Chile

Extremistas mapuches reciben a Boric con barricadas e incendios

El mandatario chileno realizó un viaje por primera desde que se inició su gobierno a la región de La Araucanía, donde grupos reclaman derechos indígenas

Policías vigilan una vía cerca de Curaco, en la comuna de Collipullí en La Araucanía. Fotógrafo: Cristóbal Olivares/Bloomberg
Por Eduardo Thomson
10 de noviembre, 2022 | 03:51 PM

Bloomberg — El presidente de Chile, Gabriel Boric, viajó por primera vez en su mandato a una región marcada por un centenario conflicto con grupos marginales de derechos indígenas en momentos en que su Administración enfrenta bajos niveles de popularidad y amplias críticas por el aumento de la delincuencia.

Miembros de estos grupos derribaron árboles para bloquear carreteras en la región de la Araucanía la mañana del jueves, mientras que también perpetraron un ataque incendiario contra una escuela local. “Gabriel Boric, no eres bienvenido”, se leía en un lienzo desplegado por el grupo extremista Resistencia Mapuche Malleco, según informó la prensa local.

El jefe de Estado de 36 años camina sobre una línea muy delgada en su visita al área ubicada unos 600 kilómetros al sur de la capital, Santiago. Boric se comprometió a reforzar la presencia del Gobierno y los servicios públicos en áreas necesitadas, como la Araucanía, y al mismo tiempo, a adoptar una postura más dura contra la delincuencia. En los últimos meses, algunos grupos mapuches han intensificado ataques como incendios intencionales en un intento por recuperar sus derechos históricos sobre la tierra.

PUBLICIDAD

“Comenzamos para fortalecer el trabajo interministerial en base a las prioridades de nuestro Gobierno en la región, con el foco puesto en las personas y su seguridad”, escribió Boric en su cuenta de Twitter.

Durante su campaña presidencial, Boric dijo que buscaría acelerar la regreso de las tierras a los grupos mapuches y, tras asumir el cargo en marzo, su Gobierno dijo que no renovaría un estado de emergencia en la región de la Araucanía que había sido decretado por su antecesor, Sebastián Piñera. Sin embargo, la Administración más tarde se retractó en medio de un aumento en las cifras de ataques.

Durante generaciones, el abuso de los mapuches –cuya población de cerca de 1,9 millones representa alrededor del 10% de la población de Chile– ha ensombrecido la prosperidad del país. La región de la Araucanía, donde viven muchos de ellos, es una de las más pobres del país. Durante décadas han exigido que les devuelvan tierras ancestrales que ahora pertenecen a empresas forestales, agrícolas o a descendientes de colonizadores europeos.

PUBLICIDAD

No está claro si la visita de Boric calmará el conflicto. Grupos de derechos de los mapuches publicaron un comunicado en el que rechazan su Administración y exigen justicia para activistas presuntamente asesinados por las Fuerzas Armadas. “Repudiamos rotundamente al Gobierno y su nula disposición de justicia”, escribieron los grupos en un comunicado publicado en Facebook.

En septiembre, los chilenos rechazaron una nueva Constitución que habría otorgado a las comunidades indígenas una autonomía mucho mayor. Si bien se están llevando a cabo nuevas negociaciones para avanzar con cambios a los estatutos de la nación, las probabilidades de que una modificación refuerce la autodeterminación de los pueblos nativos son escasas.

Lea más en Bloomberg.com.

PUBLICIDAD