Economía

México ajusta por inflación fórmula para calcular estímulos del IEPS a gasolinas

La medida ayudará a las finanzas públicas del Gobierno y mantendrá los precios de las gasolinas por debajo de la inflación, de acuerdo con PetroIntelligence

La modificación en el cálculo de los estímulos fiscales entra en vigor este 27 de octubre y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2022.
27 de octubre, 2022 | 04:00 AM

Ciudad de México — La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de México ajustó por inflación la formula que se utiliza para calcular los estímulos fiscales en materia del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) aplicable a las gasolinas y diésel.

La dependencia publicó este miércoles 26 de octubre en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo por el que se actualizó el factor para el cálculo del precio base de la fórmula para determinar el estímulo fiscal del IEPS a combustibles acorde a la alta inflación que atraviesa el país.

La modificación en el cálculo de los estímulos fiscales entra en vigor este 27 de octubre y estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2022.

PUBLICIDAD

Hacienda indicó que el mercado de combustibles automotrices ha presentado un comportamiento de alta volatilidad asociado a la reactivación económica tras la pandemia del Covid-19 en el segundo semestre de 2021 y frente a los conflictos geopolíticos en Europa, que se presentaron en el primer trimestre de 2022, cuyos efectos han permanecido a lo largo del año.

Lo anterior -añade- ha propiciado “fuertes” incrementos en los precios internacionales de los combustibles automotrices, así como un ambiente de altos niveles generales de precios en el mundo.

En ese sentido, argumenta Hacienda, México ha sido afectado por las condiciones de los mercados internacionales, por lo que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía reportó a septiembre de 2022 una variación de 8,70% anual en la inflación (Índice Nacional de Precios al Consumidor).

PUBLICIDAD

Hacienda justificó el ajuste a la fórmula señalando que el entorno global genera una mayor incertidumbre sobre el comportamiento de los precios futuros y que existe la posibilidad de que se presente un escenario similar en 2023.

¿Qué implica el cambio en la forma de calcular el estímulo fiscal del IEPS?

Alejandro Montúfar, director de PetroIntelligence, explicó a Bloomberg Línea que el ajuste que hace Hacienda considera la evolución del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) como un factor de actualización del precio base de las gasolinas y diésel.

Antes del acuerdo publicado este miércoles en el DOF, la inflación que se consideraba como factor de actualización era el INPC de noviembre de 2018 con el INPC de marzo de 2019, que es la fecha en que se publicó el anterior acuerdo.

Desde entonces ese factor de actualización se quedó fijo y con base en él es que se determinaron en ese periodo los estímulos fiscales al IEPS, pero ahora, con el nuevo acuerdo, se está ajustando el factor de actualización para que tome en cuenta la inflación de noviembre de 2018 a septiembre de 2022.

Montúfar dijo que debido a que la inflación ha sido mayor en los últimos años, se ajusta la metodología para que se refleje esa inflación, lo que implicará que el precio base de las gasolinas y diésel aumente y que al mismo tiempo los incrementos en los precios de los combustibles estén por debajo de la inflación como prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“¿En la práctica qué va a pasar? Que el precio base de las gasolinas y diésel será mayor, entonces, para que se activen los estímulos al IEPS se necesitará que los incrementos de los precios internacionales sean mayores, porque el precio base antes era menor y ahorita es mayor”

Alejandro Montúfar, director de PetroIntelligence

Es decir, la política de estímulos fiscales al IEPS de los combustibles continuará como hasta ahora activándose cuando los precios internacionales del petróleo se elevan, sin embargo, con el nuevo acuerdo el piso del precio de las gasolinas y diésel subió, por lo que posiblemente Hacienda active en menor medida los estímulos.

PUBLICIDAD

A manera de ejemplo, si con el factor de actualización anterior el precio base de la gasolina era de MXN$20 por litro, con el nuevo acuerdo el precio base subió a MXN$21, ese peso de diferencia se perderá como estímulo, ya que antes el estímulo se activaba en los MXN$23 y ahora se activará en los MXN$24.

“Ese peso de diferencia que antes era estímulo ahora no será estímulo, una parte del estímulo fiscal que hoy se da a consumidores ya no se activaría. Va a subir el precio base, pero no va a subir el precio de las gasolinas en términos reales, es decir, el precio estará por debajo de lo que suba la inflación”

Alejandro Montúfar, director de PetroIntelligence

¿A quién beneficia este ajuste en el cálculo del estímulo fiscal?

Montúfar dijo que se podría decir que el Gobierno va a apoyar menos con los estímulos fiscales a las gasolinas, por lo que el Gobierno estaría cuidando de mejor manera sus finanzas públicas hacia el cierre de 2022.

Pero también -agrega- existe una lógica detrás del ajuste de Hacienda que tiene que ver con que ya había ciertas brechas entre los crecimientos acumulados de los precios de los combustibles la inflación acumulada en los periodos referidos.

PUBLICIDAD

El director de PetroIntelligence indicó que la promesa del Gobierno de AMLO, como se le conoce al presidente, fue que los precios de las gasolinas no se incrementarán más allá de la inflación, lo cual seguirá tras el ajuste al factor de actualización de cálculo de los estímulos fiscales.

“El Gobierno está evaluando y diciendo ‘estamos ayudando un poco más de lo que prometimos y esa ayuda de más la podemos repartir entre nosotros para cuidar nuestras fianzas públicas y aun así nosotros vamos a seguir ayudando a la población a que los precios de las gasolinas no crezcan más que la inflación”

Alejandro Montúfar, director de PetroIntelligence

El mayor precio del petróleo incrementa el costo de los combustibles, lo que bajo la política pública actual activa el estímulo fiscal del IEPS a fin de que los precios no aumenten de manera drástica.

PUBLICIDAD

Dicho mecanismo impacta negativamente los ingresos tributarios del Gobierno Federal al reducir la recaudación proyectada para el ejercicio presupuestal 2022, al tiempo que generó un estímulo complementario cuando el canal del IEPS llegó a su límite de apoyo fiscal.

Hacienda estima que al cierre de 2022 el total anual de los estímulos ascenderá a MXN$395,400 millones, una renuncia recaudatoria que se compensará con un excedente de los ingresos petroleros por MXN$397,800 millones.

PUBLICIDAD