Mercados

La Fed se inclina por una tercera subida de 75 puntos básicos por alta inflación

Las previsiones del mercado muestran que los tipos de interés se moverán hasta el 4% en los próximos meses y se mantendrán un poco más altos hasta 2023

Jerome Powell
Por Craig Torres
18 de septiembre, 2022 | 11:07 AM
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Los funcionarios de la Reserva Federal están en camino de subir los tipos de interés en 75 puntos básicos por tercera vez consecutiva esta semana.

Se puede argumentar a favor de una subida aún mayor. Pero hay argumentos convincentes para no realizar una subida de 100 puntos básicos que probablemente prevalecerán cuando se reúnan el martes y el miércoles en Washington.

Desde que los funcionarios se reunieron por última vez en julio, la “totalidad” de los datos -para usar la frase del presidente Jerome Powell- muestra que la economía sigue siendo resistente y la inflación es generalizada y obstinadamente alta.

PUBLICIDAD

Esto ha reforzado las apuestas por un nuevo aumento de 75 puntos básicos, en lugar del movimiento más pequeño de medio punto que también estaba sobre la mesa esta semana. Pero los responsables de la política monetaria probablemente quieran evitar una subida aún mayor por el riesgo de que los inversores consideren que eso desencadena una recesión en EE.UU. el próximo año.

Una reacción de este tipo podría tener el efecto no deseado de aumentar la especulación sobre un recorte de los tipos de la Fed en 2023, lo que reduciría el rendimiento de los bonos a largo plazo, relajaría las condiciones financieras y empujaría la política monetaria en la dirección equivocada.

“Subir 100 puntos básicos energizaría a los duros”, dijo Michael Feroli, economista jefe de Estados Unidos en JPMorgan Chase & Co. Reconoce las razones por las que podrían optar por una subida mayor, aunque pronostica un movimiento de 75 puntos básicos.

PUBLICIDAD

“Hacer retroceder las expectativas de flexibilización el próximo año no es simplemente una cuestión de alinear las previsiones, sino de ejercer más influencia sobre los tipos de interés a largo plazo”, dijo Feroli.

Los funcionarios publicarán su declaración de política monetaria a las 14:00 horas del miércoles y Powell ofrecerá una conferencia de prensa 30 minutos después. También actualizarán las previsiones, que se espera que muestren que los tipos de interés se moverán hasta el 4% en los próximos meses -desde el rango objetivo actual del 2,25% al 2,5%- y se mantendrán un poco más altos hasta 2023.

La estrategia de mantenimiento de los tipos a largo plazo se basa en la idea de que el comité necesita comprar un seguro contra las expectativas de inflación que van a la deriva, y evitar la desastrosa política de stop-go de la década de 1970 que permitió que la inflación se descontrolara.

Los funcionarios de la Reserva Federal han hecho hincapié en que no prevén recortes de los tipos de interés el año que viene, a pesar de que los inversores apuestan por una cierta relajación.

Esto indica que están dispuestos a sobrepasar los tipos e imponer costes económicos más altos, incluyendo más desempleo, porque una flexibilización demasiado pronto podría avivar la inflación de nuevo.

“El 9 de septiembre, el gobernador de la Reserva Federal, Christopher Waller, dijo que se había quemado el año pasado al discutir cuándo la Reserva Federal podría retirarse de la política restrictiva. “Y somos muy cautelosos en cuanto a volver a quemarnos. Tiene que ser un descenso real, permanente y a largo plazo”, dijo, refiriéndose a la inflación.

PUBLICIDAD

Desde entonces, los precios de consumo básicos subieron en agosto un 0,6% más de lo previsto con respecto al mes anterior. Sin embargo, la encuesta de la Universidad de Michigan sobre las expectativas de inflación para los próximos cinco a diez años se redujo ligeramente hasta el 2,8%.

Los que abogan por un movimiento de un punto porcentual completo esta semana dicen que la Reserva Federal necesita adelantarse a la inflación mientras el gasto de los consumidores sigue siendo robusto en medio de un mercado laboral muy ajustado.

“La caída de los precios del petróleo y de la gasolina va a impulsar el gasto, no a contraerlo” a medida que continúa el crecimiento del empleo, dijo Steven Blitz, economista jefe de T.S. Lombard.

PUBLICIDAD

También está a favor de un movimiento más grande porque también daría a los funcionarios de la Fed cierta flexibilidad para hacer menos en su próxima reunión, el 1 y 2 de noviembre, una semana antes de las elecciones legislativas de mitad de período en EE.UU. en las que la inflación es un tema central.

Si la Reserva Federal aumentara en 100 puntos básicos, sería el mayor incremento desde la época del ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, quien golpeó la inflación a principios de la década de 1980 con mega movimientos de hasta 400 puntos básicos que llevaron los tipos a un pico superior al 20%.

PUBLICIDAD

El ex vicepresidente de la Reserva Federal, Donald Kohn, que ahora es miembro de la Brookings Institution, dijo que “probablemente se podría argumentar” a favor de un movimiento de 100 puntos básicos. “Pero también me pregunto si eso se convertirá en una nueva línea de base”, añadió, señalando que podría ser difícil para el comité cambiar a la baja a partir de ahí.

“Parece que ahora están en una línea de base de 75, que es una línea de base bastante vigorosa”, dijo Kohn. “Tienen que tener cuidado de no reaccionar con mucha fuerza a cada información”.

Los inversores parecen estar de acuerdo y sólo están valorando una pequeña probabilidad de un movimiento mayor, mientras que los economistas encuestados por Bloomberg también esperan que vuelvan a subir 75 puntos básicos.

PUBLICIDAD

“No hay ninguna razón para sorprender al mercado de una manera más agresiva con 100 puntos básicos”, dijo Lara Rhame, economista jefe de FS Investments en Filadelfia, quien señala que los funcionarios de la Fed no optaron por tal movimiento en un momento en que los tipos eran aún más bajos.

Otra consideración es el contexto internacional. La Fed aspira a un crecimiento más lento en EE.UU., pero no a una recesión mundial sincronizada que podría provocar un estrés financiero reverberante.

“Con la desaceleración conjunta de China y Europa, no es prudente subir 100 puntos básicos ahora mismo”, dijo Anna Wong, economista jefe de Bloomberg Economics. “Una grave recesión en Europa que ampliara los diferenciales de crédito podría restar un punto porcentual al PIB estadounidense”.

PUBLICIDAD