Actualidad

NASA logra cambiar órbita de asteroide impactado en ensayo de defensa planetaria

La nave, del tamaño de una heladera, impactó el asteroide Dimorphos a más de 20.000 kilómetros por hora el 26 de septiembre y cumplió su objetivo

NASA en Cabo Cañaveral
Por Loren Grush
11 de octubre, 2022 | 04:17 PM

Bloomberg — La NASA dijo este martes que tuvo éxito en su misión de impactar un asteroide lejano para sacarlo de su órbita, lo que podría ser una nueva manera de proteger a la Tierra de este tipo de peligros en el futuro.

La nave de la NASA, llamada DART, impactó el asteroide el mes pasado y pudo sacarlo de su trayectoria, dijeron funcionarios de la agencia espacial de EE.UU.

“La NASA se ha probado como un defensor serio del planeta”, dijo Bill Nelson, un administrador de la agencia, en una conferencia de prensa.

PUBLICIDAD

La nave, del tamaño de una heladera, impactó el asteroide Dimorphos a más de 20.000 kilómetros por hora el 26 de septiembre. El asteroide, aproximadamente del tamaño de un estadio de fútbol, orbita alrededor de un asteroide más grande llamado Didymos.

El impulso del impacto, combinado con el retroceso de las partículas expulsadas que creó la colisión, contribuyó a alterar sustancialmente la trayectoria de Dimorphos en el espacio.

Antes del impacto, Dimorphos orbitaba alrededor de Didymos cada 11 horas y 55 minutos. Tras el impacto, la NASA dijo que la órbita es ahora de 11 horas y 23 minutos, un cambio de 32 minutos, según las observaciones astronómicas. Dimorphos orbita ahora ligeramente más cerca de Didymos que antes.

PUBLICIDAD

“Por primera vez, la humanidad ha cambiado la órbita de un cuerpo planetario”, dijo Lori Glaze, directora de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, durante la conferencia de prensa.

El requisito mínimo de la NASA para el éxito de DART habría sido un cambio de trayectoria de 73 segundos, que la misión superó fácilmente. La precisión del cambio tiene un error de más o menos dos minutos. Se utilizó una combinación de cuatro telescopios ópticos y un radar planetario para determinar la nueva órbita del asteroide.

Dimorphos nunca supuso un riesgo para la Tierra, sino que fue simplemente un asteroide objetivo para mostrar esta técnica de desviación. Los asteroides de tamaño similar a Dimorphos podrían causar una devastación regional si chocaran con una zona poblada del planeta.

“Creo que la misión DART ha demostrado que somos capaces de desviar un asteroide, incluso un asteroide potencialmente peligroso de este tamaño”, dijo Glaze.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD