Negocios

Segundo mayor puerto de EE.UU. ve disminución de demanda de consumidores

Las presiones sobre los puertos están remitiendo gracias a las mejoras logísticas y a que la subida de las tasas de interés está empezando a enfriar la demanda

Contenedores de transporte en el buque de carga MSC Clorinda amarrado frente al puerto de Long Beach en Long Beach, California, Estados Unidos, el martes 16 de noviembre de 2021.
Por Augusta Saraiva
20 de septiembre, 2022 | 07:13 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Para el responsable del segundo puerto más grande de los Estados Unidos, el aumento de la demanda de los consumidores visto durante la pandemia y que ha afectado a las cadenas de suministro, está empezando a enfriarse. Dice que la evidencia se refleja en la disminución de las llegadas de contenedores.

En Long Beach, las importaciones llevan dos meses cayendo. Mientras tanto, el puerto de Los Ángeles registró en agosto el mayor descenso de carga entrante desde los primeros días de la pandemia de Covid-19. Los números son ilustrativos, considerando que las dos operaciones manejan alrededor del 40% del comercio en contenedores con Asia.

Los datos más recientes muestran que el gasto de los consumidores y las ventas al por menor en EE.UU. aumentan a un ritmo lento, una señal de que la inflación más alta en casi cuatro décadas está empezando a hacer mella en la economía del país. Durante meses, los puertos se han visto desbordados por una afluencia de mercancías que ha provocado atascos en las cadenas de suministro y retrasos en las entregas, pero esta situación está dando señales de remitir gracias a las mejoras logísticas y a que la subida de las tasas de interés está empezando a enfriar la demanda.

PUBLICIDAD

“Se va a empezar a ver que la economía se enfría un poco”, dijo el CEO del puerto de Long Beach, Mario Cordero, en una entrevista en Bloomberg Television. “Esperamos una cierta disminución de lo que hemos visto en esta demanda de los consumidores en el último año y medio”.

Cordero y otros directores de puertos estadounidenses prevén una temporada alta más temprana de lo normal en julio, ya que los minoristas se apresuraron a evitar otra pesadilla logística en torno a las fiestas. A pesar de un enfriamiento en la segunda mitad del año, Long Beach todavía está encaminada a cerrar el año con cifras sólidas, dijo.

Long Beach es uno de los 29 puertos de la costa oeste de EE.UU. que está a la espera del resultado de las conversaciones laborales entre el sindicato International Longshore and Warehouse Union (que representa a 22.000 estibadores) y la Pacific Maritime Association, que negocia en nombre de más de 70 empresarios.

PUBLICIDAD

Los empleados llevan trabajando sin contrato desde que su anterior pacto expiró el 1 de julio, y ambas partes se han comprometido a evitar que se repitan las negociaciones de 2014, que provocaron que Estados Unidos se enfrentara a nueve meses de interrupciones y retrasos en el transporte marítimo que solo terminaron tras la intervención de la administración Obama.

El alcalde de Long Beach, Robert García, también habló en Bloomberg Television y se mostró “esperanzado y optimista” de que no se produzcan grandes paros laborales como consecuencia de las negociaciones laborales en curso.

Con la asistencia de Taylor Riggs y Romaine Bostick.

PUBLICIDAD