Cripto

Bankman-Fried se reunió con asesores de la Casa Blanca antes del colapso de FTX

El cofundador de FTX enfrenta cargos penales por su papel en el colapso de su imperio de criptomonedas, que ha dejado a los inversores con pérdidas potenciales de miles de millones de dólares

Sam Bankman-Fried, fundador y director ejecutivo de FTX Cryptocurrency Derivatives Exchange, en el centro, tras una audiencia del Comité de Agricultura, Nutrición y Silvicultura del Senado en Washington, D.C., EE.UU., el miércoles 9 de febrero de 2022.
Por Josh Wingrove y Allyson Versprille
29 de diciembre, 2022 | 08:52 PM

Bloomberg — Sam Bankman-Fried, el magnate de la criptodivisa ahora caído en desgracia, mantuvo al menos cuatro reuniones con altos funcionarios de la Casa Blanca este año, como parte de un esfuerzo por influir en la criptopolítica y establecer contactos en Washington antes de que su imperio FTX acabara derrumbándose.

Bankman-Fried se reunió el 8 de septiembre con Steve Ricchetti, uno de los principales asesores del presidente Joe Biden, dijeron funcionarios de la Casa Blanca familiarizados con el asunto. La reunión, de la que no se había informado previamente, fue la última de un puñado de sesiones.

Bankman-Fried mantuvo al menos otras tres que ya habían aparecido en los registros de visitantes de la Casa Blanca. Entre ellas, una el 22 de abril y otra el 12 de mayo, cada una con Ricchetti, y otra un día después, el 13 de mayo, con Bruce Reed, otro alto asesor de Biden, según confirmaron los funcionarios. La última reunión figura en los registros como dos reuniones celebradas una detrás de otra, pero se trataba de una sola reunión, según los funcionarios. Algunas de las reuniones anteriores en la Casa Blanca incluyeron a otras personas de FTX.

PUBLICIDAD

Su hermano, Gabriel Bankman-Fried, está registrado en una reunión propia en marzo y luego participó en la sesión del 13 de mayo para un total de al menos cinco este año en las que participaron uno o ambos hermanos.

Sam Bankman-Fried, antaño un personaje de Washington, se enfrenta ahora a cargos penales por su papel en el colapso de su imperio de criptomonedas, que ha dejado a los inversores enfrentados a pérdidas potenciales de miles de millones de dólares.

Un portavoz de Bankman-Fried declinó hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Las reuniones de los hermanos en la Casa Blanca se centraron en un debate general sobre el sector de las criptomonedas y los intercambios, así como en la prevención de pandemias relacionada con la fundación Guarding Against Pandemics, dirigida por Gabe Bankman-Fried, según un funcionario. La Casa Blanca declinó hacer más comentarios.

Los vínculos de FTX con Washington han sido objeto de escrutinio desde la quiebra de la bolsa. Sam Bankman-Fried donó millones de dólares a los demócratas, lo que le convirtió en el segundo mayor donante individual del partido en el ciclo electoral de 2022. Uno de sus principales lugartenientes, Ryan Salame, también era un donante masivo, pero apoyaba a los republicanos.

Una persona familiarizada con las reuniones, que habló a condición de no ser identificada, dijo que en las reuniones de la Casa Blanca no se hablaba de política.

Aunque Bankman-Fried, o SBF como se le conoce, vivía en las Bahamas, viajaba con frecuencia a Washington para testificar ante el Congreso y reunirse con reguladores clave, como la Comisión de Bolsa y Valores y la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas, así como con funcionarios de la Casa Blanca.

El exmultimillonario a menudo defendía la necesidad de una mayor regulación para las criptomonedas y se promocionaba a sí mismo y a sus empresas como actores éticos en el sector.

Pero los fiscales estadounidenses pintan ahora un cuadro muy diferente, alegando una serie de mala conducta, incluyendo presuntamente conspirar con otros para utilizar dinero corporativo y donantes en la sombra para contribuciones políticas y el uso indebido de miles de millones de dólares de los fondos de los clientes prestados a la empresa hermana de FTX, Alameda Research.

--Con la colaboración de Neil Weinberg y David Voreacos.

PUBLICIDAD