Opinión

Los conservadores británicos necesitan encontrar un nuevo líder

Un manifestante sostiene una pancarta el 6 de junio de 2022 en Londres, Inglaterra.
Por Junta Editorial de Opinión de Bloomberg
08 de junio, 2022 | 01:50 PM

Bloomberg Opinión — Si alguna vez hubo victoria considerada como pírrica (extremadamente ajustada), la de Boris Johnson en la moción de censura de esta semana debe calificarse como tal. El primer ministro británico consiguió la mayoría que necesitaba para seguir como primer ministro británico, si es que decide hacerlo, pero por un margen sorprendentemente estrecho: 211 votos a 148. Más del 40% de su propio partido en el Parlamento le dijo que se fuera.

En un desafío similar en 2018, su predecesora Theresa May se impuso por un margen mayor y a los seis meses estaba fuera. En 1990, Margaret Thatcher también recibió la oposición de aproximadamente el 40% de sus colegas parlamentarios, y renunció rápidamente. El partido de Johnson se enfrenta a posibles reveses brutales en dos elecciones especiales a finales de mes. Las encuestas no podrían ser peores de cara a esas votaciones. El índice de aprobación neta de Johnson, de -45%, hace que el -13% del presidente Joe Biden parezca una panacea. La escasa autoridad del primer ministro dentro de su propio partido, por no hablar a nivel nacional, está ahora completamente destruida.

Hay poco misterio sobre el porqué de esto. En 2019, Johnson, con la ayuda incondicional de una destrozada oposición laborista, llevó a su partido a una victoria arrolladora en las elecciones generales. Desde entonces, el Gobierno ha acumulado un catálogo consternador de promesas incumplidas e iniciativas chapuceras. La mala y errática gestión de Johnson de la calamidad del Brexit es la más consecuente, y sigue yendo de mal en peor. Después de haber firmado y presumido de un acuerdo con la Unión Europea para evitar la reimposición de barreras comerciales en la isla de Irlanda, ahora amenaza con incumplirlo y contempla alegremente la posibilidad de una guerra comercial con la UE.

PUBLICIDAD

El Gobierno ha ido de un lado a otro en cuanto a sus prioridades económicas y políticas, dejando a todo el mundo confundido sobre lo que pretende. Su respuesta al Covid-19 ha sido vista en todo momento como una mezcla característica de Johnson: una de fanfarronería e incompetencia: un día denuncia las medidas propuestas por los críticos y al siguiente las adopta como propias. La impresión de incoherencia sin rumbo ha sido implacable.

Además de todo esto, la arrogancia y la deshonestidad han quedado aún más de manifiesto durante el escándalo conocido como Partygate. Mientras el gobierno decía que luchaba contra la pandemia imponiendo (y haciendo cumplir estrictamente) estrictas restricciones a las reuniones sociales, el primer ministro y sus funcionarios asistían a eventos que ellos mismos habían considerado ilegales. Las últimas revelaciones al respecto, en un informe de un alto funcionario, hacen difícil creer que Johnson no mintiera al respecto. Casi el 80% de los votantes creen que lo hizo.

Los aliados de Johnson han puesto coraje a las circunstancias. Su margen de victoria fue “cómodo”, dijo uno de ellos. El primer ministro, esperan, podría ahora ponerle punto final y seguir adelante. Esto es poco probable, pero no imposible. Hasta ahora, el primer ministro ha sido tenaz bajo el fuego. También ha tenido suerte. Si los rebeldes tories hubieran convocado su votación a finales de mes, después de una esperada derrota en las elecciones parciales de Wakefield y Tiverton, bien podría haber ido en otra dirección. En cualquier caso, es poco probable que la determinación de aguantar ante tal desaprobación sirva a los intereses del partido, y mucho menos a los del país.

PUBLICIDAD

El mejor caso para retener los servicios de Johnson es que, por el momento, no hay un sucesor obvio. El bochorno del lunes le dice al partido que será mejor que encuentre uno.

Editores: Clive Crook y Timothy Lavin.

PUBLICIDAD