Moodys advierte por las restricciones cambiarias del BCRA y su impacto en empresas

Según la calificadora crediticia, las medidas de la autoridad monetaria limita las opciones de financiamiento de servicios públicos y compañías argentinas

La autoridad monetaria tiene el balance "estallado", según los economistas
25 de octubre, 2022 | 05:28 PM

Buenos Aires — La decisión del Banco Central de Argentina de extender hasta el final del 2023 el acceso de las empresas a moneda extranjera es negativa “desde el punto de vista crediticio” para los servicios públicos y compañías argentinas, dijo Moody’s en un informe publicado este martes.

Las restricciones del Central especifican que las empresas deben extender el vencimiento de al menos el 60% de su deuda en moneda extranjera en al menos dos años para acceder a las reservas de divisas del Banco Central.

“Esta restricción limita ampliamente las opciones de financiamiento y la mayoría de las compañías y empresas de infraestructura con deuda denominada en moneda extranjera recurrirán a un canje de deuda forzoso”, dijo Daniela Cuan, vicepresidenta y analista senior de Moody’s Investor Service.

Estas medidas tienen como objetivo la acumulación de reservas en el marco del acuerdo alcanzado entre Argentina y el FMI. Moody’s sostiene que para los tenedores de bono derivará en potenciales pérdidas y en una merma del atractivo que pueda tener la deuda corporativa argentina.

PUBLICIDAD
México y Brasil aparecen entre los cuales las empresas tienen menor riesgo de liquidez. En Argentina sucede lo contrariodfd

Empresa por empresa

Moody’s citó el ejemplo de distintas empresas que debieron refinanciar sus deudas motivadas por las regulaciones del BCRA. Es el caso de Pampa Energía, que refinanció su vencimiento de US$500 millones de julio de 2023 a través de una oferta de canje en agosto de 2022.

También cita a Edenor, que en abril de este año completó una oferta de canje por US$98 millones de bonos con vencimiento en octubre de 2022. La compañía completó la cancelación y canje voluntario este martes.

Aysa tiene un bono de US$500 millones que vence en febrero de 2023 mientras que MSU Energy tiene US$100 millones de amortización programada bajo sus bonos de 2024. Moody’s destacó que MSU ya está solicitando consentimiento de sus tenedores de bonos para emitir deuda adicional en dólares para poder pagar el 60% de sus vencimientos de 2023.