Mercados

Los mercados del “busca y destruye” presionan a los bancos centrales mundiales

La desaparición de tres bancos regionales estadounidenses y los tambaleos del gigante mundial Credit Suisse Group AG dificultan los próximos movimientos de los banqueros centrales

Sede del Silicon Valley Bank en Santa Clara, California, EE.UU., el viernes 10 de marzo de 2023.
Por Garfield Reynolds y Michelle Jamrisko
16 de marzo, 2023 | 10:19 PM

Bloomberg — Las subidas de los tipos de interés de los bancos centrales empezaron a hacerse notar esta semana.

Tras un prolongado debate sobre por qué el endurecimiento monetario más agresivo en décadas había producido tan pocas señales de tensión financiera, estalló la agitación. La volatilidad de los bonos del Tesoro alcanzó niveles nunca vistos cuando la quiebra de Lehman Brothers desencadenó una crisis crediticia mundial.

La volatilidad se dispara al especularse con el fin de las subidas de tiposdfd

La desaparición de tres bancos regionales estadounidenses y los tambaleos del gigante mundial Credit Suisse Group AG, junto con la consiguiente agitación de los mercados mundiales de capitales, dificultan extraordinariamente los próximos movimientos de los banqueros centrales. La inflación sigue muy por encima de sus objetivos, y algunos de los últimos datos han ido en la dirección equivocada. Sin embargo, el crecimiento del crédito se verá afectado por las turbulencias de los últimos días, lo que afectará seriamente a las perspectivas económicas.

VER +
Credit Suisse consiguió su salvavidas y ahora necesita recuperar clientes

El Banco Central Europeo marcó el tono inicial de la respuesta el jueves, tratando de abordar el doble reto en frentes separados. La presidenta Christine Lagarde y sus colegas mantuvieron su plan de subir los tipos 50 puntos básicos, pero se abstuvieron de dar ninguna orientación sobre el rumbo que tomará la política a partir de ahora. El BCE dijo que está preparado para responder tanto a la estabilidad de precios como a la financiera.

PUBLICIDAD

Un juicio similar por parte de la Reserva Federal supondría una subida de al menos 25 puntos básicos la semana que viene, aunque se mostraría más circunspecta sobre lo que ocurriría a partir de entonces. La conclusión del mercado de renta fija: dondequiera que estuviera el eventual pico de tipos para el BCE, la Fed y otros a principios de este mes, ahora está más bajo.

“Es probablemente la revalorización más agresiva de la política monetaria a nivel mundial que hemos tenido, sin duda desde la década de 1980″, dijo Ella Hoxha, gestora de inversiones de Pictet Asset Management, en Bloomberg Television. “El mercado está en un modo de búsqueda y destrucción”, por lo que es muy difícil predecir cómo se desarrollarán los acontecimientos, afirmó.

Silicon Valley Bank fue la primera señal clave de que el endurecimiento acumulado por la Reserva Federal de 4,5 puntos porcentuales en el último año está provocando una quiebra financiera. Su colapso, junto con la incautación de Signature Bank por parte de los reguladores, se extendió rápidamente a una venta masiva de bancos regionales estadounidenses e incluso aumentó el escrutinio de los problemas de Credit Suisse, un banco de importancia sistémica mundial designado oficialmente.

PUBLICIDAD
VER +
Bancos de EE.UU. depositarán US$ 30.000 millones para salvar a First Republic

La repentina erupción de los riesgos para la estabilidad financiera se produce justo después de que los responsables políticos insistieran en la necesidad de subir los tipos para garantizar la contención de las crecientes presiones sobre los costes. Esto ha provocado un debate entre economistas e inversores sobre si los bancos centrales serán capaces de separar ambos peligros.

Los problemas bancarios incitan a los operadores a apostar por rápidos pivotes de la política monetariadfd

La Reserva Federal estableció el domingo una nueva facilidad destinada a garantizar la confianza en los depósitos de los bancos más pequeños. El Banco Nacional de Suiza, que también ha estado subiendo los tipos de forma constante, inyectó liquidez en Credit Suisse en una operación realizada en la madrugada del jueves. Y el BCE afirmó que sus instrumentos están “plenamente equipados para proporcionar liquidez” al sistema financiero cuando sea necesario.

Los economistas de JPMorgan Chase & Co. y Bank of America Corp. son algunos de los que sostienen que, en el caso de la Reserva Federal, debería mantenerse el principio de separación entre las herramientas de estabilidad financiera y de inflación.

“Nuestra opinión es que, en última instancia, el cerco funciona y la Reserva Federal vuelve a subir los tipos de interés”, dijo Ethan Harris, jefe de investigación económica mundial de Bank of America, en Bloomberg TV a principios de esta semana, refiriéndose a la respuesta reguladora a las quiebras bancarias. “En última instancia, la Fed va a acabar teniendo que luchar contra la inflación”.

Sin embargo, no todos ven una línea tan nítida. Jan Hatzius, de Goldman Sachs Group Inc., considera que la Reserva Federal descartará la subida de tipos de la semana que viene en medio de las continuas turbulencias.

VER +
Adquisición de Credit Suisse es el escenario más probable: analistas de JPMorgan

Por su parte, los economistas de Nomura Holdings Inc. ven un cambio generalizado en la política de la Fed hacia el control de daños, con un recorte de tipos el 22 de marzo.

Los mercados de futuros muestran apuestas divididas sobre si el presidente Jerome Powell y sus colegas aumentarán su referencia en un cuarto de punto la próxima semana. Pero sugieren que los responsables políticos empezarán a bajar los tipos este verano. Los inversores en renta fija se vieron obligados de nuevo a dar marcha atrás. Los rendimientos de los bonos estadounidenses a dos años subieron 27 puntos básicos para registrar su sexto día consecutivo de cambios de al menos 20 puntos básicos.

PUBLICIDAD
La rentabilidad del Tesoro a dos años, azotada por la incertidumbre sobre la senda de tiposdfd

Los contratos de swaps subrayan el enorme cambio de expectativas de los últimos días. El 8 de marzo, se preveía una subida de tipos de la Fed de un punto porcentual para junio; ahora, ven una probabilidad del 50% de que la Fed empiece a recortar los costes de endeudamiento para entonces. La tendencia ha sido similar, aunque menos marcada, en las principales economías desarrolladas, salvo Japón. Incluso después de que el BCE subiera los tipos de interés durante la noche, los operadores esperan que los tipos de interés de la zona euro sean mucho más bajos dentro de seis meses de lo que preveían la semana pasada.

Los operadores reducen drásticamente las expectativas de tipos de interés fuera de Japóndfd

He aquí un resumen de la semana en la que el paso del dinero fácil al crédito costoso acumuló víctimas y provocó la mayor revalorización del mercado de bonos en décadas.

Palabras de halcón

Antes de que el prestamista de la costa oeste SVB se convirtiera en un nombre universalmente reconocido, Powell advirtió la semana pasada en dos días de comparecencias ante el Congreso que los sólidos datos estadounidenses hacían probable que el tipo máximo de la Reserva Federal fuera más alto de lo que los funcionarios habían previsto en diciembre.

Esto hizo que los rendimientos a dos años superaran el 5% por primera vez desde 2007. Los operadores pronosticaron subidas cada vez más pronunciadas. El exsecretario del Tesoro Lawrence Summers, colaborador remunerado de Bloomberg TV, afirmó que las probabilidades de que la Reserva Federal tuviera que subir su tipo de interés de referencia al 6% eran prácticamente nulas.

PUBLICIDAD
Los operadores cambian sus expectativas sobre el rumbo de la Fed en la última semanadfd

La caída del SVB

El descalabro del SVB tuvo un impacto aún mayor en el contexto de la Fed. La noticia de los problemas del banco impulsó un repunte de la renta fija que se había iniciado cuando algunos datos económicos indicaron que el mercado laboral estadounidense podría estar perdiendo fuerza.

La liquidez se evaporó en algunos segmentos de los mercados de bonos del Tesoro y de tipos de interés, ya que los “quants” de dinero rápido se apresuraron a cerrar unos US$300.000 millones en apuestas sobre rendimientos más altos que ahora estaban muy fuera de dinero.

PUBLICIDAD
VER +
Clientes de SVB en riesgo de impago podrían no tener más remedio que regresar

El desplome de los rendimientos se aceleró el viernes al ritmo que se vio por última vez cuando Lehman Brothers se hundió en 2008, mientras SVB se tambaleaba hacia su propio colapso. El prestamista fue puesto bajo administración judicial de la Federal Deposit Insurance Corp.

Una nota de una mesa de operaciones de Goldman Sachs decía que, en una escala del 1 al 10, el jueves y el viernes pasados fueron un “8″ en términos de lo frenéticos que estaban los clientes. Según los informes, Brevan Howard Asset Management suspendió al menos a tres operadores de índices para contener las pérdidas después de que el colapso de SVB desencadenara movimientos salvajes en los mercados.

Los reguladores intervienen

El fin de semana no fue muy reconfortante, incluso después de que la Reserva Federal y los reguladores estadounidenses intervinieran para garantizar que los depositantes de SVB -y de otro prestamista en quiebra, Signature Bank- recuperaran su dinero. Los bonos del Tesoro prolongaron su recuperación hasta alcanzar el nivel más alto desde la década de 1980, con advertencias de recesión en todos los tramos de la curva de rendimientos.

PUBLICIDAD

La crisis de SVB parece un “canario en la mina de carbón”, dijo el fundador de Bridgewater Associates, Ray Dalio. El Consejero Delegado de BlackRock Inc. el Consejero Delegado de BlackRock Inc., Larry Fink, contempló la posibilidad de que caigan otras fichas de dominó.

Los problemas se agravan

Mientras la última lectura de la inflación estadounidense -el índice de precios al consumo de febrero- mostraba el martes que las presiones sobre los precios siguen siendo demasiado elevadas para la Reserva Federal, los mercados se vieron aún más sacudidos por los problemas relacionados con Credit Suisse.

“El problema es que Credit Suisse, según algunos criterios, podría ser demasiado grande para quebrar, pero también demasiado grande para ser salvado”, advirtió el miércoles Nouriel Roubini en Bloomberg Television. El economista conocido como “Dr. Doom” añadió que no está claro que los reguladores del banco dispongan de los recursos necesarios para diseñar un rescate suficiente.

El jueves por la mañana en Wall Street, el espíritu de la época parecía estar muy lejos del nivel de alarma provocado por la crisis financiera mundial. Los rendimientos de los bonos subieron después de que el banco central de Suiza concediera a Credit Suisse una línea de crédito de 50.000 millones de francos (US$54.000 millones) y de que se informara de que First Republic Bank -el último prestamista estadounidense en tambalearse- recibirá hasta US$30.000 millones en depósitos de los bancos del país.

PUBLICIDAD

En la mañana del viernes en Asia, la renta variable se preparaba para seguir al alza a las acciones estadounidenses. Las acciones australianas subieron, mientras que los futuros de las acciones de referencia en Japón y Hong Kong ganaron al menos un 1%. Pero con la reunión de la Reserva Federal a la vuelta de la esquina, los mercados seguirán en vilo durante un tiempo.

“El hecho de que se revelen tensiones no es más que un síntoma de los ciclos de subidas y del endurecimiento de la liquidez”, dijo Amy Xie Patrick, responsable de estrategias de ingresos de Pendal Group Ltd. en Sydney. “Se supone que tiene que ocurrir así”.

--Con la colaboración de Jonathan Ferro.