personas como Musk, y desapareció en pocos días. Una propuesta anterior, presentada por el presidente Joe Biden, de aumentar los impuestos sobre las herencias y casi duplicar los de las ganancias de capital, una fuente de ingresos primordial para muchos multimillonarios, también se marchitó. La objeción del senador Joe Manchin al plan “Reconstruir mejor” podría descartar cualquier tipo de subida de impuestos para los ricos en un futuro próximo.

Los estadounidenses superricos se sienten aliviados al cancelarse por ahora la elevación de impuestos

La historia es diferente en China. La élite financiera del país tuvo su peor año desde que Bloomberg comenzó a rastrear la riqueza en 2012, perdiendo US$61.000 millones mientras Beijing atacaba a las grandes tecnológicas y promovía la “prosperidad común.” Jack Ma, de Alibaba Group Holding Ltd., desapareció de la escena pública y los magnates del sector inmobiliario se desprendieron de US$35.000 millones en medio de una espiral de endeudamiento que ha atraído la represión de los reguladores.

Nadie encarna mejor esta situación que Hui Ka Yan, de China Evergrande Group. Hui Ka Yan, que llegó a ser la segunda persona más rica de China, ha perdido US$17.000 millones este año, ya que su imperio inmobiliario se ha hundido bajo una aplastante carga de deudas. El gobierno le instó a utilizar su riqueza personal -que incluye, entre otros juguetes, un megayate- para ayudar a reembolsar a los inversores.

PUBLICIDAD

Entre las fuentes más ricas de nueva riqueza este año se encuentran activos menos tangibles: activos digitales, acciones de valores tecnológicos recién cotizados y SPAC.

El valor oscilante de las monedas digitales añadió y luego borró miles de millones para el criptoevangelista Mike Novogratz, mientras que un número récord de ofertas públicas iniciales elevó la riqueza en papel de fundadores como Brian Armstrong de la plataforma de criptocomercio Coinbase y el CEO de la fintech brasileña Nubank, David Vélez.

El expresidente Donald Trump, que dejó el cargo con una riqueza significativamente menor que cuando entró en la Casa Blanca, podría ganar miles de millones de dólares si su naciente empresa de medios de comunicación puede completar su fusión con una empresa de cheques en blanco.

PUBLICIDAD

Al final del año, 42 miembros del índice de Bloomberg debutaron en el ranking en 2021, sobre todo debido a las OPIs.

En general, fue un año de grandes oscilaciones y pagos masivos. Con las valoraciones disparadas y la creciente cautela ante posibles subidas de impuestos, muchos multimillonarios aprovecharon el momento para vender. Un clan de Chicago de bajo perfil cerró un acuerdo de US$32.000 millones con capital privado para su proveedor de productos médicos, posiblemente el mayor evento de liquidez en la historia para una sola familia.

PUBLICIDAD

Los multimillonarios más ricos de Estados Unidos se deshicieron de US$43.000 millones en acciones hasta principios de diciembre, más del doble de los US$20.000 millones que vendieron en todo el año 2020.

Las fortunas se reconfiguraron de otras maneras. El divorcio de Bill y Melinda Gates supuso que el cofundador de Microsoft Corp. cediera activos, al tiempo que aseguraba el propio puesto de Melinda French Gates en el índice, donde ocupa el puesto 194. MacKenzie Scott batió récords de filantropía, mientras que su exmarido, Jeff Bezos, incrementó sus donaciones a causas medioambientales tras dejar de ser consejero delegado de Amazon.com Inc.

Junto a las estratosféricas ganancias monetarias hubo implosiones. En marzo, el antiguo gestor de fondos de cobertura, Bill Hwang, pasó de la oscuridad a la infamia en un abrir y cerrar de ojos, cuando su oficina familiar, Archegos Capital Management, se hundió bajo el peso de unas apuestas apalancadas agrias, vaporizando una fortuna de US$20.000 millones.

PUBLICIDAD

En el centro de todo ello -la volatilidad del mercado, las criptomonedas, el discurso fiscal, las ventas y las ganancias de riqueza que batieron récords- estaba Musk. El venerado y vilipendiado empresario navegó hasta la cima del índice en enero y se mantuvo en ella la mayor parte del año, gracias a la ascendente cotización de Tesla Inc. y al constante crecimiento de sus beneficios, así como al creciente valor de SpaceX.

La subida del fabricante de automóviles eléctricos ha sido tan pronunciada que ha llevado a su tercer mayor accionista, Leo KoGuan, un comerciante minorista de bajo perfil y admirador declarado de Musk, al índice con una fortuna de US$10.800 millones.

Una de las constantes a lo largo del año fueron los tuits, a menudo soporíferos, de la persona más rica del mundo. Burlándose de los reguladores, hablando de las criptomonedas o reflexionando sobre las obligaciones, fiscales y de otro tipo, de los súper ricos. Las redes sociales de Musk reflejan con frecuencia la conflictiva relación entre los megamillonarios y el resto de personas en una época volátil y cada vez más desigual.

— With assistance by Venus Feng, and Claire Ballentine

También lee:

PUBLICIDAD