Mercados

S&P 500 cierra septiembre con caída de 9,3%, la peor desde marzo de 2020

A nivel general, el índice terminó el trimestre en su nivel más bajo en dos años

Imagen de la Bolsa de Valores de Nueva York
Por Peyton Forte, Vildana Hajric y Isabelle Lee
30 de septiembre, 2022 | 11:51 AM

Bloomberg — Las acciones vieron su mayor caída mensual desde marzo de 2020 en septiembre, en medio de incesantes mensajes de la Reserva Federal sobre su voluntad de continuar con su ciclo de endurecimiento monetario.

El S&P 500 cerró a la baja tras una jornada volátil. Culminó el trimestre en rojo por tercera vez consecutiva, algo que había sucedido por última vez en 2009.

Las acciones vieron brevemente alentados por declaraciones de la vicepresidenta de la Fed, Lael Brainard, quien reconoció la necesidad de monitorear el impacto de las subidas de tasas en la estabilidad de los mercados. Sin embargo, luego borraron las ganancias mientras sopesaron las declaraciones con una continuada fortaleza del gasto personal en EE.UU., uno de los indicadores preferidos de inflación de la Fed.

PUBLICIDAD

Los activos de riesgo han caído en picado desde que el banco central de EE.UU. aplicó una tercera subida de tasas de 75 puntos básicos y los funcionarios advirtieron repetidamente de que se avecinaban más problemas. Esta semana, los mercados británicos han agravado la tensión, después de que el Gobierno anunciara una amplia reducción de impuestos que amenazaba con aumentar las presiones inflacionistas, y el Banco de Inglaterra intentara gestionar el caos que se produjo.

Los inversores parecen estar ahora acomodándose a la idea de que el endurecimiento de las condiciones financieras ralentizará el crecimiento, dijo Dennis DeBusschere, fundador de 22V Research.

Las expectativas de inflación a largo plazo en EE.UU. también siguieron disminuyendo en septiembre, lo que contribuyó a elevar el sentimiento de los consumidores respecto al mes anterior, a pesar de la creciente incertidumbre económica.

PUBLICIDAD

“La Fed es el único tema en la ciudad”, dijo Brian Levitt, estratega de mercados globales de Invesco. “Los comentarios de Brainard proporcionan esperanza. La Fed quiere frenar el crecimiento, pero no aplastarlo”.

“De ninguna manera creo que tengamos un aterrizaje suave, pero demasiada negatividad basada en la Fed está descontada, y los datos podrían empezar a inclinarse hacia una inflación más baja de la que el mercado -y la Fed- se han fijado”, escribió Peter Tchir, jefe de estrategia macro de Academy Securities. “Sigo creyendo que los mínimos definitivos se producirán en un verdadero escenario de “aversión al riesgo”, en el que los bonos suben mientras las acciones caen. Pero creo que, por ahora, ambos pueden llegar cojeando a final de mes y conseguir algo de fuerza”.

Los temores a una recesión mundial siguen aumentando a medida que la amenaza de unos tipos más altos va minando el crecimiento. El caso del Reino Unido muestra cómo las fallas entre la política del gobierno y la del banco central para atajar la inflación pueden estallar en una crisis. Se esfumaron las esperanzas de que el gobierno británico sucumbiera a las presiones para dar marcha atrás en los recortes fiscales que llevaron a la libra al borde de la paridad con el dólar.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD