Costo global de los alimentos sigue cayendo pero aún no se refleja en las góndolas

La racha de caídas, la mayor en al menos 33 años, contrasta con la inflación alimentaria que empeora la crisis del costo de vida en numerosas partes del mundo

Imagen de una cosecha de trigo en EE.UU.
Por Agnieszka de Sousa
03 de febrero, 2023 | 08:34 AM

Bloomberg — El costo global de los alimentos básicos, desde el trigo hasta el aceite de cocina, sigue a la baja. Pero esto no se ha reflejado en las góndolas de los mercados.

Prácticamente un año después de la invasión rusa a Ucrania, que causó la fuerte subida de varios alimentos, el índice de costos de materias primas de la ONU cayó por décimo mes seguido en enero.

VER +
Mayores precios del arroz muestran que la inflación alimentaria sigue presente

La racha de caídas, la mayor en al menos 33 años, contrasta con la inflación alimentaria que empeora la crisis del costo de vida en numerosas partes del mundo.

Los ejecutivos del sector alimentario advierten de que se avecinan más subidas de precios, incluso mientras materias primas como el aceite de palma y los productos lácteos disminuyen. Los diplomáticos hablan de la peor crisis alimentaria desde la Segunda Guerra Mundial, con partes de África al borde de la hambruna.

PUBLICIDAD

Esta sorprendente disonancia pone de relieve el importante desfase temporal que existe entre la repercusión de los precios en el mercado y los precios que pagan los hogares. Además, los productos alimentarios básicos sólo representan una pequeña parte de los costos de productos como los cereales para el desayuno.

Según Joseph Glauber, antiguo economista jefe del Departamento de Agricultura de EE.UU., en este país la parte de los alimentos que se consumen en el hogar supone una cuarta parte de los costos, y sólo un 5% cuando se come fuera.

El índice de alimentos básicos de EE.UU. cae por décimo mes

Por ejemplo, el pan. Según Glauber, el costo del trigo representa hasta una décima parte del coste total de una hogaza. El resto se debe al transporte del trigo, su molienda, la elaboración y cocción del pan, su envasado y el abastecimiento de las tiendas de comestibles.

PUBLICIDAD

El encarecimiento de la energía sigue repercutiendo en los costos de transformación, los trabajadores exigen salarios más altos y los proveedores presionan a los minoristas para que les paguen más.

VER +
Canasta Alimentaria en Venezuela incrementó 52,3% en diciembre, el más alto en 22 meses

Archie Norman, presidente de la cadena británica Marks & Spencer, afirmó en una entrevista la semana pasada que “el impacto del precio de la energía todavía se deja sentir”. “Y en segundo lugar, los costos laborales. El salario mínimo está subiendo. Eso afecta a casi todos los agricultores, productores y fabricantes”.

La inflación ha tocado techo, pero no así los precios de los alimentos, según Alan Jope, jefe saliente de Unilever, que fabrica la mayonesa Hellmann’s y el helado Ben & Jerry’s. El gigante de la alimentación Nestlé SA espera que la inflación persista en el primer semestre del año y se suavice después, según su Director Financiero, François-Xavier Roger.

Mapa de calor de la inflación alimentaria

Sin duda, hay indicios de que algunos precios están bajando. En EE.UU., la inflación de los alimentos registró en diciembre el menor aumento de los últimos 21 meses, al bajar los precios del tocino, la harina y la fruta fresca. La inflación empieza a moderarse, pero los precios siguen subiendo, según el jefe de Conagra Brands Inc, fabricante de los congelados Birds Eye y la cecina Slim Jim.

“Este superciclo inflacionario ha sido más significativo y persistente de lo que nadie esperaba al principio”, declaró Sean Connolly, CEO de la empresa, en una entrevista el mes pasado.

Esta moderación no consolará a muchos consumidores de los países de renta baja y media, que se han visto especialmente afectados por el aumento de la inflación de los alimentos, según declaró el Banco Mundial a principios de esta semana. La reducción de las reservas de divisas, el debilitamiento de las monedas locales y la presión de la deuda están minando las economías locales.

VER +
Precio de la carne argentina, por las nubes: por qué presiona la inflación en 2023

En cuanto a los precios de los productos básicos, los mercados siguen sumidos en la incertidumbre, según Glauber, investigador del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias.

PUBLICIDAD

Las materias primas agrícolas y los fertilizantes siguen siendo históricamente caros, mientras que las reservas de grano siguen siendo escasas, al tiempo que las condiciones meteorológicas extremas en lugares como Argentina y África oriental dañan las perspectivas de las cosechas, dijo la semana pasada el grupo de expertos con sede en Washington. También hay que vigilar de cerca el arroz, columna vertebral de la seguridad alimentaria mundial.

“Sigue habiendo riesgos”, declaró en una entrevista Erin Collier, economista de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. “Los precios han bajado, pero siguen siendo altos y parecen firmes”.

--Con la colaboración de Zoe Schneeweiss, Dasha Afanasieva y Deena Shanker.

Lea más en Bloomberg.com