Startups

Repartidores de Uber, Didi y Rappi demandan pago digno, medidas contra acoso y discriminación

Los representantes de Rappi, Didi y Uber llegaron a un acuerdo con los colectivos mexicanos Ni un repartidor menos, Ni una repartidora menos y Nosotres

Los representantes de Rappi, Didi y Uber llegaron a un acuerdo con los colectivos Ni un repartidor menos, Ni una repartidora menos y Nosotres, y establecieron un decálogo
24 de noviembre, 2022 | 06:29 PM

Ciudad de México — Repartidores y conductores de apps de economía colaborativa como Didi, Rappi y Uber demandaron a las plataformas protección adicional a la que podrían obtener con la seguridad social, en caso de que se promulgue la reforma laboral que plantea la Secretaría del Trabajo. Buscan que las plataformas les brinden pago digno así como seguridad contra el acoso sexual y la discriminación.

Saúl Gómez, representante de la organización Ni un repartidor menos dijo a Bloomberg Línea que tener seguridad social es importante, pero también lo es el pago digno, los protocolos de no acoso y no discriminación hacia los trabajadores de las apps.

Gómez dijo que la intención es que las plataformas se comprometan a proteger personas en situación vulnerable que obtienen ingresos a través de las plataformas digitales, como migrantes, madres solteras, personas de la tercera edad e incluso personas con alguna discapacidad.

PUBLICIDAD

“Los verdaderos protagonistas de esta industria son las 500.000 personas que, ya sea por los servicios de reparto o de movilidad, generan ganancias día a día”, dijo Nicolás Sánchez, director de políticas públicas de Uber para México a Bloomberg Línea.

Los representantes de Rappi, Didi y Uber llegaron a un acuerdo con los colectivos Ni un repartidor menos, Ni una repartidora menos y Nosotres, y establecieron un decálogo que esperan sea un activo al momento de legislar en la reforma que promueve las prestaciones para los repartidores, conductores o mensajeros de las plataformas.

Las plataformas promoverán que comercios, restaurantes, personas pasajeras, conductoras, repartidoras y consumidoras se conduzcan siempre con dignidad y respeto frente a todos los miembros del ecosistema. Asimsimo, las plataformas establecerán mecanismos para dar atención y, en su caso, referir ante las autoridades competentes, los casos reportados que pudiesen ser considerados discriminatorios.

PUBLICIDAD

Tonatiuh Anzures, director de asuntos con Gobierno de DiDi México, compartió que la app de origen chino estuvo trabajando en protocolos contra el acoso de la mano con Ni una repartidora menos, representada en la mesa por Paola Ángel.

Anzures dijo que ya tienen revisada la manera en la que se procesan estas quejas y se definió un mecanismo para atenderlas de la mejor manera.

Sánchez resaltó que los seguros contra accidentes también son necesarios para la comunidad de repartidores y conductores y que desde hace tiempo las plataformas cuentan con esta cobertura, en el caso de Uber, señaló que cubre este seguro a través de Axxa.

El decálogo se establece en la búsqueda de un equilibrio entre la viabilidad de la industria y que siga creciendo como ha estado creciendo hasta ahora, pero también mejorar las condiciones de los repartidores y conductores, dijo Fernando Cota, jefe de asuntos y políticas públicas de Rappi.

El directivo de Uber señaló que el decálogo establecido debe servir para estandarizar los mecanismos de protección. “Creemos que si se genera en el futuro un marco regulatorio, tiene que ser un piso parejo para toda la industria, todo repartidor y todo conductor que tiene oportunidades económicas, usando la tecnología debe estar protegido”.

“Esperamos que este acuerdo sea bien recibido por el resto de la sociedad y por el Gobierno porque esto debe ser un insumo para que el proceso de búsqueda de soluciones innovadoras siga adelante”, añadió Sánchez.

PUBLICIDAD

La regulación, coinciden, tiene que ser moderna, tomando en cuenta los modelos de negocio actuales y la existencia de la economía colaborativa.

“La Ley Federal del Trabajo, que fue promulgada en 1931, ni de broma contempla algo que pudiese tomar en cuenta que trabajamos a través de un teléfono celular en una aplicación”, dijo Gómez, de Ni un repartidor menos.

Se debe partir de que no se trata de una relación de trabajo patronal, como la tradicional cuando se habla del trabajo en apps como Rappi, Uber o Didi.

PUBLICIDAD