Aumenta la tensión en los mercados ante una semana convulsa, incluso sin cierre

Las grandes jornadas bajistas son cada vez más frecuentes y escasean los grandes repuntes

Photographer: Gabby Jones/Bloomberg
Por Elena Popina y Carly Wanna
01 de octubre, 2023 | 09:14 AM

Los inversores han mostrado pocos signos de pánico durante una caída bursátil que ha llevado al índice S&P 500 a su primer trimestre con pérdidas en un año. Pero bajo la superficie, están apareciendo señales de tensión que van mucho más allá del cierre del Gobierno estadounidense que acaba de evitarse.

No es la intensidad de la caída lo que está pesando en el ánimo, sino el hecho de que las grandes jornadas bajistas son cada vez más frecuentes y escasean los grandes repuntes. Tres de los seis días en que el S&P 500 perdió más de un 1% el trimestre pasado se produjeron desde mediados de septiembre. Y sólo hubo dos días en los que el índice ganó más de un 1% en el trimestre. Esa proporción de tres bajadas frente a tres subidas es la más alta desde 1994, según muestran los datos recopilados por Bloomberg.

VER +
Senado de EE.UU. aprueba proyecto de Ley para evitar cierre del Gobierno; lo envía a Biden

Para los que esperan un indulto inminente, los operadores de opciones tienen un mensaje: No se acomoden todavía. Un indicador de las oscilaciones de precios previstas en el índice S&P 500 para la próxima semana se sitúa por encima de la volatilidad prevista para dentro de dos meses, lo contrario de lo que suele ocurrir cuando los riesgos aumentan con el tiempo.

Es fácil entender por qué los operadores están nerviosos de cara a esta semana, con el fantasma del cierre del Gobierno estadounidense, que se ha evitado por un estrecho margen, planeando sobre sus cabezas. Además, la rentabilidad de los bonos del Tesoro a 10 años ronda su nivel más alto en casi 16 años, lo que resta atractivo a los activos de mayor riesgo. También está la cuestión de hasta dónde está dispuesta a llegar la Reserva Federal para combatir la inflación. Y el agravamiento de la huelga de los trabajadores del sector del automóvil aumenta el riesgo de que se produzcan mayores oscilaciones de precios.

PUBLICIDAD

“Tenemos muchas preguntas en la cabeza”, dijo Brian Donlin, estratega de derivados de renta variable de Stifel Nicolaus & Co. “Se ha visto un poco más de cobertura, un poco más de riesgo de un pico real de vol”.

Fuente: Bloombergdfd

La negociación se ha mantenido ordenada y apenas ha habido señales de pánico durante las cuatro semanas consecutivas de caídas del S&P 500 -la racha más larga del año-, que le han restado más de un 5%. Aun así, los operadores se preparan para que persista la volatilidad.

Según datos de Stifel de finales de septiembre, el precio de la denominada estrategia straddle -una apuesta por mayores oscilaciones de precios utilizando opciones de venta y compra del mismo precio de ejercicio y vencimiento- es ahora superior a la media de dos meses de una serie de fondos cotizados en bolsa centrados en EE.UU..

PUBLICIDAD

Gareth Ryan, de IUR Capital, es uno de los que se han subido a la ola de volatilidad. Un día después de que la Reserva Federal reiterara su postura a favor de una subida más prolongada, el director gerente de la empresa compró un diferencial de venta sobre el SPDR S&P 500 ETF Trust, apostando a que las acciones caerían y la volatilidad aumentaría. Recortó parte de esa apuesta cuando el S&P rebotó el jueves. El índice VIX se sitúa en 17,52, por encima de su cierre de 14,11 de la víspera del día de la decisión sobre los tipos.

Sin duda, ese nivel sigue dando pocas señales de miedo. Y al menos uno de los atributos de las ventas de pánico -las oscilaciones sincronizadas de los precios de las acciones- no se ve por ninguna parte. La correlación a un mes entre los valores del S&P 500 se sitúa en el 0,24, por debajo del 0,29 registrado a finales de agosto, a pesar de la caída generalizada del mercado bursátil durante ese periodo. Es probable que la rotación de los valores tecnológicos hacia los energéticos haya mantenido las correlaciones bajo control.

“Aunque la ansiedad de los inversores puede estar aumentando, es probable que sólo lo haga de forma moderada y no se perciba como una situación de pánico”, afirmó Bram Kaplan, responsable de estrategia de derivados de renta variable para América de JPMorgan Chase & Co. “El aumento de la volatilidad es moderado. No ha habido un repunte en el sesgo de la volatilidad de las opciones o en la relación put/call que indique una lucha por las coberturas.”

Fuente: Bloombergdfd

Aun así, la última parte de septiembre no ha sido buena para los alcistas de la renta variable. Es probable que la ansiedad por el aumento de los tipos haya pesado en el ánimo. Además, las recompras de acciones se han congelado para cerca del 90% de las empresas del S&P 500 en medio de un apagón previo a los resultados, despojando al mercado bursátil de una gran influencia alcista.

Una huelga cada vez más amplia del sindicato United Auto Workers contra los tres grandes fabricantes de automóviles de Detroit y la perspectiva de un cierre del gobierno no han hecho sino aumentar la incertidumbre a corto plazo.

De ahí el movimiento de la volatilidad implícita de las opciones at-the-money del S&P 500 con vencimiento a cinco días. En un momento dado de la semana pasada, se situaron 0,7 puntos por encima de un indicador de las oscilaciones de precios previstas para dentro de dos meses, el mayor diferencial desde la crisis bancaria de marzo.

En los dos últimos días ha habido bastante volatilidad, y las opciones a corto plazo -más sensibles a estos movimientos que los contratos a más largo plazo- no han tardado en reaccionar. Los datos recopilados por Stuart Kaiser, de Citigroup Inc., ilustran hasta qué punto el índice VIX es más sensible a los movimientos a corto plazo del índice S&P 500 y a las oscilaciones de precios del S&P 500 que la curva de volatilidad a más largo plazo.

PUBLICIDAD
Infografía: Bloombergdfd

“Continúa el periodo de mercados ansiosos pero no delirantes”, dijo Kaiser. “Estimamos el frente de la curva del VIX justo en línea con los internos del mercado, pero con margen para que los futuros se desplacen al alza en un periodo prolongado de tensión.”

- Con la ayuda de Brad Skillman.

Lee más en Bloomberg.com