EE.UU.

Economistas ven a EE.UU. salvándose por poco de caer en recesión técnica

Más allá del posible crecimiento del segundo trimestre, el desglose del PIB podría ilustrar un ablandamiento de la demanda, algo más preocupante

Un instructor hace una demostración de soldadura durante una clase en el San Jacinto College en Pasadena, Texas, EE.UU. Fotógrafo: Aaron M. Sprecher/Bloomberg
Por Reade Pickert y Olivia Rockeman
27 de julio, 2022 | 11:53 AM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Es posible que la economía estadounidense haya logrado un modesto crecimiento en el segundo trimestre. Esto le permitiría eludir caer en la llamada recesión técnica, aunque el ritmo sería lo suficientemente tibio como para continuar alimentando las preocupaciones por una eventual contracción.

La previsión de los economistas es que el producto interior bruto (PIB) creció un 0,4% anualizado en el periodo abril-junio. A primera vista esto supondría una mejora en comparación con la caída del 1,6% en el primer trimestre. Sin embargo, el desglose del PIB del segundo trimestre puede ilustrar un ablandamiento de la demanda, algo más preocupante.

Un primer semestre débil
El PIB del segundo trimestre de EE.UU. crece a un ritmo tibio tras el descenso del trimestre anterior
Azul: PIB anualizado (trimestre a trimestre)dfd

Durante el primer trimestre, el descenso se debió en gran medida a un aumento de las importaciones y a un ritmo más moderado del consumo. Aunque la reducción del déficit comercial en el segundo trimestre probablemente sumó al PIB, el gasto de los consumidores probablemente se desaceleró aún más que ello.

PUBLICIDAD

El lunes, Walmart Inc. (WMT) anunció un recorte de sus perspectivas de beneficios, lo que genera preocupación por la capacidad de los consumidores para mantener los niveles de gasto discrecional, especialmente en artículos de gran valor.

La advertencia de este peso pesado del comercio minorista sigue a una medida similar adoptada el mes pasado por Target Corp. (TGT) en un momento en que las empresas se enfrentan a la acumulación de existencias de productos no deseados.

El enfriamiento de la inversión empresarial, el debilitamiento del mercado inmobiliario y la ralentización del crecimiento de los inventarios también se consideran un lastre para el PIB del segundo trimestre en el país.

PUBLICIDAD

“Todos estamos pendientes de la rapidez con la que se ralentiza la actividad subyacente”, dijo Andrew Hollenhorst, economista jefe de Citigroup Inc. (C) “Los economistas pueden debatir lo que es una recesión, pero al final, si las empresas y los individuos creen que hay una recesión, así se comportarán”.

La economía puede crecer lo suficiente para evitar la llamada recesión técnica, definida como dos trimestres seguidos de contracción económica, pero las previsiones de los economistas varían mucho. Aproximadamente un tercio de ellos dijo que el PIB disminuyó, según la encuesta de Bloomberg en la que las estimaciones van desde una caída del 2,1% hasta un avance del 2%.

Incluso si el informe del jueves muestra que el PIB aumentó, está aumentando el temor de que la inflación más alta en décadas y una Reserva Federal decidida a frenarla acaben llevando a la economía a una recesión. La Fed se ha embarcado en la campaña de endurecimiento más agresiva desde la década de 1980 y se espera que aumente las tasas de interés en otros 75 puntos básicos el miércoles.

Esto es lo a que hay que prestar atención en el informe del PIB:

Gasto del consumidor

El gasto del consumidor, principal motor de la economía estadounidense, será la parte más importante del informe para muchos. Los economistas prevén que los gastos se desaceleren aún más en el segundo trimestre, hasta una tasa anualizada del 1,2%, el ritmo más débil de la expansión. El gasto ajustado a la inflación se redujo en mayo con respecto al mes anterior, y se espera que los gastos de junio se mantengan estables cuando se publiquen más tarde esta semana.

Los consumidores dan un paso atrás | Se prevé que el gasto de los consumidores de EE.UU. se suavice hasta alcanzar el ritmo más débil de la expansión
Azul: Consumo PErsonal anualizado (trimestre a trimestre)dfd

Los economistas llevaban tiempo pronosticando un cambio en las compras de bienes a servicios, pero no está claro hasta qué punto el gasto en servicios puede mantenerse firme ante el aumento de los precios.

PUBLICIDAD

La inflación más alta en cuatro décadas ha reducido el poder adquisitivo de los estadounidenses, que tienen que hacer frente a precios elevados de productos de primera necesidad como la gasolina y los alimentos. Una encuesta reciente de la Oficina del Censo mostró que 4 de cada 10 estadounidenses dicen que es algo o muy difícil cubrir los gastos habituales del hogar, la proporción más alta desde que se hizo la pregunta por primera vez en agosto de 2020.

Aun así, Blerina Uruci, economista estadounidense de T. Rowe Price Group Inc (TROW), dijo que es más optimista sobre la segunda mitad del año. Es probable que lo peor de la inflación haya pasado, y si el mercado laboral se mantiene fuerte y los precios de la gasolina no vuelven a subir, “vamos a tener un poco de reactivación en el gasto de los consumidores”, dijo.

Inversión

El ejemplo más claro de que las subidas de tasas de interés de la Fed están afectando a la economía es el mercado de la vivienda, algo que debería ser muy visible en el informe del jueves. El aumento coincidente de las tasas hipotecarias ha sofocado la demanda, haciendo subir el inventario y llevando a algunos compradores a desistir de los acuerdos existentes.

PUBLICIDAD

Michael Feroli, economista jefe de JPMorgan Chase & Co. (JPM) en EE.UU., espera que la inversión residencial caiga un 13,5% anual en el segundo trimestre. Si se cumple, sería el mayor descenso desde el inicio de la pandemia.

Mientras tanto, se espera que el ritmo de la inversión empresarial se enfríe sustancialmente. Parte de la desaceleración puede reflejar la creciente preocupación por las perspectivas económicas. Una encuesta de directores de compras realizada por S&P Global reveló que las expectativas de las empresas para el futuro se deterioraron en julio hasta alcanzar el nivel más bajo desde 2020. Una parte de este debilitamiento refleja la inflación en los bienes de capital, según Feroli.

PUBLICIDAD

Inventarios y comercio

Una menor acumulación de inventarios en comparación con los tres primeros meses del año está preparada para ser un enorme viento en contra para el crecimiento del segundo trimestre. La estimación de GDPNow de la Reserva Federal de Atlanta muestra que la variación de los inventarios restó 2,5 puntos porcentuales a la cifra general que fija en menos 1,6%.

Contribuciones en puntos porcentuales al PIB de EE.UU. 
El titular puede parecer mejor que el primer trimestre, pero los detalles parecen peores
Trimestre 1 (Actual) Trimestre 2 (PIB Ahora)
Gasto de los consumidores, inversión fija no residente, inversión residencial, variación de las existencias privadas, exportaciones netas, gasto públicodfd

Los inventarios también pesaron sobre el PIB del primer trimestre, pero no en la misma medida.

Mientras tanto, las exportaciones netas se encaminan a contribuir al crecimiento por primera vez en dos años. El déficit comercial de EE.UU. se amplió en marzo hasta alcanzar el mayor nivel registrado, debido al aumento de las importaciones. Desde entonces, la diferencia se ha reducido. Es probable que las exportaciones aumenten en el segundo trimestre, después de haber caído en el primero, mientras que las importaciones aumentaron a un ritmo más lento después de haber aumentado en el período anterior, dijo Feroli.

Con la asistencia de Chris Middleton.

PUBLICIDAD