Mercados

Día sombrío en los mercados tras dato de inflación peor a lo esperado en EE.UU.

El retroceso sincronizado pone de manifiesto un peligro característico de los mercados de 2022: que todo corre el riesgo de moverse al unísono

Un monitor con información bursátil en la Bolsa de Valores de Nueva York
Por Lu Wang
13 de septiembre, 2022 | 04:51 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Cegados por la esperanza de que lo peor ya estuviera detrás, los inversores de Wall Street que realizaron apuestas alcistas en bonos, acciones y divisas se chocaron contra una pared este martes.

Los operadores de renta variable vieron como se borraban casi todas las ganancias de los cuatro días anteriores luego de que el dato de inflación de agosto para EE.UU. fuera peor a lo esperado.

La relativa calma que habitaba los mercados de bonos se hizo añicos, la pequeña racha del euro frente al dólar se tambaleó luego de que los datos solidificaran las expectativas de que la Fed realizará otra subida de tasas de 75 puntos básicos en la reunión de septiembre.

PUBLICIDAD

El viejo refrán que dice que los mercados maximizan el dolor se mostró en todo su esplendor, especialmente para los vendedores en corto que deshicieron sus posiciones solo para ver como los mercados reafirmaban la sabiduría de esas apuestas.

Los operadores del mercado se dieron un baño en septiembre, que hizo honor a su reputación de mes de extrema volatilidad.

“Hoy es un gran desastre”, dijo Matthew Tuttle, director ejecutivo de Tuttle Capital Management LLC. “Las cifras del IPC apestan. La gente se inclinaba por que fueran más frías de lo esperado, y al salir más calientes de lo previsto obviamente encontraron a mucha gente desprevenida.”

PUBLICIDAD
Casi todos los activos financieros están en rojo tras el dato de inflacióndfd

Con la excepción del dólar, casi todo se tiñó de rojo. Las acciones y los bonos sufrieron otra venta concertada. Dos de los mayores fondos cotizados que siguen al S&P 500 (ticker SPY) y a los bonos del Tesoro (ticker BND) registraron una pérdida combinada del 4,8%, marcando el peor retroceso de activos cruzados desde mediados de junio.

El petróleo cayó al resurgir la preocupación de que el banco central pueda acelerar su endurecimiento monetario, poniendo a la economía en riesgo de recesión. El bitcoin (XBT) no se libró de la venta masiva, a pesar de que se promociona como una cobertura contra la inflación. La moneda digital cayó casi un 10% el martes, rompiendo un avance de cuatro días.

El retroceso sincronizado pone de manifiesto un peligro característico de los mercados de 2022: que todo corre el riesgo de moverse al unísono. La obsesión por los datos económicos ha contribuido a que se dispare una medida de correlación entre activos seguida por Barclays Plc (BCS), con lecturas recientes que se encuentran entre las más altas de los últimos 17 años.

“Este mercado es muy duro, en ambos sentidos”, dijo Michael Purves, fundador de Tallbacken Capital Advisors. “Tanto si eres alcista con el euro, como con los bonos del Tesoro o la renta variable, hoy te han hecho polvo”.

Los mercados financieros pocas veces han estado tan en sintonía como ahoradfd

Las pérdidas generalizadas suponen un cambio de rumbo respecto a las cuatro sesiones anteriores, cuando los inversores parecían posicionarse ante una lectura que mostraba una relajación de la presión inflacionista. Se lanzaron a la compra de acciones y vendieron el dólar, al tiempo que mantenían a raya los rendimientos del Tesoro.

La caída de la renta variable fue especialmente grave para los fondos de cobertura, que, según el corredor principal de Goldman Sachs Group Inc. (GS) la semana pasada, compraron acciones por primera vez en un mes, y las compras largas nocionales alcanzaron el máximo de un año. También causó dolor a los operadores de opciones que se habían amontonado en contratos alcistas en los últimos días.

PUBLICIDAD

La venta de acciones incluso ha perjudicado a los bajistas, que se vieron obligados a deshacer sus apuestas durante el rebote de junio-agosto y de nuevo la semana pasada. Una cesta de Goldman Sachs Group Inc. de los valores con más posiciones en cortos se desplomó un 6,2% el martes, aunque la mayoría de los vendedores a corto plazo probablemente se perdieron al cerrar posiciones durante el reciente repunte.

La agitación del martes fue una reminiscencia del mes de agosto, cuando los mercados sufrieron la peor venta cruzada de activos en décadas. Y puso fin a un periodo de breve calma en el mercado en septiembre, un mes que históricamente ha sido uno de los peores para las acciones.

El índice de volatilidad Cboe, una medida del costo de las opciones sobre acciones también conocida como VIX, subió por segunda sesión consecutiva el martes, tras haber caído en las dos semanas anteriores. El índice ICE BofA MOVE, un indicador similar para los bonos del Tesoro que cayó en seis de las últimas ocho semanas, fue el que más subió en una semana.

PUBLICIDAD

Los datos del IPC “apuntan a un endurecimiento agresivo y sostenido de la política de la Fed y los riesgos de recesión acaban de dar un gran salto”, dijo David Rosenberg, economista jefe y estratega de Rosenberg Research & Associates Inc. “El efectivo sigue siendo el rey”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD