Europa

Ucrania lanza un contraataque en el sur, pero su magnitud no queda clara

Zelenskiy ha dicho a sus aliados que está ansioso por lograr un progreso sustancial antes del invierno boreal, según personas familiarizadas con las discusiones

Imagen ilustrativa
Por Marc Champion
30 de agosto, 2022 | 01:00 PM

Bloomberg — Ucrania ha lanzado una contraofensiva para capturar la ciudad de Kherson, en el sur del país. No obstante, no queda claro si ello marca el inicio de un esperado intento para recuperar amplias porciones de territorio perdidas al inicio de la guerra.

Funcionarios en Kiev han prometido una campaña de esta naturaleza durante meses, usando mientras tanto los sistemas de misiles Himars de EE.UU. para socavar las líneas de suministro y de comunicación de Rusia en preparación.

En un mensaje en video el lunes, el presidente Volodymyr Zelenskiy volvió a prometer que las tropas rusas serían forzadas a retirarse de todo el territorio ucraniano, incluyendo crimea y áreas del Donbás oriental perdidas en 2014. No obstante, evitó comentar sobre los detalles de la operación.

PUBLICIDAD

“¿Alguien quiere saber cuáles son nuestros planes? No oirás detalles de ninguna persona verdaderamente responsable. Porque esto es la guerra”, dijo Zelenskiy. “Pero los ocupantes deben saberlo: los expulsaremos hasta la frontera”.

Zelenskiy ha dicho a sus aliados que está ansioso por lograr un progreso sustancial antes del invierno boreal, según personas familiarizadas con las discusiones.

El Ministerio de Defensa ruso confirmó un aumento de los combates, pero dijo que la operación en las regiones del sur de Kherson y Mykolayiv habían “fracasado miserablemente”, y que Ucrania había perdido 560 soldados, así como tanques y aviones.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, una unidad militar ucraniana dijo en su página de Facebook que había visto a los soldados rusos en retirada. Oleksiy Arestovych, asesor militar de Zelenskiy, afirmó que las tropas ucranianas habían roto las líneas iniciales de defensa rusas cerca de Kherson, la primera ciudad importante capturada por Rusia tras su invasión el 24 de febrero.

Los grupos prorrusos de las redes sociales, incluida una página de Facebook del grupo mercenario Wagner, también informaron de una ofensiva, identificando tres zonas en las que las fuerzas ucranianas habían logrado avanzar, en un caso 6 km.

Aunque los rastreadores de fuentes abiertas de los índices de fuego de artillería confirmaron un aumento significativo de la actividad ucraniana el lunes, ninguna de las afirmaciones que se difundieron pudo ser verificada de forma independiente. Los observadores militares cercanos a la guerra aconsejaron precaución antes de sacar conclusiones sobre lo que está ocurriendo.

Los propios funcionarios ucranianos parecían reacios a hablar de los avances. Después de anunciar una nueva ofensiva en múltiples frentes, Natalia Humeniuk, portavoz del mando militar del sur, pareció retractarse.

“Continuamos con los combates posicionales y nos mantenemos en las zonas en las que estamos, tratando de bloquear al enemigo para que no reciba refuerzos”, dijo Humeniuk en la televisión nacional. “Por lo tanto, pedimos a la gente que se abstenga de declarar asentamientos liberados: allí hay civiles y el enemigo puede atacar con misiles o desde el aire”.

Incluso la intención del asalto no está clara. Las fuerzas ucranianas han recuperado aldeas y han logrado pequeñas ganancias territoriales en muchas ocasiones en el pasado, pero aún no han demostrado la capacidad de montar una ofensiva importante.

PUBLICIDAD

Zelenskiy y otros líderes militares y políticos ucranianos están bajo presión para actuar. No sólo el clima convertirá los campos en lodo a medida que el tiempo otoñal se vaya imponiendo, dificultando cualquier maniobra militar de envergadura, sino que las fuerzas rusas se han atrincherado y podrían resultar más difíciles de desalojar en una fecha posterior.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy Fotógrafo: Ludovic Marin/Getty Imagesdfd

En Kiev también existe la preocupación de que el apoyo al esfuerzo bélico por parte de los líderes, y votantes europeos en particular, pueda empezar a desvanecerse durante el invierno boreal. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, se ha mostrado dispuesto a limitar las exportaciones de gas para agravar la crisis de precios de la energía en el continente.

Al mismo tiempo, las consecuencias del fracaso de cualquier contraofensiva importante podrían ser significativas, abriendo un camino para que las fuerzas rusas se abran paso a su vez, o convenciendo a los patrocinadores extranjeros de que hay poco que ganar si se sigue apoyando un esfuerzo bélico ucraniano que no puede tener éxito.

PUBLICIDAD

Los analistas de fuentes abiertas especularon sobre lo que podría suceder si Rusia fuera expulsada de la orilla occidental del río Dnipro, creando una barrera natural que sus fuerzas pudieran defender, pero también abandonando a Ucrania las armas y municiones que no pueden traer de vuelta con ellos.

No cabe duda de que Rusia está preocupada, ya que ha redesplegado fuerzas del frente oriental del Donbás para defender su vulnerable cabeza de playa en torno a Kherson, que está en la orilla occidental del Dnipro. Con los puentes debilitados o destruidos por la artillería ucraniana de largo alcance, los comandantes rusos se han visto obligados a depender de los cruces de pontones para reabastecer a sus fuerzas.

PUBLICIDAD

Kirill Stremousov, jefe adjunto del gobierno de ocupación ruso en la ciudad, publicó el martes un vídeo destinado a tranquilizar a la población de que Ucrania no tendría éxito. El mensaje se vio debilitado por el hecho de que fue filmado en Voronezh, una ciudad rusa situada a unos 450 kilómetros de distancia.

Otro jefe adjunto de las fuerzas de ocupación en Kherson, Oleksiy Kovalyov, fue asesinado el domingo en un ataque con armas de fuego, según el Comité de Investigación de Rusia. Es uno de los colaboradores de más alto rango con Rusia que ha sido asesinado.

--Con la ayuda de Jennifer Jacobs, Alberto Nardelli y Kateryna Choursina.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD