Uruguay

Dólar en Uruguay: ¿Cómo puede moverse la divisa de aquí a fin de año?

En lo que va del 2022, el peso uruguayo se apreció un 8% nominal frente al dólar. ¿Qué comportamiento esperan los especialistas de mercado?

Fotógrafo: Dimas Ardian/Bloomberg
22 de septiembre, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Al comenzar el 2022, el dólar costaba unos $44,63 en Uruguay, pero a la lo largo de los meses el peso se ha ido fortaleciendo, llevando a la moneda estadounidense a un valor apenas por debajo de los $41, lo que implica una apreciación nominal del 8% de la moneda local. Al tratarse de una variable tan sensible, en el mercado sobrevuela la pregunta de si esta situación se mantendrá mucho o tiempo más, o si en algún momento el dólar reaccionará.

Analistas consultados por Bloomberg Línea consideraron que de aquí a fin de año el dólar puede subir algo de precio en Uruguay, a partir del endurecimiento monetario que viene llevando a cabo de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed). Sin embargo, ninguno de los consultados espera un salto brusco de la divisa estadounidense y hay quienes anticipan una continuidad de la calma cambiaria.

Esto iría en línea con lo proyectado por la última Encuesta de Expectativas de Mercado publicada por el Banco Central de Uruguay (BCU). Según dicho relevamiento, a fines de agosto la mediana de los analistas consultados aguardaban que la divisa se ubique en $42,10, lo que significaría un avance de apenas 2,6%.

PUBLICIDAD

Posible fortalecimiento del dólar, pero atenuado

“Consideramos que el fortalecimiento del dólar en el corto y mediano plazo es un escenario sumamente probable, debido a la postura agresiva de la Reserva Federal de Estados Unidos”, proyectó Agustín Caticha, head trader de Adcap Securities Uruguay.

Aún así, esta presión alcista que viene desde el norte puede verse matizada por factores domésticos. “Varios factores inciden de forma directa e indirecta en la estabilidad del tipo de cambio en Uruguay”, mencionó Caticha.

Respecto a esto último, el ejecutivo especificó que el valor relativo asignado a activos en pesos uruguayos en comparación con otros países de la región por parte del público inversor offshore juega un papel clave. “Como explicación subyacente a esta demanda sostenida de activos en moneda local esté la aceptación de la nueva disciplina fiscal impuesta por la actual administración y la mejora en los términos de intercambio”, añadió.

PUBLICIDAD

Calma cambiaria hasta fin de año, por el BCU y Brasil

En tanto, Marcelo Sibille, gerente de consultoría económica de KPMG Uruguay, estimó que el dólar no tendrá subas importantes, debido a que “el diferencial de tasas de interés será un factor que continuará actuando como una plomada que inhibe la depreciación”.

Además, Sibille amplió: “Si bien la tasa de interés en Estados Unidos continuará subiendo y eso generará presión alcista sobre el dólar en los mercados internacionales, no es menos cierto que el BCU está haciendo lo propio con la tasa de política monetaria, en vista de que la inflación continúa en torno al 9,5% y las expectativas de los analistas a 24 meses permanecen situadas por encima del techo de la meta del 6%”.

Por último, Sibille recordó el comportamiento del mercado cambiario en Uruguay suele ser un reflejo del brasileño. “Así ocurrió en los últimos dos meses, donde tanto el real como el peso uruguayo permanecieron planchados”, señaló y agregó en virtud de ello: “En vista de que la campaña política y la proximidad de las elecciones no están generando un ruido significativo en el tipo de cambio, el diferencial de tasas en Brasil frente a la Fed Funds (aún mayor que en Uruguay) hace pensar que la calma cambiaria en ambos países continuaría, al menos, hasta fin de año”.

Posibles subas, pero sin salto pronunciado

Marcos Soto, socio de la consultora Cibilis Soto Uruguay, explicó que el escenario de suba de tasas en Estados Unidos viene generando un fortalecimiento del dólar ante varias monedas del mundo y que “es de esperar que esa tendencia termine llegando en parte a Uruguay”.

“Sobre todo, porque es posible que el crecimiento de las exportaciones, principal explicación para el inusual fortalecimiento del peso uruguayo, comience a aminorar”, agregó.

De todas formas, Soto sostuvo: “No esperamos un salto pronunciado de acá a fin de año”.

PUBLICIDAD

Política monetaria, estadounidense y local

Tal como mencionaron los analistas, la Reserva Federal de Estados Unidos viene mostrando un comportamiento más halcón: el 21 de septiembre situó su tasa de política monetaria 75 puntos básicos, para situarla en el rango de 3 a 3,25%. Y se esperan nuevos movimientos alcistas del tipo de interés, fortaleciendo al dólar frente a las monedas emergentes.

Sin embargo, Uruguay pareciera no quedarse atrás. Un informe reciente de Banco Itaú explicó que el crecimiento de la actividad económica en territorio uruguayo y la alta inflación (9,53% interanual) “son consistentes con más subas de tasas”.

Mantenemos nuestro pronóstico de inflación para este año en 8,8% y la tasa de política monetaria en 11,75%”, indicaron desde Itaú.

Si continúan estos movimientos en ambos países, podrían neutralizarse entre sí y que la eventual recuperación del dólar en Uruguay no sea tan significativa como lo fue su caída a lo largo de 2022.

PUBLICIDAD